Agricultura ecológica,Alimentación ecológica,Autosuficiencia,Bioconstrucción,Comunidad,Consumo ecológico,consumo sostenible,Decrecimiento,Ecología,Ecoturismo,Huerto casero,Permacultura,Producción ecológica,Reciclaje

Las vacaciones son para aprender(nos)

24 jun , 2013  

Las vacaciones son para descansar, pero yo soy de la firme creencia que el mero cambio de aires ya hace descansar.

En verano, o más bien durante las vacaciones de verano es cuando tenemos más tiempo libre y más opciones abiertas para hacer mil cosas. Podemos por lo tanto plantearnos unas vacaciones de esas de estar tirados en la toalla durante 15 días haciendo poco más que respirar o podemos usar ese tiempo para compartirlo con otra gente, visitar sitios nuevos y aprender a tener una vida mucho más verde.

Una de las opciones es la de poder compartir nuestro tiempo en una escuela de permacultura, dentro o fuera de nuestro país, y aprender así a cultivar y aprender realmente a gestionar una huerta de permacultura y a organizarlo todo para que funcione sinergicamente o incluso aprender a construir con paja, barro o cañas. Pero la idea primera es la de crear enlaces con gente con las mismas inquietudes y buscar alternativas para una vida mejor.

Esto a mi parecer es un buen verano, ya que vuelves con cosas aprendidas aplicables al nuevo año entrante y con pocos kilos de más ya que la dieta suele ser muy sana y vegetariana.

¿Os animáis?

, ,

Alimentación ecológica,Comunidad,Consumo ecológico,Ecología,Empleo verde,Mercado ecológico,Slow Food,Vida sostenible

El pan no ha muerto

13 jun , 2013  

Algo que ha acompañado al ser humano y que ha evolucionado con el son las masas de cereales molidos y cocidas, lo que venimos a llamar pan.

El pan ha evolucionado, se ha adaptado a las zonas donde se ha comido, cambiando su composición, olor, sabor y método. Pero algo que siempre ha caracterizado su proceso (no en todos los casos, si hablamos de ácimo) es la fermentación natural, larga, muy larga, con colonias de “bichitos” felices de poder alimentarse de algo tan bueno y natural. Esto aporta olores, sabores, digeribilidad y durabilidad, algo que lamentablemente hoy prácticamente se ha perdido.

Hoy, la industrialización ha matado el pan, hoy lo que se vende (por norma general) no es pan ni parecido, son masas mal cocidas, precocidas y congeladas en muchos casos, repletas de mejorantes y mil mandangas más que intentan disfrazar la falta de harinas de calidad y disimular que casi no ha tenido fermentado, sino que simplemente han sido “hinchadas” en el horno, es decir, masas poco o nada fermentadas con cereales refinados de pésima calidad, todo por anteponer precio a calidad, consumiendo así masas nada saludables.

La solución, como todo en nuestro mundo verde, es la de cambiar la manera de hacer, la conciencia y el sentido social de las cosas. Así, vemos como cada día son más los artesanos panaderos que recuperan las técnicas de sus antepasados, buscando el buen pan que se elaboraba hace años, y estos mismos artesanos han sido animados por otros tanto “panarras” caseros enamorados de unos de los alimentos más antiguos del mundo, todos ellos además convencidos de que la harina ecológica sabe mucho mejor.

En resumen, comprad sólo el pan que lo merezca o elaborad buen pan el casa, que es una experiencia maravillosa. Harina, agua, sal y masa madre.

, , ,

Agricultura ecológica,Alimentación ecológica,Consumo ecológico,consumo sostenible,Etiquetado ecológico,Producción ecológica,Vegano,Vida sostenible

Las ricas magdalenas

10 jun , 2013  

Me viene a la cabeza una forma muy sencilla de analizar lo que comemos, pongamos por caso unas magdalenas caseras (si, si, caseras), decimos que mejor comerlas poquito por que engordan y no son sanas, pero ¿simplemente es eso?

Unas magdalenas, tipo standard, llevan huevos, azúcar, leche, aceite, harina, levadura, sal y ralladura de limón o naranja…

Ahora bien, analicemos un poco lo que usáremos:

huevos: las gallinas, salvo contadas excepciones son (hablando mal y pronto) puteadas hasta límites inconcebibles, tratadas desde que nacen como poco más que una mierda, como una fábrica de huevos al servicio del ser humano, y cuando no pueden más, se las jubila con un certero tajo, ni pensión ni viaje a Benidorm cada verano.

Azúcar:

lo que viene siendo veneno en bote, siempre se escucha que s los perros no se les de azúcar que se quedan ciegos, ¿y en los humanos?, ¿la diabetes no nos deja ciegos también?. El azúcar refinado, cuyo cultivo y proceso es contaminante hasta lo último, se ha demostrado que resulta más adictivo que la heroína, y la acidosis que produce en el cuerpo es frutó de infinidad de problemas, entre ellos el cáncer, como demostró Otto Heinrich Warburg.

Leche:: Sólo diré que para que un animal de leche, hay que preñarlo y matar a la cría para quedarnos con su leche. Sin mentar siquiera el hecho de que la leche produce más problemas de salud que beneficios (si tiene alguno, que desde luego desconozco).

Aceite: Refinado en caliente en muchos casos, y por lo tanto desnaturalizado y perjudicial, sólo el aceite de primera prensada en frío es el apropiado, preferiblemente de oliva.

Harina: Si no es refinada y transgénica, ya nos podemos dar con un canto en los dientes, ¿conocemos la procedencia y el tipo de cultivos complicado que eso aparezca claramente definido en la etiqueta de una harina que no sea ecológica, ahí lo dejo…

Levadura: Los polvos de Royal no son levadura, es impulsador, unos polvos mágicos que hacen que la masa se hinché, pero no que fermente, y si la harina no fermenta, en especial el trigo, al cuerpo le cuesta muchísimo trabajo dijerir. Son preferibles las fermentaciones largas con masa madre.

Sal:

Sin refinar, por supuesto, marina y con todas sus propiedades, si no no aporta beneficios, si no problemas de salud.

Naranja o limón: Rara es la fruta que no viene parafinada en su piel, sin contar con que la agricultura que se haya llevado a cabo probablemente sea poco o nada ecológica, llena de químicos, y desperdiciando ingentes cantidades de producto simplemente por que no son suficientemente bonitas.

Y ahora, ¿os siguen sabiendo ricas las magdalenas?. Creemos firmemente que debemos conocer con fiabilidad de donde vienen nuestros alimentos para que cumplan su función y para que no sea un problema para el medioambiente. Y vosotros ¿cómo lo veis?

, , , ,

Alimentación ecológica,consumo sostenible,Decrecimiento,Producción ecológica,salud,Vida sostenible

La nueva pesadilla modificada

20 may , 2013  

Josep Pamies, ejemplo a seguir en todo esto de los transgénicos y las plantas silvestres comestibles y medicinales, y defensor a capa y espada de nuestra querida Stevia, ha lanzado un artículo a mi parecer bastante alarmante, el artículo lo titula: La invasión invisible del campo

El artículo nos habla de como la tecnología de los transgénicos, hoy ya parece prehistórica (que no olvidada) y viene a ser sustituida o más bien ampliada por lo que se ha dado en llamar Nanotecnologia, que juega con los seres vivos a nivel atómico.

Como indica en su comparativa es como terminators, pero si antes eran malos y difíciles de controlar, ahora serán una verdadera pesadilla.

Os animamos a que leáis el artículo y le saquéis provecho, para que rechacéis estas poco panda éticas formas de obtener nuestra comida.

Aquí os dejamos el artículo

, ,

Agricultura ecológica,Alimentación ecológica,Consumo ecológico,consumo sostenible,Ecología,Producción ecológica,Vida sostenible

¡Qué NO queremos transgénicos!

27 jun , 2012  

A veces pienso que comer tanto transgénico termina por hacer que nuestro cerebro llegue a ser dominado por este ente, sólo tenemos que fijarnos en algunos de nuestros políticos, que poseidos por el espíritu de MON como si de una ameba espacial se tratase, afirman, totalmente convencidos, que “El maíz transgénico es más ecológico que el convencional”, ¡menuda perla!, acaba de subir el pan… creo que deberían cambiar el nombre del cargo a: Ministro de Agriincultura, Alimentación transgénica y Mierda Ambiente.

Dadas las circunstancias sólo veo tres opciones posibles para soltar semejante idiotez:

  • Están completamente desinformados (fráncamente, lo dudo…)
  • Estan muuuy informados (y hay otras lechuga$ que les alimentan más)
  • O son redomadamente idiotas

Aquí cada uno que elija respuesta según su propia opinión. Nosotros lo tenemos claro. No somos dioses ni nada parecido, El monstruo de Frankenstein salió rana, o ¿que esperaban?

Los transgénicos, como hemos explicado en otros artículos, no resultan nada fiables, es más se está demostrando la poca seguridad y los problemas a largo plazo que tienen para nuestra salud y como no, para nuestro planeta. Desde luego que tampoco hará falta nombrar la contaminación cruzada y movilización forzosa que ciertas grandes corporaciones están haciendo con nuestros campos y nuestros campesinos… aquí, de la genética, la ética brilla por su ausencia.

España , y olé (porque esto merece un ole), es el mayor productor de OMG de Europa y fiel aliado de EEUU para este fin, intentando por todos los medios de convencer a Europa de sus beneficios y por supuesto de exportar transgénicos, que si no lo hacemos así corremos el riesgo de que Francia (por ejemplo) nos contamine con su trigo de cultivo tradicional, ¡y eso no puede ser!, que desfachatez, por su parte (Señores políticos, eso era un sarcasmo).

Rogamos encarecidamente desde queremosverde.com, que os informeis y os informeis bien de que es un transgénico y porque hay tanto interes en promocionarlo y sobre todo cual es su impacto medioambiental y sobre nuestra salud, por que sólo tenemos un planeta y nos tiene que durar siempre.

Ilustrísimos políticos, la vida no cabe en un bote la vida somos todos, estamos hartos de decirlo y lo repetiremos cuantas veces haga falta ¡NO QUEREMOS TRANGÉNICOS!

Agricultura ecológica,Ahorro energético,Alimentación ecológica,Consumo ecológico,consumo sostenible,Decrecimiento,Vida sostenible

la publicidad engaña y/o somos tontos

20 jun , 2012  

¿Lo que le pasó a Cristo en el desierto como podríamos llamarlo, tentación o publicidad?, yo creo que publicidad, y bastante engañosa, por cierto, y eso es algo bastante común en publicidad hoy en día.

Supongo que a much@s de vosotr@s os habréis percatado, por ejemplo, de que muchos productos de alimentación que se vendían como sanísimos, supersaludables o “naturales”, y que hace bien poco usaban la palabra bio como parte de su nombre ahora han dejado de usarla, han cambiado de nombre, alegando el cambio a mejoras del producto, nueva etapa o no se que cosas más… pues bien, no todo es tan fantástico como lo pintan. Antes biológico o bio, podían aplicarse de manera indiscriminada en el nombre del producto independientemente de si ese producto era tratado con químicos, era transgénico, etc…, hoy eso se ha regulado, de manera que ese término sólo pueda usarse para productos realmente ecológicos.

Igualmente, este engaño publicitario se repite constantemente, de manera que simplemente indican cualidades que no tienen a ciertos productos, y no me refiero a la capacidad de los desodorantes para atraer a ingentes cantidades de mujeres semidesnudas a nuestros brazos, me refiero sugerir ni tan siquiera propiedades curativas o medicinales a productos procesados, plagados de transgénicos o que directamente hacen lo contrario de lo que reza su eslogan; véase por ejemplo la leche, quién la vende dice que es un gran aporte de calcio para nuestro organismo, pero lo que no nos dice es que hay infinidad de estudios que aseveran lo contrario, la leche descalcifica los huesos, o lo que es lo mismo, produce osteopororis… en fin ¿de quién nos fiamos?

Las bolsas de fécula de patata, igualmente es otra “engañifa“, efectivamente son biodegradables y causas menos problemas en el medioambiente si se dejan abandonadas a su suerte, pero… ¿que pasa antes de tener esa bolsa? hace falta cultivar y procesar una gran cantidad de patatas para esas bolsas, terreno de cultivo que bien pudiera utilizarse para fines alimentarios ecológicos (¿esas patatas se cultivan de manera ecológica?), y pudiendo usar bolsas de telas recicladas que tienen infinidad de usos… Son muchas las cosas que tenemos que preguntarnos, ante cualquier producto y sobre todo ante cualquier publicidad, por que una cosa está clara: bajo un fajo de billetes a la ética le flaquean las fuerzas, así somos.

Agricultura ecológica,Ahorro energético,Alimentación ecológica,Ecología,Vida sostenible

¿Quién debe a quién?

1 jun , 2012  

Para una enciclopedista como yo, el Hombre es el ser vivo más apasionante que ha existido.

Como individua de esta especie, soy consciente de que somos capaces de mostrar tanto una solidaridad infinita como una crueldad sin parangón en otro ser vivo de nuestro planeta. Nuestra soberbia es insultante y nuestra incongruencia alcanza cotas de vértigo-

Sobre esta última cualidad (no cabe otra explicación para lo que voy a contarles), versarán hoy mis reflexiones.

A ello vamos….

Durante siglos, pero principalmente desde la revolución industrial, los países del llamado “primer mundo” se han dedicado a esquilmar recursos naturales de las colonias que previamente habían conquistado a tal efecto. Haciendo gala de un egoísmo inusitado, hemos devastado áreas geográficas de gran valor, no sólo ecológico, en aras de un progreso que solo beneficiaba a unos pocos.

Hemos dejado a países ya pobres, aún más empobrecidos. Nos ha traído al pairo su futuro y el porvenir de su población.

Piensen un momento de donde nos vienen casi todas las materias primas que utilizamos para nuestro bienestar.

A partir de la segunda mitad del siglo XX, nos empezó a entrar un cargo de conciencia tal, que de algún modo había que aliviar.

Ningún problema: nos dedicamos  prestar ayuda económica a nuestras antiguas colonias, a cambio de unos intereses que nunca podrán pagar o, lo que es peor, a cambio de seguir haciendo en su país lo que nos venga en gana.

¿Cómo se explica, sino, que se creen grandes superficies de monocultivo en países en vía de desarrollo?

¿Cómo explicamos el uso de semillas transgénicas y pesticidas que afectan a sus aguas potables?

Sinceramente me indigna que sigamos pensando que estos países nos deben una enorme deuda económica cuando nuestro bienestar no hubiese sido posible sin sus productos y esfuerzos. La consecuencia ha sido un aumento aún más significativo de la diferencia entre países ricos y pobres.

Somos ricos porque les hemos quitado a ellos lo que incluso nos sobra.

Pero, pensemos por un momento en términos de ecología. ¿Quién estaría en deuda con quién? ¿Quién debería pagar por esa pérdida de recursos, ecosistemas y especies vivas que ya no recuperaremos?

Los países que más nos hemos enriquecido, que por otra parte somos los que más contribuimos al cambio climático, debemos de responsabilizarnos de la deuda histórica con los países empobrecidos. No se trata solamente de un acto de justicia, es indispensable para desarrollar una economía sostenible y justa que permita la supervivencia de nuestro mundo.

Pero esta deuda no es sólo por nuestras acciones del pasado. El primer mundo sigue siendo el que más contribuye al cambio climático por emisión de gases contaminantes pero, quien sufre las consecuencias es la población entera.

Lo más triste, es que las consecuencias de estos cambios climáticos – inundaciones, lluvias torrenciales, largos periodos de sequía – las sufren, en mayor medida e injustamente, los países empobrecidos por nuestro desmesurado consumismo.

Hemos criticado, atacado y eliminado las dictaduras más extremas de las últimas décadas pero, ¿Cómo llamarían ustedes a esta forma de ejercer nuestro capricho y nuestro afán de satisfacer nuestro bienestar a costa de la supervivencia del vecino?

Lo siento, pero tiene los componentes de una dictadura al uso, a saber: soberbia, prepotencia, despotismo, falta de respeto por el individuo y las libertades (no tienen opción a negarse), los aniquilamientos masivos (abocamos a poblaciones enteras a morir lentamente con una alimentación deficiente, cuando no contaminada) y el ensalzamiento de una figura deshumanizada, en este caso el consumismo desmedido.

Como perteneciente al género humano, admiro y ensalzo nuestra nobleza pero, al mismo tiempo, maldigo nuestra estupidez e incongruencia.

Justine de la Bretonne

Agricultura ecológica,Ahorro energético,Alimentación ecológica,Autosuficiencia,Bioconstrucción,Consumo ecológico,consumo sostenible,Ecodiseño,Feria ecológica,Higiene personal ecológica,Mercado ecológico,Vida sostenible

Visita a Natura Málaga

30 may , 2012  

Un año mas visitamos Natura Málaga, con mucha gana, la verdad. Un año más coincidimos con viejos amigos como Naturcup, siempre al pié del cañon y conocidos de otras ferias como Triodos o Bioworld Shoes.

Este año la feria había crecido notablemente en numero de expositores, 90 en total y de charlas y ponencias, ahora bien, una cosa eché en falta, un mayor numero de stands de alimentación y sobretodo de alimentación fresca, haberlos los había, pero a mi parecer bastante escasos para tratarse de una feria ecológica. Sinembargo lo que si encontré fueros bastantes stands de aceite de oliva, a cada cual más impresionante, pero ya se sabe en andalucía el aceite es pura ambrosía, y más aún si es ecologico.

El resto de la feria se repartía entre otro tipo de productos y terapias (depuradoras, energías limpias, vehículos eléctricos, turismo ecológico…), sinembargo aun a pesar de la escased de puestos de alimentación (incluyo sitios donde comer), siempre es interesante acudir a este tipo de eventos, para animar a más productores cada año y más en Málaga, donde me consta que hay un buen número de bioagricultores.

Agricultura ecológica,Ahorro energético,Alimentación ecológica,Autosuficiencia,Decrecimiento,Ecobricolaje,Ecodiseño,Ecología,Huerta urbana,Huerto casero,Manualidades,Reciclaje,Vida sostenible

Semilleros, reciclaje y compostaje, todo en uno.

14 may , 2012  

Para quien tenga su pequeña huerta vamos a contar un pequeño método para la fabricación de semilleros que es muy interesante, simple barato y que evita la molestia que supone los transplantes para las raices. Vamos a fabricar nuestros propios semilleros con papel de periódico, o como diría Bill Mollison, vamos a “Convertir las malas noticias en buenas noticias”:

Necesitamos:

  • Papel de periódico
  • 1 tubo de cartón de esos de papel higíenico o similar
  • Algo para aplanar el papel (mango de un martillo, mazo de un mortero…)
  • Cinta de carrocero (opcional)
  • Compost, mantillos, turba…

Separamos una de las hojas dobles del periódico, la cortamos por el pliegue y cada una de estas partes la doblamos a la mitad.

Esto lo enrollamos alrededor del tubo, alineado este al borde plegado del papel.

Colocamos el sobrante hacia arriba, y lo remetemos dentro del tubo.

Giramos el tubo y con la ayuda del mazo (o similar) aplanamos el papel que hemos introducido en el tubo aplanándolo contra la mesa.

Ahora, opcionalmente podemos sujetar con un pequeño trozo de cinta de carrocero la parte superior del semillero para que no se abra tanto, aunque no es necesario, ayudará a que tenga algo más de estabilidad.

Sacamos el tubo del semillero y ¡listo!

Ya tenemos semillero, ahora cuando la planta tenga un tamaño apropiado para transplantarla, la transplantaremos con semillero incluido, así la raiz sufrira menos y el periódico se compostará y servirá de alimento a la planta.

Para regarlos sólo debemos colocarlos en una bandeja y echar algo de agua en la bandeja para que se riegue por capilaridad.

Agricultura ecológica,Ahorro energético,Alimentación ecológica,Consumo ecológico,consumo sostenible,Ecología,Permacultura,Producción ecológica,Vida sostenible

Razones por las que consumir ecológico

9 abr , 2012  

Hay personas que sencillamente se limitan a decir que consumir ecológico es caro y dificil, se limitan a ir a cualquier gran centro comercial donde un cuidadoso estudio de marketing le dirige en su compra, prácticamente compra sin pensar generalmente lo más barato, estos patrones excrupulosamente diseñados nos convencen (como si de una opinión propia fuese) que ciertos productos, a veces desmesuradamente caros respecto a precio que deberían tener, son los que “necesitamos” para ser mejores personas, y lo que apuntan como factor determinante para una compra es una marca determinada, a la que por decirlo de alguna manera le estamos financiando esa carísima campaña de marketing con la que nos vende un producto que o bien no tiene las propiedades mágicas que nos indica (ya sea producir beneficios de salud, tener exito en la vida o atraer cientos de mujeres como abejas a la miel) o bien carece de la calidad, valores y salubridad que pueda tener un producto ecológico. Pero hay que reconocer que ciertas marcas han conseguido tan buen producto de márketing que han pasado a ser una necesidad en la que tenemos una fe ciega. Véanse esos anuncios hoy tan comunes, en los que se simula un pequeño espacio de noticias de la salud en las que se indica que aúnque estemos bien, necesitamos (recomendamos, dicen) consumir un determinado producto de una determinada marca un determinado número de veces al día para estar más sanos… ¡menudo negocio!

Cabe decir, sinembargo, que nada de esas “mandangas” son necesarias para tener una salud de oro, si la alimentación es correcta y ecológica… Pongo un ejemplo del que hemos hablado en otras ocasiones, la leche, se da por sentado que es beneficiosa para la salud, principalmente para la descalcificación osea (osteoporosis), y sinembargo existen estudios que indican y demuestran todo lo contrario, que la leche descalcifica la masa osea y produce severos problemas gastrointestinales, ¿porque se conoce más la opinión que el estudio? ¿alguien ha visto a algún famoso diciendo “no bebas leche, que se te desharán los huesos”? en fin que cada uno saque sus propias conclusiones, pero como much@s habreis escuchado antes, el ser humano es el único animal que sigue bebiendo leche después de la lactancia siendo esta además la de otros animales… ¡somos más listos que la propia naturaleza!.

En definitiva podemos seguir como hasta ahora y mañana dios dirá, lloraremos entonces y diremos que no sabemos de donde vienen tantos problemas en nuestra salud y en nuestro planeta o podemos decidir por nosotros mismos, y elegir la mejor opción para todos, al elegir productos ecológicos, de producción cercana, y de temporada, estaremos siguiendo una pauta razonable de consumo sostenible, evitaremos por tanto los monocultivos que tanto daño hacen en al campo, evitaremos agroquímicos, completamente innecesarios en policultivos bien asociados, ayudaremos a la economía local, y sobretodo seremos sensatos consumiendo lo que corresponde en cada momento concreto del año evitando gastos intencesarios de energía y medios para obtener productos fuera de temporada o traerlo de la otra punta del mundo.

Os recomendaría buscar productores ecológicos cercanos a vuestra zona y que les compréis directamente a ellos o a sus distribuidores o cooperativas de confianza, será mucho mejor para todos, pero sobre todo para nuestro planeta.