Vida sostenible

Cuando la comida mata

30 ene , 2012  

Estamos cansados de ver en televisión anuncios que lanzan indiscriminadamente frases del tipo: -¡Cómo el de mi madre!- , Totalmente natural, como los de mi pueblo, igual que el de la abuela o proclamas bastante aproximadas a estas. Pues bien, si alguien se ha molestado en leer las etiquetas podrá comprobar que esos productos que tan buenos y sanos nos venden no son más que una engañifa (de lo más rastrera).

De hecho, uno de los puntos (en concreto el 58) de la política de publicidad que proponía EQUO en su programa electoral es muy claro y conciso:

La publicidad ha sido un elemento definitivo en el consumo compulsivo que, en gran medida, nos ha llevado a la situación de desequilibrio social, económico y ambiental en que nos encontramos.EQUO estará especialmente vigilante en evitar la publicidad engañosa que atribuya a los productos cualidades que no tiene – incluido las
alusiones a la nutrición, a la salud y a bondades ambientales/ecológicas-. Se vigilará especialmente la veracidad de la publicidad en cualquier soporte y seremos especialmente cuidadosos con la publicidad dirigida a los menores.

En definitiva, la mayor parte de esos productos que en muchos casos son apoyados (dudo de que forma altruista y ética) por grandes asociaciones de alimentación y consumidores no son más que productos de laboratorio hinchados de química, OMG y procesos no-naturales, pero que publicitariamente venden muy bien y nos engañan con una facilidad pasmosa.

A veces, incluso, como ya nombramos en anteriores artículos, ni siquiera los productos ecológicos se salvan de la “quema” en algunos casos. Y hablando de quemar, me huele a cuerno quemado que las grandes megaempresas que te venden mil productos envasados con envases poco o nada reciclables, y a veces nada necesarios, que te venden algún contadísimo producto ecológico del otro lado del globo o del invernadero y que te obliga a ir en muchos casos a comprar en coche, cuando acabas la compra te cobran 5 centimos (o lo que corresponda) por una bolsa biodegradable para la que abrán usado métodos intensivos de agricultura, y todo por la ecología y el medio ambiente (y se quedan tan anchos).

Los tomates, como las bicicletas son para el verano y en verano, seguro que los encontramos de producción local y ecológica, y seguro que también podemos recogerlos con nuestra bolsa de tela como se ha hecho toda la vida.

Todos los productos envasados y a veces los carentes de envase, son, por lo general, una gran sopa de químicos que gustósamente deglutimos, convencidísimos de que son super sanos por que nos lo asegura noseque famoso o noseque asociación, pero sólo hay una forma de hacer las cosas bien, no ser vagos e informarnos de lo que comemos, como ejemplo diré (lo siento por los vegetarianos), que un filete de hígado, al que tradicionalmente se le han atribuido tantas propiedades no es más que es filtro del cuerpo, que van absorviendo todas las vacunas, químicos del campo etc que se le suministran, y que asimilamos cuando consumimos este producto. Pero con las frutas y verduras, abotargadas de químicos y en muchos casos parafinadas para que tengan un mejor aspecto, la cosa no es mucho mejor, o ¿quién no se ha comido la piel de una manzana, por ejemplo, por las vitaminas que esta tiene?, pero junto con esas vitaminas van también químicos y parafinas… muy rico, ¿verdad?

Luego enfermamos y no sabemos por que, a fin de cuentas comemos de forma natural… o eso nos dicen.

Vida sostenible

Ecológicamente felices

27 ene , 2012  

Asumo que con las reflexiones del presente artículo me voy a granjear la enemistad “per saecula saeculorum” de todos los “marketinianos”, publicistas y demás abanderados del consumismo en general.

Presumo de ser un espíritu inteligente, valiente y con libre albedrío, por tanto… ¡Vamos a ello!

Existe un libro que les recomiendo leer: se trata de “Fluir: Una Psicología de la Felicidad” del psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi (lo que no les recomiendo es que intenten pronunciar el apellido).  Este libro hace un riguroso estudio sobre la forma de conseguir la Felicidad, basándose en que podemos intentar mejorar cada actividad cotidiana e intentar sacar el mayor partido de cada una de ellas. Para ello es primordial el uso de nuestra concentración.

Para Mihaly (perdonen la familiaridad de utilizar el nombre propio, pero corro riesgo de disloque mental si tengo que escribir más de una vez el apellido) la Felicidad no sucede ni es resultado de la buena suerte. No se puede comprar ni depende de acontecimientos externos, sino más bien de cómo los interpretamos.

Mihaly descubrió que, cuando la gente realizaba actividades de ocio que resultan caras por los recursos necesarios para su práctica – equipo caro, mucha electricidad, mucho gasto de energía (pilotar vehículos, ver la tele, etc…) – era menos feliz que cuando dedicaba su ocio a actividades, digamos, más modestas.

La gente era más feliz cuando se dedicaba a tejer, a cultivar la tierra, a cuidar las plantas, a leer, mantener una afición,… o con una simple charla tranquila y sosegada. ¿No les resulta curioso?

La razón es muy simple: para las actividades de ocio que necesitan muchos recursos externos, frecuentemente se requiere menos atención, por lo que generalmente ofrecen menos gratificaciones.

Sin embargo, aquellas actividades que requieren pocos recursos, exigen una alta inversión en energía psíquica (concentración) por lo que su práctica proporciona mayor grado de satisfacción.

No me negaran que se necesita valor para proclamar todo lo anteriormente expuesto en nuestra actual sociedad de consumo.

Cualquier publicidad nos incita a consumir los vehículos más potentes, la ropa más cara, las joyas más exclusivas, los artículos con las pieles más difíciles de conseguir, los alimentos más exóticos,… todo ello se traduce en un gasto y despilfarro de recursos y energías que sólo se puede calificar como inconsciente y egoísta. Y lo más triste, es que únicamente conseguimos ese instante de satisfacción (que no felicidad) por haber conseguido lo que la mayoría no puede.  Vayan algunos ejemplos, no se crean que tan exagerados:

 “Me acabo de comprar unos zapatos de piel de armadillo del Amazonas.  ¡No veas que pastizal! Como es un animal en peligro de extinción, ya sabes…”

“Mi han tapizado el coche con piel de ternera Kobe. Claro que he pagado unos 20.000 € más por él pero ¡Como mola!”

“A nosotros la fruta nos llega directamente por avión desde Sao Paolo.”

“A Pablito le ha regalado su padrino un chupete incrustado de diamantes y zafiros. ¡Qué detalle! En blanco y azul por ser niño”

Es muy triste que nos hagan creer que alcanzaremos la felicidad por conseguir lo que la gran mayoría no puede, aún a costa de esquilmar recursos. Un ínfimo instante de satisfacción personal a costa de hectáreas de bosques desmochados.

En cambio, si nos dedicásemos a actividades más modestas como las arriba descritas, no solamente contribuiríamos al ahorro de recursos y energía, sino que la necesaria concentración para realizarlas incentivaría nuestra actividad cerebral. Dejaríamos de ser una masa de embrutecidos a los que se convence con “10 de pipas”. Nos relacionaríamos más y mejor con nuestros semejantes, lo que contribuiría, por descontado, a un enriquecimiento de sensaciones y experiencias a nivel personal.

Por cierto, acaba de llegar mi queridísimo amigo Lord Darcy y se me está ocurriendo una actividad personal y muy satisfactoria, a la que me voy a lanzar con él en cuanto acabe con este artículo. Ustedes ya me entienden.

Lo confieso, estimados amigos, mi espíritu, que sigue vibrando con un insaciable afán revolucionario, se niega a acatar los dictados del consumismo actual o a buscar la propia satisfacción en la miseria y el desamparo del prójimo, sea planta o animal (racional e irracional).

Por tanto, proclamo, desde este foro que:

LA UNICA VIA PARA SER FELICES ES A TRAVÉS DE LA INTELIGENCIA Y EL RESPETO

NUNCA ESQUILMANDO LOS RECURSOS DE NUESTRO MUNDO

Lo contrario, créanme, es idiotez enciclopédica.

Justine de la Bretonne

Vida sostenible

I’ve got straight edge

25 ene , 2012  

Estilos musicales es posible que haya tantos como personas, y desde luego como ideologías y estados de ánimo. Desde que nació la música, poco a poco y de manera exponencial, se han ido ramificando casi hasta el infinito los estilos y las temáticas, entremezclandose y dando a luz nuevos movimientos y conceptos musicales, desde primitivas músicas tribales hasta la más novedosa electrónica experimental pasando por infinidad de sonidos.

Pero hay un movimiento musical que nos interesa especialmente dada su temática y sus ideales, que como todo en esta vida, a unos interesará y a otros no. Hablamos del Straight Edge, que se trata de un movimiento, y aquí he de matizar, no solamente musical, donde se aboga por una vida sana, rechazando el alcóhol y las drogas y apoyando modos de vida veganos y vegetarianos, respetando así la vida animal, igualmente rechazarían el grueso de medicamentos a sabiendas de que muchas enfermedades son producidas por excesos hacia el propio cuerpo.

El Straight Edge, nació como contrapartida al movimiento punk, con una clara oposición a las drogas y el alcóhol, podemos destacar una frase de Habbeas Corpus que dice “Todo lo que te haga no ser tú, te impedirá ser libre”, que creo explica suficientemente el porque de ese rechazo a las drogas en todos sus formatos y es un claro esbozo de los ideales de este movimiento.

Obviamente, como en todo, siempre existen ramificaciones que tocan temás de delicado debate, con los que nos sentiremos o no identificados, pero desde luego si es interesante nombrar a gente como Youth of today quienes en temas como No More, tratan temas como el vegetarianismo y en consecuencia el derecho animal, de la misma manera que voces guturales femeninas como la de Alissa White-Gluz, vocalista de The Agonist declarada vegana, y colaboradora de PETA,  hace en algunos de sus temas.

Son muchas las bandas y muchos los temas, ideologías y matices, algunos nos tocan de cerca como comunidad ecológica y otros simplemente difieren de nuestros ideales, sólo os animo a que investigues sobre el tema y si al menos encontráis alguna canción que os guste y os haga disfrutar ya es algo.

En nuestra amiga wikipedia hay unas cuantas bandas interesantes, os animo a que las escucheis.

Agricultura ecológica,Comunidad,consumo sostenible

Una lección de coherencia

20 ene , 2012  

Esta semana me ha costado decidirme a la hora de ponerle título a mi artículo. He barajado varias opciones entre las que figuraban Dignidad, Sentido común, Compromiso, Respeto, Sabiduría,…

Finalmente me decidí por Coherencia porque considero que engloba todos estos conceptos. Confío en que ustedes opinen igual que yo después de leer mi artículo, que versa sobre la siguiente noticia:

“El Gobierno de la República Democrática del Congo ha suspendido toda actividad relacionada con la extracción de petróleo en el Parque Nacional de Virunga hasta que no cuente con información suficiente para poder estimar el impacto de esta actividad en el lugar.”

EL valor de esta noticia es, así sin más,  realmente brutal y marca un importante precedente: los intereses económicos de las multinacionales frenados para proteger un lugar de alto valor ecológico.

Pero si analizamos las circunstancias del país en cuestión, nos daremos realmente cuenta del valor y coraje que refleja esta decisión:

El Parque Natural de Virunga es el parque más antiguo de África, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, hogar de los gorilas de montaña (en peligro de extinción), de elefantes, chimpancés e hipopótamos y cuenta con una importante y muy vulnerable biodiversidad.

El país – durante el siglo XIX, propiedad privada del rey Leopoldo II de Bélgica – fue objeto de una explotación sistemática e indiscriminada de recursos naturales para la que se utilizó exclusivamente mano de obra indígena, trabajando en condiciones de esclavitud y bajo un régimen atroz de terror, en el que fueron frecuentes los asesinatos en masa y las mutilaciones. De hecho, las manos cercenadas se volvieron tan comunes que los negreros llegaron a usarlas como moneda informal. ¡Hay que ser cafre!

A principios del siglo XX, Leopoldo II cedió sus propiedades al gobierno Belga, principalmente por la presión internacional que recibió a causa de la brutalidad con que reinaba en este territorio.

No es que mejorase mucho la situación de su población. Se les enseñaba a leer, escribir y alguna noción de matemáticas, pero poco más, dado que el Gobierno Belga consideraba que otorgar mayores derechos civiles a la población nativa  “sólo desestabilizaría la región”.

¡Mira tú qué forma tan fina de decirlo! Podían haber sido más francos: “como les demos alas a estos salvajes, se nos suben a la chepa y nos jode el negocio”

Pero no nos vayamos a rasgar ahora las vestiduras. Cualquier país europeo, en mayor o menor medida, ha devastado y esquilmado los recursos de sus colonias respectivas, sin la más mínima consideración a su población, atendiendo solamente a las necesidades creadas por nuestro egoísmo y desfachatez:

¿Que se imponía la madera de ébano para el mobiliario? – Pues a devastar bosques enteros. Total, ni eran nuestros bosques ni sufríamos nosotros las consecuencias.

¿Qué los sombreros se adornaban con las plumas más exóticas? – Pues a desmochar las colas de las aves más vistosas de las colonias.  Compréndanlo, las plumas de faisán habían quedado absolutamente “out”.

¿Qué las damas deseaban afinar su figura con rígidos corsés? – Pues a acabar con las poblaciones de ballenas como si de plagas de ratas se tratase.

 En fin, volvamos al tema que nos ocupa:

A pesar de estos antecedentes y teniendo en cuenta que estamos hablando de un país en vías de desarrollo, al que esta actividad contribuiría a sanear significativamente su economía, el Gobierno de la República Democrática de El Congo nos ha dado a todos una lección de coherencia. No ha caído en la tentación de un enriquecimiento rápido a cualquier coste ni ha cedido a las presiones de las grandes multinacionales.  En esta decisión ha primado la sostenibilidad y la conservación de su biodiversidad.

No descarto que se hayan visto amenazados con volver a los tiempos en que fueron colonia. Si entonces arrasamos con bosques enteros para sacar el caucho y diezmamos las poblaciones de elefantes por el marfil, deben de pensar que, ahora que ha aparecido petróleo, somos capaces de dejar el país como un solar.

Sinceramente, me ha emocionado muchísimo esta demostración de dignidad a pesar de las carencias que padecen.

A eso se le llama tener vergüenza torera y desde aquí, vaya mi más sincera felicitación y apoyo para este gobierno, confiando en que se mantengan firmes en su postura.

Justine de la Bretonne

, , , , , , , , , , , ,

Ahorro energético,Autosuficiencia,Bioconstrucción,Ecobricolaje

El ariete hidráulico o cómo el agua se bombea sola

16 ene , 2012   Video

Algunos de vosotros conoceréis este invento y otros tantos (la mayoría), lo desconoceréis completamente. Estamos hablando del ariete hidráulico.

Pués bien el ariete (el nombre tiene su razón de ser), no es más que un sencillo aparato mecánico que obtiene su movimiento de bombeo mediante la inercia del agua y el aire en su interior, es decir, es un sistema de bombeo que funciona por sí mismo, prescinciendo de fuentes de energía externas.

 

La desventaja del ariete hidráulico

Podemos decir que sólo tiene una pega, no todo el agua que usa es bombeada, parte de ese agua es desechada en el proceso de bombeo, y es gracias a ese agua que se obtiene esa inercia.

En vista de esa “pega”, podemos usar este sistema a fin de bombear agua de ríos, lagos o similares, devolviendo ese agua sobrante de nuevo a su curso, o por ejemplo, bombeando agua de un pozo a un tanque de reparto en la zona alta del terreno, y el agua restante redirigirla a un tanque cercano como puede ser un huerto a fin de aprovecharla.

El sistema es básicamente muy sencillo, y puede construirse en casa sin dificultad alguna, y el beneficio es que no necesitaremos ninguna fuente de energía para hacerlo funcionar, únicamente la propia energía hidráulica, de manera que da igual donde nos encontremos, que si lo colocamos en el lugar correcto hará bien su trabajo.

 

¿Cómo funciona el ariete hidráulico?

El funcionamiento es muy sencillo, el ariete aprovecha la fuerza de entrada de agua para activar el mecanismo.

La definición de wikipedia es bastante acertada, citamos literalmente:

  • El agua se acelera a lo largo del conducto hasta alcanzar una determinada velocidad que hace que se cierre la válvula A;
  • entonces se crea una fuerte presión ejercida por el agua que se encuentra en movimiento y es detenida de golpe;
  • así permite la apertura de la válvula B y pasa agua al depósito hasta que se equilibran las presiones;
  • Se abre la válvula A y el ciclo se repite una y otra vez.
Descripción de las partes y esquema de funcionamiento de un ariete hidráulico

Descripción de las partes y esquema de funcionamiento de un ariete hidráulico

Como ya hemos dicho otras veces, este tipo de soluciones son económicas, funcionales y ecológicas.

En muchos casos son la mejor solución en aplicaciones para lugares sin acceso a otro tipo de energía. Y aún teniendo acceso es también una alternativa a métodos menos respetuosos con el medio ambiente y, por supuesto, mucho más artificiosos.

Os facilitamos un sencillo manual de cómo construir vuestro propio ariete hidráulico casero, por si os animáis a fabricarlo.

Y como no es lo mismo imaginarlo que verlo hemos puesto un vídeo al inicio del artículo dónde puedes cómo funciona un ariete hidráulico casero.

, , , , , ,

Comunidad,Decrecimiento,Vida sostenible

A tiempo

11 ene , 2012  

-¿Me cobra usted?-

-es una hora y media, Por favor.-

Aunque suene igual que en la película In Time, afortunadamente en los bancos de tiempo no hay final tan trágico, ni mucho menos, sino todo lo contrario, por que si hay algo de lo que todos disponemos es tiempo.

Los bancos de tiempo, por decirlo de alguna manera, llevan el trueque a otro nivel. Yo de ofrezco un servicio de peluquería y tu durante una hora me cuidas a los niños. Todos disponemos de tiempo y de algún conocimiento útil para otra gente.

Pero siendo como somos de raras las personas, ¿es posible que algo así funcione?

La respuesta es sí, funciona, y muy bien. Cualquiera puede obtener un servicio, simplemente por otro servicio, y como no hay dinero, por decirlo de alguna manera, todo el mundo es igual de rico. Gustosamente haré un trabajo de fontanería, a una persona que le dará una cesta de verduras ecológicas, a una persona que me hará una web para publicitarme, las posibilidades son infinitas y no siempre tiene que ser un contrato directo, simplemente tu usas x tiempo y ofreces x tiempo a cambio, la cadena así funciona perfectamente, y si se estropea, seguro que alguien puede arreglarla a cambio de algún servicio.

, , ,