consumo sostenible

Leyenda ¿mitológica?

23 dic , 2011  

En el libro VIII de mi queridísimo amigo Ovidio,  al que recomiendo encarecidamente que lean ustedes, cuenta una leyenda de Erisicton, que ahora paso a detallarles:

“La diosa Deméter (diosa griega de los cereales, las cosechas y la agricultura) tenía un bosque sagrado en el que resaltaba una vetusta encina donde vivía la ninfa Hamadríade. Un día, el rico Erisicton, príncipe de Tesalia y biznieto de Argos, decidió cortar este maravilloso árbol, a pesar de las advertencias de la citada ninfa.

Uno de sus hombres intentó detenerle pero le cortó la cabeza con el hacha.

Tras muchos hachazos, Erisicton consigue que la encina caiga y que la ninfa muera.

Deméter, enfadada y dispuesta a que el príncipe pagará las consecuencias de sus actos, deseaba que Erisicton pasara un hambre atroz, pero no podía llevar a cabo su plan, ya que su trabajo era dar alimentos a los hombres. Por tanto, pidió el favor al Hambre, y esta horrenda diosa visitó a Erisicton mientras dormía y cumplió el deseo de Deméter.

En ese momento, Erisicton despertó de hambre y empezó a comer todo lo que podía.

Sin poder dejar de comer, Erisicton gastó toda su fortuna y vendió todos sus bienes, incluyendo a su hija Mnestra, que consiguió escapar y a pesar de ello intentó, en vano, ayudar a su padre que no paraba de comer, ya hasta las basuras que encontraba.

Finalmente, el hambre hizo a Erisicton devorar sus miembros y comerse a sí mismo”.

Autor – Gabriel Alonso – Metamorfosis: Erisicton (2010), óleo/ lienzo. 90 x 120.f http://gabrielalonso.wordpress.com/2010/12/25/metamorfosis-xix/

Estimados amigos, les invito a releer este texto, pero cambiando el nombre del protagonista por el ser humano en general, y la palabra hambre por consumismo….

¿No les resulta inquietante?

¿Hasta qué punto somos tan ignorantes para despreciar las advertencias que se nos han ido transmitiendo a través de los siglos?

Como Erisicton, tenemos un hambre desmesurada para satisfacer nuestro afán de consumismo y de caprichos,  despreciando absolutamente las advertencias que se nos hagan, y en la mayoría de los casos, sacrificamos además al mensajero. Mientras nosotros tengamos suficiente (que nunca lo tenemos), nos trae al pairo que, por ejemplo, se desforesten regiones enteras del planeta.

Las generaciones pretéritas eran conscientes de la importancia de los bosques para mantener la vida en nuestro planeta, de ahí que otorgasen carácter de sagrado a sus bosques.

Esto ya no es una leyenda de la mitología griega.

Es una triste, injusta, insolidaria, descorazonadora y maldita realidad.

Justine de la Bretonne

, , , , , , ,

Consumo ecológico,consumo sostenible,Decrecimiento

Regalos ecológicos para una navidad verde

20 dic , 2011  

En estas fiestas que no nos acompaña la mejor situación económica hay podemos seguir regalando sin tener que hacer grandes desembolsos y también respetando al planeta.

Ya que tanto se apela al espíritu navideño, tanto se hace cada año para intentar humanizar el torrente consumista al que nos arrastra, poco se hace por fomentar el regalo de experiencias ecológicas, de compartir momentos que no sólo hagan felices a aquellos con quiénes los compartimos, si no también para ayudar conseguir un mundo sostenible.

Por qué no podemos regalar un día entero en el que caminemos por el bosque, con una mochila a la espalda y disfrutar de un bocadillo de pan ecológico con un poco de queso, jamón… y unas deliciosas frutas de temporada como postre.

http://triblocal.com/northbrook/community/stories/2010/11/purchase-with-a-purpose/

Por qué no podemos dedicar un tiempo a utilizar nuestras manos, para restaurar un mueble, hacer una lámpara con bolígrafos o reutilizar pantalones vaqueros que tenemos en el armario y que han encogido con el tiempo, nosotros nunca engordamos, para hacer un regalo único y que sea especial para aquél a quién se lo regalamos.

Desde queremosverde.com os animamos a que estas fiestas hagáis regalos ecológicos, hechos por vosotros mismos, y si no tenéis tiempo o los medios suficientes, que al menos el regalo sea también un regalo para el planeta que cada día nos tiene como inquilinos.

, , , , ,

Ahorro energético,consumo sostenible,Economía ecológica

El misterioso motor de agua

19 dic , 2011  

!Qué cambio más beneficioso para el mundo sería la sustitución de los gases de los tubos de escape por vapor de agua!

Indudablemente, la mejora medioambiental sería muy notable, y para que eso fuese posible habría que cambiar los combustibles fósiles por agua, pero ¿es esto posible?

La respuesta a esta cuestión puede resultar algo difusa, y mucho más si nos remontamos a hechos históricos. En ese caso tenemos opiniones para todos los gustos.

La cuestión es que efectivamente existe dicho motor, incluso diversos modelos a la par que inventores, y casi cada uno de estos inventos cuenta con su particular historia negra. Desde luego no vamos a estrar en debatir si existió algún tipo de conspiración por parte de gobiernos o grandes compañías, cada uno que indague y saque sus propias conclusiones al respecto.

Para comenzar tenemos un conocido video donde Arturo Estevez Varela, exponía su revolucionario motor de agua allá por los años 30, y que hoy en día se cree que no sería rentable su uso como una de las opiniones respecto al abandono de la idea.

Otro inventor que sin duda dió y da mucho que hablar fue Stanley Meyers, cuya repentina muerte esta rodeada de incógnitas y quién parece ser que obtuvo un buen resultado haciendo que su automovil funcionase con “agua del grifo”, siendo elegido inventor del año en 1993.

En definitiva, la tecnología existe, y creemos que se debería investigar por esta línea para obtener un combustible accesible a todos, renovable y no contaminante, de manera que podamos ayudar al planeta a recuperarse de tantos y tantos años de contaminación por combustibles fósiles.

, , , , ,

Ecología

El despropósito del mar de Aral

16 dic , 2011  

Esta semana he decidido seguir con el tema del agua, porque ha caído en mis manos un artículo sobre el desastre ocurrido en el Mar de Aral, que realmente es un gran lago salado (el cuarto del mundo en tamaño) situado en Asia.

Pues bien, desde 1960, año en que la extinta URSS decidió trasvasar masivamente sus aguas para producir arroz, melones, cereales y sobre todo algodón, el lago ha llegado a nuestros días con un 60% menos de su volumen.

Tranquilos, que no ha sido de golpe. El lago se ha ido dividiendo a fuerza de crear canales, hasta formar el Mar Aral Norte y el Mar Aral Sur, el cual, a su vez, se divide en Mar Aral Sur Oriental y Mar Aral Sur Occidental. Así resulta más fácil. ¡Donde va a parar! Secarlo por partes que todo de un golpe.

Pero eso no es todo, donde antes se capturaban más de 40.000 toneladas de pescado, las escasas industrias pesqueras que persisten deben importar el pescado del Atlántico.

Para que nos hagamos una idea, el 95% de los pantanos y tierras húmedas adyacentes al Mar de Aral se han convertido en desierto. Y las otrora prósperas poblaciones costeras están actualmente situadas a 60 kilómetros de la costa.

¡Que más da!  En vez de pescar, que se dediquen a la cría de cabras. Pasan de población costera a poblacho de secarral.

No me negaran que es para ponerse una medalla.

Pero vamos a por nota: al crear los canales, se hizo de forma tan precaria que del agua que canalizaban (función principal de un canal) se desperdiciaba en el camino entre filtraciones y evaporaciones la bonita cifra de un 70%.  -  ¡¡Con dos cojones!!!  - Regiones enteras de nuestro planeta con sequía crónica y en otras derrochando a lo tonto y a lo modorro.

Pero no se crean que a pesar de este dato tan alarmante se ha puesto remedio, porque a día de hoy únicamente el 12% de los canales creados en este Lago esta impermeabilizado.

Por otro lado, esta desecación de un Lago tan enorme y con tanto peso en la regulación ambiental, ha supuesto variaciones importantes en el clima.

Para sus habitantes ha sido aún más dramático. No me refiero únicamente al aspecto económico. Los índices de enfermedades pulmonares, cánceres y diversas patologías han aumentado de forma alarmante.

Pero lo más indignante de todo este despropósito es que esta desaparición progresiva del Lago no sorprendía a los soviéticos. Aparentemente, la URSS consideraba el Mar de Aral un “error de la naturaleza”.  De hecho, para un ingeniero soviético, de cuyo nombre no voy a hacer ni siquiera intención de conocer,  “es evidente que la desaparición del Mar de Aral es inevitable”

Cierto es que en 1994 los países de Kazajistán, Uzbekistán, Turkmenistán, Tayikistán y Kirguistán firmaron un acuerdo por el que se comprometían a destinar un 1% de sus presupuestos a contribuir a la recuperación del Mar, sin embargo, y como siempre ocurre con los acuerdos para preservar el medio ambiente, nos lo hemos pasado por el forro de los “cojonistanes”, lo que unido a las permanentes grescas que mantienen periódicamente los citados países convierten el tratado en papel mojado (perdón que no les queda agua), quise decir en papel desecado.

Más que ponernos una medalla, lo que nos merecemos es una solemne y merecidísima patada de oro en los mismísimos..

Justine de la Bretonne

, , , , , ,

consumo sostenible,Economía ecológica

La Economía del Bien Común

14 dic , 2011  

A lo largo de la historia los modelos económicos que han regido la vida del hombre han ido variando. Desde el trueque hasta el neoliberalismo. Todos han tenido sus cosas buenas y sus cosas malas, y hoy, estamos asistiendo a un momento histórico como nunca ha sucedido en términos económicos. Es patente que el sistema capitalista no es justo y que las consecuencias están siendo especialmente duras para la gran mayoría de la población.

¿Hay alternativas?

Sí, las hay.

En un momento en que la idea de cambiar de modelo está extendida por todo el mundo, recordemos a los indignados en Sol, en la plaza Sintagma, Occupy Wall Street, Oakland… surgen nuevas formas de pensamiento económico que toman en cuenta la dimensión humana de la economía. Al fin y al cabo, es el hombre el que usa el dinero y le dota de utilidad, el dinero por sí mismo es igual que un gato de escayola.

Por eso queremos compartir con vosotros un vídeo de apenas un cuarto de hora, en el que Christian Felber, nos cuenta en qué consiste la Economía del Bien Común. Un nuevo modelo de economía  que se pone al servicio del bien común, como su propio nombre indica.

Un modelo económico en el que el hombre vuelve a ser protagonista, invirtiendo los papeles, siendo el dinero un medio para conseguir un bienestar común, y no el hombre una herramienta del dinero para conseguir la concentración del mismo.

Se tienen también en cuenta los costes ambientales y sociales sobre los monetarios, pues no todo son números cuando hablamos de costes, aunque algunos parece que se les han olvidado las letras con las que se forman las palabras.

Un modelo que está naciendo, y que por el momento en los 10 meses que tiene de vida está teniendo una buena acogida en Alemania, Austria, Suiza e Italia… quién sabe si estamos ante el nacimiento del próximo modelo económico en el que nos movamos, o se quedará en un brindis al sol, pero sí merece al menos conocer en qué consiste, y aunque no se esté de acuerdo, reflexionar sobre aspectos que nos propone.

Christian Felber – La Economía del Bien Común from ATTAC.TV on Vimeo.

, , , , , , , , , , , ,

consumo sostenible,Economía ecológica

Publicidad para un mundo sostenible

12 dic , 2011  

En muchos de nuestros artículos hemos hablado de la publicidad, de cómo es una herramienta más para hacernos consumir aquello que no necesitamos.

Una forma más que tienen las grandes empresas de hacer que la rueda del consumo se perpetúe.

Lo que comenzó con los carteles, hoy llega hasta el último lugar del planeta en cualquier medio, en vallas en los bordes de las carreteras, camiones de reparto, periódicos… en la pantalla del ordenador, en la pantalla del móvil y ¡hasta en los cuartos de baño!

Pero no nos olvidemos de que la publicidad, por sí misma, no es nada, todo depende del mensaje que se transmita utilizando esta herramienta. Se puede hacer publicidad para vender un coche que gaste 25 litros cada 100 kms., ropa fabricada en una fábrica donde la explotación infantil es una realidad o alimentos fabricados a partir de cultivos transgénicos.

Pero también se puede utilizar la publicidad para transmitir un mensaje verde. Para hacer ver al mundo que es necesario un cambio de actitud y que el verde es además del color de la esperanza, el color del futuro sostenible.

Por eso, hoy os traemos unos cuantos anuncios en los que la publicidad sirve a un objetivo verde, se vuelve una herramienta útil y nos pone delante la necesidad de actuar rápidamente.

 

, , , , ,

consumo sostenible,Ecología

El líquido más preciado

9 dic , 2011  

El título de mi artículo para esta semana quizás les haga pensar que voy a reflexionar sobre el petróleo, ese líquido denso, grasiento y oscuro que se ha erigido, desde su descubrimiento, en el auténtico referente de la economía mundial.

¡Pues no, señores!  Hoy quiero hablarles del agua. Tan simple aparentemente pero tan determinante para la continuidad de la vida en nuestro planeta.

El líquido elemento ha sido el origen de toda forma de vida y es quien regula, con sus ciclos, tanto las estaciones anuales como los diversos ecosistemas de nuestro mundo.

Cualquier ser vivo ha de permanecer cerca de una fuente de agua para poder sobrevivir.

El ser humano, desde los albores de las civilizaciones, se asentó siempre en lugares próximos a ríos, fuentes o riachuelos para garantizar la supervivencia del grupo.

La posición, más o menos cercana a una fuente de agua potable era determinante para la posición de poder de una comunidad- Se comerciaba con el derecho a acarrear agua – Si ¡no nos hagamos ahora los indignados! El ser humano ha comerciado siempre y ha ejercido su poder con las necesidades básicas del prójimo porque eran las únicas pertenencias que tenían.

Autora - Beatriz Concha. Título obra: "Mujer de agua". Técnica: Litografía, collage y acrílico Dimensiones: 55 x 37,5. http://www.beatrizconcha.com

Esto ha sido así hasta que la conjunción de la evolución, la Revolución industrial y el desenfrenado avance en el transporte nos han puesto en situación de comerciar o detentar el poder con cualquier cosa que pueda ser determinante para el vecino. Según la evolución nos iba creando más necesidades, más dependientes y esclavos nos hacíamos de las pertenencias y el poder de otros semejantes. Ya saben “Liberté, Égalité y Fraternité”

El agua, como les iba diciendo, ha sido una de las primeras causas de guerras entre poblados y comunidades. El agua permitía regar los campos y abrevar a los animales. Permitía un excedente de producción para tiempos de escasez o para comerciar con él….

Esto ha sido así hasta nuestros días. En nuestras áreas rurales no tienen el mismo valor las fincas de regadío que las de secano. Las primeras son más productivas y fáciles de trabajar. ¡Cuántas disputas y riñas no habrán nacido por desvíos de aguas hasta hacer necesarios regular exhaustivamente su uso y disfrute de forma racional y ¿equitativa?!

El consumo de agua en nuestros días se ha vuelto desorbitado. La hemos malgastado como si no tuviese fin. ¡Somos el Planeta Azul! Pero sólo en el llamado primer mundo. A día de hoy, 1.100 millones de personas (el 16% de la población mundial) no tienen acceso al agua potable y 2.400 millones de personas (¡El 40%!) carecen de servicios de saneamiento, abocando a esta población a enfermedades erradicadas hace décadas del primer mundo.

No queremos ver (con la globalización actual de la información no ha lugar otra expresión) esa desigualdad irracional en un derecho básico del cualquier ser vivo, planta o animal.

Por eso me pregunto ¿hasta dónde estamos dispuestos a llegar?

¿Seremos capaces, unos cuantos privilegiados, de perder nuestro Planeta Azul, siempre y cuando podamos mantener nuestro oasis de abastecimiento regular, sin importarnos el resto de la vida?

¿Somos incapaces de comprender que si no se salvan todos no nos salvamos ninguno?

¿Por qué negamos al prójimo el delicioso placer del agua cristalina y fresca, tanto para paliar la sed como para el deleite que supone sentirse arropados e inmersos en el líquido primordial que genero la vida en nuestro Planeta?

 

Justine de la Bretonne

, , , , , , , , , , , , ,

Ahorro energético,Vida sostenible

La bicicleta como oportunidad de negocio

7 dic , 2011  

En queremosverde.com hemos hablado en artículos sobre las bicicletas, desde las eléctricas hasta las hechas con bambú o cómo pueden servirnos para cargar el móvil mientras pedaleamos.

También las bicicletas han supuesto una revolución en determinados negocios. No sólo el mismo negocio de las bicicletas con las bicicletas eléctricas o el cada vez mayor auge del ciclista urbano.

Servicios en los que la introducción de la bicicleta ha creado una nueva forma de diferenciarse de la competencia, y además, contribuyendo a crear un mundo sostenible.

Las mensajerías se han unido a este tipo de transporte. Es cada día más normal encontrar agencias de mensajería que utilizan bicicletas para los repartos.

Las ventajas frente a los vehículos tradicionales son no sólo medioambientales, al evitarse le expulsión a la atmósfera de gases de efecto invernadero.

 

Fuente: http://www.ecomensajeria.es/2009/01/kg-co2-no-emitidos.html

Todo vehículo que no entra en el núcleo urbano ayuda también al aparcamiento, a aumentar la seguridad y a hacer el tráfico más fluido.

También, las bicicletas son un vehículo ideal para llegar a cualquier punto de la ciudad de forma rápida y pues por su pequeño tamaño puede llegar a las calles más estrechas o con limitaciones de tráfico.

También existen algunas empresas y emprendedores que realizar su trabajo subidos a una bicicleta. En este caso no se trata de  mensajeros como os hablábamos, si no de recaderos. Una interesante forma de autoemplearse en una época en la que se agudiza el ingenio para conseguir un trabajo.

Tal es el papel de la bicicleta en el mundo laboral, que incluso existe una página especializada en cualquier trabajo relacionado con el mundo de las bicicletas Ride the City.

¿Y tú? ¿Cuál es tu experiencia con las bicimensajerías? ¿Conoces algún otro negocio que utilice la bici?

, , , ,

Consumo ecológico,consumo sostenible,Vida sostenible

¡Qué huevos!

5 dic , 2011  

¿Por qué un alimento es considerado ecológico?

Ésa pregunta me la han repetido cientos de veces, acompañada de la coletilla “¡los tomates de mi pueblo sí que son ecológicos!”.

Y no dudo que sean ecológicos, pero no siempre es así, la denominación “de mi pueblo” no significa ecológico, ya que pueden haberse usado ciertos productos químicos o estar expuestos a ellos por cercanía o simplemente haber usado semillas transgénicas con o sin conocimiento de haberlo hecho, pero ese es otro tema…

No se trata tampoco de un sello, pues personalmente consideramos el pago de este como algo injusto como hemos hablado anteriormente y que seguro que volveremos a tratar en un futuro, se trata de hacer la cosas de forma más razonable.

Lo curioso es que tratemos los productos alimentarios como cualquier otro objeto industrializado. Tiene que ser barato (no siempre es así) y debe poder producirse en masa para acallar las “caprichosas barrigas” con las que contamos. El enfoque sin embargo es muy variado según quien lo plantée. Desde así se soluciona el hambre en el mundo, alimentando millones de bocas hambrientas, justificación que personalmente no me creo dada la ingente cantidad de alimento que se desperdicia; o la versión de se produce más y más barato, que según desde que punto de vista puede ser así, pero… ¿A qué precio? A costa de agotar recursos naturales, perder variedades en pos del monocultivo, etc…

Y el hecho de tratar las huertas o lo que es peor aún a los animales como simples máquinas productivas, me pone los pelos de punta. En muchas ocasiones hemos visto u oído sobre la crudeza de las granjas avícolas, por poner un ejemplo, donde no hay gallinas, hay “máquinas de poner huevos”.

Las gallinas sólo tienen el derecho y la obligación de poner huevos, total, ¡sólo son pollos!

Y no sólo se trata de poner huevos, se trata de meter más “máquinas de huevos” en menos sitio, en jaulas de más o menos el tamaño de un folio, tienen 24 horas la luz encendida, para aumentar la productividad, y por supuesto su alimento. Alimento compuesto de harinas transgénicas y no se sabe cuantas guarrerías más está complementado con variados productos farmacéuticos,  que en consecuencia nosotros ingeriremos cuando nos alimentemos del animal. ¡Qué buenas las gallinas que comparten con nosotros los beneficios de dichos transgénicos y antibióticos!.

Sea como fuere, vegano o no ¿qué derecho tenemos para tratar así a un animal?

En caso de querer seguir alimentándonos de ellos, como mínimo deberíamos permitirles una vida digna, aprovechando otros tantos beneficios que estos animales pueden aportarnos. Y aunque para nada sea necesaria la ingesta de carne para el ser humano o no al menos como “producto de diario” (cada cual con sus ideas), podemos como mínimo comprar productos animales que nos aseguren que el animal ha tenido una vida digna.

Vigilad que sólo comprais huevos con un cero delante, que nos asegura que esa gallina es campera y que además tiene una alimentación ecológica, con las carnes y demás productos, igual, seleccionemos siempre producto ecológico asegurándonos así que esos animales han tenido una vida suficientemente digna.

Si no comeis productos de origen animal, no hay nada que decir, y quien siga considerando que la carne es necesaria diré como dato curioso que el 6 veces campeón  del Ironman de Hawai Dave Scott, al igual que otros tantos atletas de élite, es vegetariano.

¿Dará fuerza de oso la carne de oso?

 

, , , , , , ,

Agricultura ecológica,consumo sostenible,Vida sostenible

Placeres perdidos

2 dic , 2011  

Cuando uno tiene la ventaja de comparar aspectos de la vida en diferentes épocas de nuestro devenir histórico, no puede evitar preguntarse hasta que punto perdemos en el camino esos pequeños placeres que nos hacen la vida tan deliciosa y atractiva, en aras de un progreso totalmente rendido ya al consumismo masivo y descontrolado.

Uno de esos aspectos es el sabor y el olor de los alimentos. Analicemos, por ejemplo, las frutas:

Hasta no hace muchas décadas, las frutas que llegaban al consumidor de las ciudades habían madurado a su debido tiempo, se habían embriagado del calor solar y de los aires sanos de campo.

Cada época daba, muy inteligentemente, sus frutos: en invierno los que son ricos en vitamina C y jugosos para prevenir catarros, en verano fruta dulce y con mucho agua, para sofocar los calores estivales….

Cada estación cambiaba el aspecto y el surtido de las fruterías y se consumían con deleite los primeros productos de temporada….

¡Créanme! Era un auténtico y voluptuoso placer tomar, por ejemplo, una ciruela madura, con la piel teñida por el sol en infinitas tonalidades de ocres, amarillos y dorados que a duras penas podía contener una pulpa almibarada, con un olor a verano, a calor, a deleite puro, y reventarla en la boca, dejando escapar todo ese caleidoscopio de sabores, sensaciones y olores…, o por ejemplo, las carnosas, picaronas y tentadoras cerezas en su envoltura carmesí, los tersos ,…Y ¿Qué me dicen de los higos?  ¡Que aroma tan mediterráneo! ¡Tan nuestro!

Fuente: http://cerillayfogon.files.wordpress.com/2010/05/fruit-cherries-cherry.jpg

No es casualidad que muchos placeres puramente carnales se asocien a determinadas frutas….

Quien haya disfrutado de esas sensaciones no las olvida. Dos de los sentidos que más impactan en nuestra memoria son el olfato y el gusto. Por eso actualmente mucha gente paga precios astronómicos por fruta de calidad.

Se paga por volver a experimentar esas placenteras sensaciones que nos devuelven a nuestra feliz y despreocupada infancia, donde todo era más racional y más a la medida del ser humano.

Pues bien… ¡Todo esto se acabó!  Da igual la fruta que uno coma actualmente, porque toda sabe igual.  ¡No me extraña!  Se las deja madurar en cámaras. La cuestión es que si la gente quiere cerezas en pleno mes de enero ¡Pues se les dan cerezas!, que por lo visto las traen de climas más cálidos donde se han recogido aún verdes para que aguanten el largo viaje hasta nuestros mercados, viaje durante el cual irán madurando por puro tedio, a su libre albedrío y no quiera ustedes saber al calor de que fuente.

Déjelas en una fuente con toda tranquilidad, porque ni los gusanos las quieren. Sólo el “bípedo racional” es capaz de ingerir estropajo con la ilusión de comer fruta jugosa.

Ahora bien, ¿Que usted, todo un sibarita, quiere cerezas en enero pero con el sabor que tienen al ser recogidas en su punto de maduración? ¡Pues eso se paga! Porque esas cerezas viajan en “Bussiness Express”

Y la cosa no queda ahí… hay que darle al consumidor “sopas con ondas”… lo que se nos ocurra y cuanto más antinatural, ¡mejor! Nos hemos convertido en pequeños pseudo dioses que cambian las cualidades de los productos naturales a nuestro antojo. ¿Cómo explicar, si no el incremento en alergias y demás anomalías que padecemos?

Estimados amigos, no estoy en contra del progreso ¡Dios me libre!, pero reflexionemos si realmente nos compensa, en algunos casos como el del presente artículo, perder esos placeres por un consumismo tan opresivo y desmesurado.

Justine de la Bretonne

, , , , , , , , , , , ,