¡Qué calor!

Estamos a una semana escasa del verano y las temperaturas ya están tan altas como si estuviéramos a mediados de julio. Al contrario que sucede con el frío, el calor es más difícil de combatir.

Debido a esto, hay pequeños detalles que si los cuidamos vamos a conseguir reducir el calor, con los riesgos que acarrea, y además lo haremos de manera que no gastaremos energía, ahorrando la consecuente huella de carbono, y en algunas zonas lo típicos apagones por la sobredemanda creada por los equipos de aire acondicionado.

Una de las actuaciones más sencillas depende exclusivamente de nosotros, y además tiene otros beneficios como evitar alergias o irritaciones. Es tan fácil como elegir prendas confeccionadas con materiales ecológicos como el algodón o el lino, de forma que al estar en la oficina, no necesitamos tener el aire acondicionado tan bajo, disminuyendo así la huella de carbono.

Otro pequeño gesto que va a colaborar a que ahorremos tanto energía como molestias es el mantenimiento de los equipos de aire acondicionado, tanto en oficinas, casas, locales… como en nuestros coches, con lo que si detectamos una fuga a tiempo evitaremos también que el gas se expulse a la atmósfera.

Otro efecto que tiene el calor sobre nuestro cuerpo es la deshidratación, por lo que aumentan nuestras ganas y necesidad de beber, y sobre todo de que lo que bebamos esté fresco. Y aquí es donde podemos optimizar el espacio de nuestras neveras, colocando las bebidas en la parte más baja y en la mayor cantidad posible. Y cuando vayamos a cogerlas, tener abierta la puerta el mínimo tiempo posible para evitar la pérdida de frío y por consiguiente el trabajo extra del aparato para volver a la temperatura que tenía anteriormente.

Aunque para refrescarnos, podemos recurrir a la tradición y al llamado mayor logro de tecnología ibérica, de manera popular, el botijo, que mantiene el agua fresca sin necesidad de gastar energía, y que como ventaja añadida ayuda a mejorar la habilidad y la coordinación si no queremos darnos un remojón.

Fuente imagen: http://blogs.21rs.es/lamet/2010/07/21/a-un-botijo/

 

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Ahorro energético, Alimentación ecológica y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¡Qué calor!

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: A refrescarse, ecológicamente |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>