Agricultura ecológica,Autosuficiencia,Huerto casero,Permacultura

Patatas al cartón

29 feb , 2012  

¿Que tienen que ver los cartones y las patatas…?, pues afortunadamente nada que ver con nueva gastronomía ni nada similar, pues no me imagino un plato de “confit de patata con espuma de cartón corrugado”. Bromas a parte, esa combinación cartón-patata es una magnífica manera de comenzar un huerto familiar en cualquier lugar.

Me explico para quienes no conozcan ni se expliquen que tiene que ver el cartón con el cultivo de la patata, según la permacultura, una de las labores que debemos hacer es regenerar la cobertura del suelo para recuperar el propio suelo, ya que el suelo, de manera natural, como vemos en cualquier zona boscosa, está cubierto por una capa más o menos gruesa de restos vegetales en diferentes estratos.

Estos restos, provenientes de las hojas principalmente de árboles caducos, aportan al suelo humedad y evitan en gran medida la evaporación, creando así una atmósfera especial para todo tipo de “bichitos” beneficiosos como son por ejemplo las lombrices, que devoran los restos vegetales en descomposición y respetan todo aquello que tenga o pueda tener vida (plantas, semillas…)

De esta mezcla surgen una serie de lixiviados y materias transformadas en el mejor de los alimentos para nuestras plantas sin contar con que además el suelo se ve continuamente aireado por los insectos que ávidamente buscan su sustento.

¿Dónde está la gracia entonces?

Lo que haremos con los cartones (siembre cartón marrón, jamás blanqueado o con muchas tintas) es cubrir el suelo, sin arar la tierra y sin desherbar, y esos cartones cubrirlos con restos de poda, hojas de árboles, serrín, hierba cortada, paja, restos vegetales crudos de la cocina, etc, el cartón reforzará ese comienzo de compost y nos protegerá las patatas que crecerán entre el cartón y el suelo, a su vez, el cartón se compostará y desaparecerá, aportando compost al suelo y ayudando a compostar también las plantas que queden debajo de él.

¿Pero cómo las sembramos?

Parecido a como se ha hecho siempre, cortamos un trozo de patatas que contenga un brote por pequeño que sea, hacemos un corte en uve en el cartón, y levantando esa pestaña de cartón introducimos la patata, apoyando la parte cortada en el suelo y el brote hacia arriba, volvemos a cerrar la pestaña, cubrimos con los restos vegetales, echamos un poco de agua para asentarlo todo y nos olvidamos hasta que tengamos que recoger las patatas, que saldrán sin necesidad de remover la tierra.

Además las patatas regeneran muchas de las sustancias que la tierra vieja y desnuda haya podido perder con el tiempo por un uso inadecuado de la misma, en definitiva, comeremos patatas, reciclaremos cartón, regeneraremos el suelo, ahorraremos agua y nos ahorraremos el dolor de espalda que supone el uso de la azada.

, , , , , , , ,

Ahorro energético,Bioconstrucción,Vida sostenible

ventanas solares, solares ventajas

27 feb , 2012  

Hay inventos que revolucionan y hoy vamos a hablar de uno que es desde luego muy interesante y que puede ser una gran revelación, que ¿pensaríais si os dijésemos que aplicando una especie de pintura transparente sobre vuestros cristales los convertiríais en paneles solares?

Pues bien, esa es la propuesta o más bien la creación de un grupo de científicos que han creado un productos con el que están investigando mediante el cual, al ser aplicado sobre las ventanas tienen la propiedad de redirigir los fotones y optimizar esa energía que antes se perdía.

Contamos con otro plus para este increíble invento, no sólo pueden sustituir a los paneles solares, sino que es mucho más económico y además son capaces de generar mucha más potencia que los paneles solares que conocemos.

Os dejamos la fuente donde podéis obtener algo más de información y un vídeo donde podéis verlos.

 

 

, ,

Ecología,Vida sostenible

Homo predator

24 feb , 2012  

Como todos los viernes Justine de La Bretonne nos deja sus reflexiones, esta semana, sobre un tema que desgraciadamente sigue sucediendo después de miles de años.

Esta semana, quisiera transmitirles mis impresiones, después de leer un interesante artículo sobre la tremenda acción depredadora que el “homo sapiens” ejerce en la vida de nuestro planeta.

Empecemos por los orígenes (que siempre es una buena forma de empezar):

Los llamados depredadores se pasean por nuestro planeta desde hace unos 500 millones de años. En un principio eran sencillos organismos marinos, pero la evolución natural de las especies fue alterando genéticamente a presas y depredadores. Ambos tipos de animales fueron adaptando su fisonomía o hábitos, los primeros para hacer más difícil su captura y los segundos para hacerla más fácil.

Si un depredador evoluciona para ser más veloz, su presa natural desarrollará pies más veloces.

Como los depredadores desarrollan dientes más afilados para desgarrar la carne de sus presas, estas desarrollan cuernos y pieles más gruesas para evitar estos dientes.

Algunos animales cazan en grupo, por tanto las presas se agrupan en rebaños defensivos.

A esto se le llama, señores, cadena evolutiva. Y los animales van transformándose a lo largo de milenios en una secuencia lógica y racional de alteraciones y adaptaciones, manteniendo en equilibrio constante la biodiversidad del planeta.

Pero llegamos nosotros, los seres humanos, y en pocos milenios nos hemos convertido en el peor de todos los depredadores que hayan existido en la historia de los seres vivos – los “number one” – y encima, presumiendo de ello.

queremos-verde-Homo_habilis_eines
Fuente imagen: http://raulrv.blogspot.com/2009_07_01_archive.html

Pocos seres vivos han desarrollado defensas contra nuestra especie. Además, a muchos de ellos, no les hemos dado tiempo. Si se toman la molestia de leer noticias relacionadas con zoología, verán que gran cantidad de especies se descubren pocos decenios antes de su total extinción.

Todo esto fue consecuencia de nuestra inteligencia, nuestra astucia y nuestra habilidad para planificar estrategias. El problema es que en vez de aprovechar esas cualidades para fines coherentes, los hemos invertido en posicionarnos en una auténtica avalancha hacia el carajo más absoluto.

Da igual la adaptación que haya sufrido otro ser vivo para protegerse de nosotros. Con una soberbia sin parangón, resulta paradójico como hemos sabido sacar provecho de algunos mecanismos de defensa.

Veamos algunos ejemplos:

- Que el animal en cuestión se hace más y más grande: nosotros nos lanzamos desesperados a la caza del ejemplar más voluminoso, con el único afán de colmar nuestro ego de “campeones”.

- Que muchos invertebrados desarrollan un caparazón duro y resistente: convertimos esa protección en peinetas y camafeos.

- Que nuestra posible presa segrega un veneno letal para el ser humano: pues lo convertimos en infiltraciones subcutáneas para mantenernos tersos y jóvenes.

- Que numerosas especies han evolucionado hasta lucir una cornamenta espléndida: salimos a cazarlas para colgarlas en las paredes como trofeo, hacernos patas de taburetes, ceniceros o, si no son muy grandes, nos la colgamos al cuello.

- Los machos de muchas especies han desarrollado vistosos plumajes o llamativas pieles. Nosotros nos las ponemos encima, en un intento ridículo de emular su belleza y nobleza natural.

queremos-verde-rinoceronte-java
Fuente imagen: http://www.rhinoresourcecenter.com/

No cabe duda, somos la mayor plaga de este planeta. Y lo somos por nuestra actitud soberbia y egoísta.

No nos hemos parado a pensar que somos una especie más. Nosotros no hemos experimentado las evoluciones y adaptaciones físicas del resto de seres vivos. Hemos tenido la inmensa suerte de ser los elegidos para experimentar la mayor de todas las evoluciones: la inteligencia racional. No niego que en nuestro entorno habitual, de vez en cuando, encontremos algún espécimen de “eslabón perdido” que no llego al reparto de esa virtud, pero debemos aprovechar esa ventaja para hacer que nuestro pequeño rincón del universo siga siendo ese milagro mágico llamado Vida.

Les ruego, por tanto, que evolucionemos en esa inteligencia, que seamos coherentes y sabios, respetuosos y comedidos. Sería muy triste haber recibido ese don para acabar siendo los cafres que acabaron con este planeta. ¡Vaya un diploma!

Justine de La Bretonne

, , , , , , , , , , , ,

Agricultura ecológica,Alimentación ecológica,Comunidad,Consumo ecológico,consumo sostenible,Etiquetado ecológico,Huerta urbana,Huerto casero,Mercado ecológico,Producción ecológica,Vida sostenible

De la huerta a la mesa

22 feb , 2012  

Las cosas está cambiando y la vida cada vez se moderniza más y más, simplificando nuestro día a día.

Antes mándabamos a los chiquillos a la tienda a llevar la lista de lo que queríamos que el chico de los recados nos trajera a casa, o bien llamábamos por teléfono para el mismo fin, hoy sin embargo tenemos todo lo que queramos a un clic de distancia, todo, y como tal podemos elegir lo que mejor sin tener que recorrernos medio mundo buscando, a través de la red podemos encontrar cualquier cosa sin dificultad y sin salir de nuestro cuarto, hablando claro, si no elegimos una alimentación ecológica con la extensísima oferta que nos brinda la red es simplemente por que no nos da la real gana, ya que tenemos infinidad de servicios de alimentación tanto fresca como procesada, semillas y materiales para nuestro huerto e información de absolutamente todo, e insisto, totalmente ecológico.

Lo bueno es saber que ante nuestros ojos, gracias a internet, se abre ese gran abanico que supone la alimentación ecológica y podemos contactar con mayor sencillez con montones de productores que gustosamente nos serviran a domicilio delicias de la huerta recien recogidas y totalmente ecológicas, más fácil no puede ser, así que no seais perezosos consumid ecológico.

¿Más fácil?, aquí os dejamos algunas referencias, y como no, gustosamente ampliaremos esta lista con vuestras sugerencias.

La Huerta en Casa

El Terruño

Gumendi

Yemaya

Recapte

Huerta Mediterranea

Disfruta Verdura

Naranjas Lola

Frutas de Lleida

Kiwisintxausti

Todo Patatas

Zumo de Granada

El Portal de la Fruta

Comprar Fruta

La Huerta Express

Tu Huerta

Naranjas Naturales

Autosuficiencia,consumo sostenible,Decrecimiento,Ecobricolaje,Ecodiseño,ecofashion,Ecología,ecomoda,Economía ecológica,Manualidades,Reciclaje,Vida sostenible

¡Eso no se tira!

20 feb , 2012  

No se vosotr@s, pero yo me pongo enfermo cada vez que veo en esos programas de decoración sorpresa como destrozan todo lo viejo de una casa y lo tiran de cualquier manera en un mismo contenedor, Sin embargo me da bastante alegría cuando veo esa modalidad donde reciclan o reutilizan cualquier cosa, sobre todo materiales sacados de derribos o similares, creo que es una buena opción eso de dar una segunda oportunidad a las cosas, la reencarnación de los trastos viejos.

Esta opción es muy interesante sobre todo para quién gusta desarrollar la consabida creatividad humana (un poco de capa caída en estos días), las opciones son casi infinitas, desde usar casi cualquier cosa que pueda conformar una tabla como cabecero de cama, o una vieja guitarra vaciada a modo de estantería, o bien, algo que recuerdo de mi abuela, una vieja figura de cerámica rota por arriba, usada como tiesto para albergas un precioso pothos que igualmente pintoresca puede quedar en una vieja lata de conservas.

Desde luego que son muchas las alternativas, y depende de lo manitas que seamos podemos, por ejemplo, usar viejos palés para elaborar vallas para la huerta o maceteros, ¡la imaginación al poder!, pero como bien sabemos, no se trata simplemente de decorar la casa y usar el reciclaje como medio puntual, si no de convertir el reciclaje en un hábito y reducir así la cantidad de deshechos que vertemos sobre nuestro planeta, de manera que a partir de ahora mirad si la basura es realmente basura o es un bonito mueble vintage con una buena capa de pintura ecológica.

Ecología,Ecoturismo,Vida sostenible

El libro más maravilloso

17 feb , 2012  

Esta semana quisiera compartir con todos ustedes una cita de Jean Jacques Rousseau:

“Hay un libro abierto siempre para todos los ojos: La Naturaleza”

Y efectivamente es así.

Tenemos la suerte de vivir en un planeta con una riquísima variedad de climas y microclimas, valles, cadenas montañosas, mares y costas, ríos y lagos, que nos proporcionan unos paisajes a cada cual más fascinante.

Les invito a hacer conmigo un recorrido imaginario por cualquier entorno que se nos ocurra.

Empecemos por las regiones árticas.

Inmediatamente nos vienen a la mente imágenes de inmensos desiertos inmaculadamente blancos, salpicados con lagos de intensísimo azul cobalto.

Enormes extensiones envueltas en un gélido y sepulcral silencio, recorridas por solitarios osos polares, o manchadas con enormes colonias de pingüinos.

¿Qué me dicen de las mágicas y espectaculares auroras boreales?

Bajando un poco más, nos encontraríamos con densos bosques habitados por toda clase de roedores y pájaros. Estamos en el reino del majestuoso ciervo.

En cada época del año van cambiando las tonalidades de los arboles, del verde más fresco al ocre más intenso.

Infinitas praderas de tiernos pastos, salpicadas de flores silvestres, donde pastan manadas de rumiantes y salteadas, aquí y allá, por tranquilas aldeas donde la vida transcurre serena y apacible.

Cordilleras montañosas coronadas de nieve y atravesadas por profundo valles.

Llegamos después a las zonas más meridionales, con bosques de pinos resinosos, campos sembrados de dorado trigo, viñas de prietos racimos, laderas colmadas de olivos y, envolviéndolo todo, el delicioso aroma de las frutas o el embriagador perfume de las flores.

Las zonas tropicales también ofrecen placeres para los sentidos. Pensemos en sus densos y húmedos bosques, dominados por la cacofonía ensordecedora de los sonidos producidos por los animales que habitan en ellos, los caudalosos ríos que desembocan en espectaculares cascadas. Zonas donde el alimento crece de forma lujuriosa, donde resisten tribus pérdidas que viven en un sistema primario y seguro de comunidad.

Se pueden encontrar paisajes alucinantes hasta en las zonas desérticas. Son zonas de dunas arenosas que se van transformando con ayuda del viento. Arenas que ocultan secretos de civilizaciones pretéritas. Es el imperio del misterio y la aventura.

Si el ciervo es el rey de los bosques en las regiones hiperbóreas, en las sabanas impera el león que se pasa sus días dormitando en el sopor del terrible calor, aguardando la llegada de la noche para salir a cazar entre las variadas manadas de ungulados que pastan en sus dominios. Las sabanas, que permanecen la mayor parte del año en una sequía asfixiante, esperan ansiosas la época de lluvias para hacer brotar de sus entrañas los brotes que alimentarán a una de las faunas más variadas de la Tierra.

Cuando queremos evadirnos del diario acontecer, solemos evocar las blancas playas de las islas que emergieron en los Mares del Sur, en la Polinesia o en el Océano índico.

Es una tentación imaginarse en una playa blanca, rodeados de palmeras, con un mar turquesa murmurando en la orilla.

Esto solamente es una pequeña parte de todo lo que nos proporciona nuestro planeta.

Espero sinceramente que hayan disfrutado, en estos pocos minutos de evocación, tanto como he disfrutado yo. Por eso, quisiera pedirles un favor:

Intentemos, por todos los medios, no perder ni uno sólo de los entornos que hemos heredado de nuestros mayores. Somos unos auténticos privilegiados por disfrutar de este pequeño y preciado rincón del universo.

No sé si nuestro mundo es consecuencia de un azar, de una combinación extraña y extraordinaria de elementos en un instante perdido en el infinito, o bien la obra del Mayor Arquitecto. Sólo tengo claro un deseo y quisiera que lo compartieran conmigo, porque es responsabilidad de todos nosotros:

¡QUÉ ESTE MARAVILLOSO LIBRO NO SE CIERRE NUNCA!

Justine de la Bretonne

Agricultura ecológica,Alimentación ecológica,Comunidad,Consumo ecológico,consumo sostenible,Decrecimiento,Economía ecológica,Huerta urbana,Huerto casero,Mercado ecológico,Producción ecológica,Vida sostenible

Canales cortos de comercialización

15 feb , 2012  

Hoy día al ver la dificultad de muchos niños para identificar ciertos productos de huerta en su estado natural podemos imaginarnos el poco protagonismo o mejor dicho la escasa cabida que tiene la producción de alimentos en las propias ciudades.

Antes, y no hace muchos años, podíamos toparnos con facilidad con vaquerizas, pequeños jardines sembrados de lechugas, acelgas o repollos, y alguna que otra mañana nos despertaba el gallo del vecino que nos suministraba los huevos, pero hoy en día toda la ciudad está cubierta de asfalto, plantas que carecen de mantenimiento o incluso falso cesped de plástico cubriendo parterres entelados para impedir la proliferación de vegetación, muy triste, antes incluso se aprovechaban “las afueras” de las ciudades como huerta para la propia ciudad, siendo está así prácticamente autosuficientes, hoy lo único que crece son edificios y más edificios… allá cada uno con sus conclusiones.

Antes, e insisto que no hace muchos años, se usaban canales cortos de comercialización, mercados locales con productos locales, soberanía alimentaria, donde primaba el buen alimento propio de cada zona, hoy sin embargo no nos alteramos a saber que nuestra comida viene de la otra punta del mundo y que la que nosotros más cerca cultivamos viaja a kilómetros de nosotros. Todo esto conlleva que nuestro mercado dependa del resto de mercados y el productor este “atado” a lo que el mercado global le exija, cuando lo lógico sería que esa economía rotase en la propia zona y nosotros cuidásemos de nuestros propios productores.

Como decimos, ya no sólo se trata de mantener nuestros productos locales, si no de mantener y cuidar a nuestros productores de alimentos, porque si los perdemos a ellos, perdemos mucho más de lo que nos imaginamos.

Desde queremosverde.com os animamos a comprar productos locales, preferentemente ecológicos y como no quién pueda que siembre en su jardín o que pida que las zonas ajardinadas comunes sean de plantas locales y no de horroroso plástico.

Vida sostenible

¡Inventiva!

13 feb , 2012  

Ante la falta de recursos, ¡Inventiva!. La creatividad para superar los retos es algo que ha definido al ser humano a lo largo de su historia, y hoy os enseñamos una genialidad creativa para aderezada de reciclaje y que muestra que podemos obtener energía con poca cosa y cubrir ciertas necesidades, nos referimos a las bicimáquinas, que no dejan de ser bicicletas reconvertidas en útiles herramientas humanas nutridas de energía motriz humana.

Los creadores de dichas máquinas van adaptando su invento a las diferentes necesidades de quienes las requieren, pudiedo ser usadas como batidoras o desgranadoras de maiz, por ejemplo.

fin de cuentas se dice que el ser humano es pura energía y esa energía bien aprovechada puede suplir las carencias de algunas de las zonas más desfavorecidas.

Ecología,Vida sostenible

Ballenas estresadas

10 feb , 2012  

Acabo de leer un artículo sobre las consecuencias de la contaminación acústica originada por tráfico marítimo en las ballenas.

El tema es crítico porque los cetáceos son altamente dependientes de su aparato auditivo para su supervivencia. Utilizan los sonidos para localizar sus presas, orientarse en la navegación y comunicarse entre sí.

 Su adaptación al medio marino es realmente sorprendente y fascinante. A lo largo de setenta millones e años, los cetáceos han desarrollado aspectos tan sorprendentes como las canciones de las yubartas, los silbidos de comunicación de las orcas, las ondas de baja frecuencia utilizadas por los delfines para orientarse y comunicarse, e incluso el uso de ondas acústicas para atontar o matar presas.

 Hasta los inicios del siglo XX, la actividad humana en el mar era más o menos soportable. Los barcos eran impulsos por la fuerza del viento en las velas o por las máquinas de vapor. Pero, empezaron a proliferar los barcos a motor, pruebas e explosivos y actividades industriales como la extracción de petróleo. En ese momento acabó la paz para estos animales.

Para que se hagan una idea de cómo estamos interfiriendo en la supervivencia de estos seres, piensen que el tono de 6,8 Hz que produce un petrolero gigante puede ser detectado por una ballena a una distancia de entre 139 y 463 km.

 A pesar de la agudeza del fascinante sistema de ecolocación (eco-localización) y bio-acústica,  del que depende por completo para su supervivencia, o quizás precisamente por ello, los efectos de nuestra irresponsabilidad son alarmantes y han llevado a catalogar a numerosas especies como vulnerables y amenazadas.

 Somos los causantes de los cada vez más numerosos varamientos. Es triste que animales tan inteligentes y con tanto dominio de navegación pierdan, por nuestra culpa, su sentido de la orientación. Se desplazan a bancos de arena donde no pueden liberarse. Y aunque se intente liberarlos, siguen desorientados por un espejismo auditivo que les hace regresar a la arena.

Lo más indignante de este asunto es que aún somos capaces de sorprendernos y extrañarnos de esta actitud. ¡Hace falta ser cínico!

 Imagínense como nos molesta a los humanos no poder mantener una conversación telefónica racional por culpa de alguna interferencia, e imagínense ahora a esos pobres seres intentando entenderse en medio de una cacofonía de nivel enciclopédico. Deben de experimentar la misma confusión que sentimos nosotros cuando nos trasladamos de la paz y armonía del campo a la vorágine de una ciudad, o peor, porque ellos no entienden como les ha llegado esta invasión.

 Llevan en su memoria atávica las rutas y destinos de cientos de generaciones. Por eso se sienten desorientadas y sin rumbo fijo. Imagino que debe ser una sensación de absoluta desesperación. Y de enorme cabreo también, de ser un delfín sé muy bien lo que pensaría:

“¡Maldita plaga humana! ¿Cuándo reventaran todos de una puñetera vez?”

 Me siento muy, pero que muy triste. Hemos sido capaces de desbarajustar, en unos setenta años, setenta millones de años de evolución en estas especies.

 ¡No paramos de cubrirnos de gloria!

 Justine de la Bretonne

Vida sostenible

Semillita, semillita

8 feb , 2012  

Poquito a poco va anocheciendo más tarde, casi no se nota aún pero es así, la primavera se esfuerza por abrirse paso sobre el invierno

Eso significa muchas cosas, pero quizás una de la más interesantes sea el renacer de la naturaleza, que tan magníficamente bien supo representar Vivaldi, ya va comenzando la temporada de siembra (al menos en está parte del globo) de un montón plantas del huerto, y desde queremosverde os animamos a sembrar vuestro propio huerto, las macetas de la ventana y todo cuanto podáis, para sentir la satisfacción de obtener vuestro propio alimento ecológico y si conseguís sobreproducción, nunca está de más aprender a hacer conservas para seguir aprovechando nuestra cosecha fuera de temporada.

Animaos usar la permacultura, para que vuestro entorno sea un paraíso y el mejor de los habitats también para vuestras semillas, y como digo preparad la “cuna” para vuestras semillas, esperad a que crezcan y colocadlas con cariño en vuestro huerto el día que más les guste para que cuando llegue de verdad el calorcito os den las gracias en forma de cosecha.