Agricultura ecológica,Ahorro energético,Alimentación ecológica,Ecología,Vida sostenible

¿Quién debe a quién?

1 jun , 2012  

Para una enciclopedista como yo, el Hombre es el ser vivo más apasionante que ha existido.

Como individua de esta especie, soy consciente de que somos capaces de mostrar tanto una solidaridad infinita como una crueldad sin parangón en otro ser vivo de nuestro planeta. Nuestra soberbia es insultante y nuestra incongruencia alcanza cotas de vértigo-

Sobre esta última cualidad (no cabe otra explicación para lo que voy a contarles), versarán hoy mis reflexiones.

A ello vamos….

Durante siglos, pero principalmente desde la revolución industrial, los países del llamado “primer mundo” se han dedicado a esquilmar recursos naturales de las colonias que previamente habían conquistado a tal efecto. Haciendo gala de un egoísmo inusitado, hemos devastado áreas geográficas de gran valor, no sólo ecológico, en aras de un progreso que solo beneficiaba a unos pocos.

Hemos dejado a países ya pobres, aún más empobrecidos. Nos ha traído al pairo su futuro y el porvenir de su población.

Piensen un momento de donde nos vienen casi todas las materias primas que utilizamos para nuestro bienestar.

A partir de la segunda mitad del siglo XX, nos empezó a entrar un cargo de conciencia tal, que de algún modo había que aliviar.

Ningún problema: nos dedicamos  prestar ayuda económica a nuestras antiguas colonias, a cambio de unos intereses que nunca podrán pagar o, lo que es peor, a cambio de seguir haciendo en su país lo que nos venga en gana.

¿Cómo se explica, sino, que se creen grandes superficies de monocultivo en países en vía de desarrollo?

¿Cómo explicamos el uso de semillas transgénicas y pesticidas que afectan a sus aguas potables?

Sinceramente me indigna que sigamos pensando que estos países nos deben una enorme deuda económica cuando nuestro bienestar no hubiese sido posible sin sus productos y esfuerzos. La consecuencia ha sido un aumento aún más significativo de la diferencia entre países ricos y pobres.

Somos ricos porque les hemos quitado a ellos lo que incluso nos sobra.

Pero, pensemos por un momento en términos de ecología. ¿Quién estaría en deuda con quién? ¿Quién debería pagar por esa pérdida de recursos, ecosistemas y especies vivas que ya no recuperaremos?

Los países que más nos hemos enriquecido, que por otra parte somos los que más contribuimos al cambio climático, debemos de responsabilizarnos de la deuda histórica con los países empobrecidos. No se trata solamente de un acto de justicia, es indispensable para desarrollar una economía sostenible y justa que permita la supervivencia de nuestro mundo.

Pero esta deuda no es sólo por nuestras acciones del pasado. El primer mundo sigue siendo el que más contribuye al cambio climático por emisión de gases contaminantes pero, quien sufre las consecuencias es la población entera.

Lo más triste, es que las consecuencias de estos cambios climáticos – inundaciones, lluvias torrenciales, largos periodos de sequía – las sufren, en mayor medida e injustamente, los países empobrecidos por nuestro desmesurado consumismo.

Hemos criticado, atacado y eliminado las dictaduras más extremas de las últimas décadas pero, ¿Cómo llamarían ustedes a esta forma de ejercer nuestro capricho y nuestro afán de satisfacer nuestro bienestar a costa de la supervivencia del vecino?

Lo siento, pero tiene los componentes de una dictadura al uso, a saber: soberbia, prepotencia, despotismo, falta de respeto por el individuo y las libertades (no tienen opción a negarse), los aniquilamientos masivos (abocamos a poblaciones enteras a morir lentamente con una alimentación deficiente, cuando no contaminada) y el ensalzamiento de una figura deshumanizada, en este caso el consumismo desmedido.

Como perteneciente al género humano, admiro y ensalzo nuestra nobleza pero, al mismo tiempo, maldigo nuestra estupidez e incongruencia.

Justine de la Bretonne

Comunidad,consumo sostenible,Decrecimiento,Ecología,Vida sostenible

Un verde por otro

18 may , 2012  

Esta semana nos vamos a ir a uno de mis países favoritos: México., lindo y querido, como dice la canción.

Bien, vamos al tema:

Me ha llegado un artículo sobre el proyecto de devastar un cerro de la provincia de Guadalajara, en concreto Cerro Travesaño, perteneciente a la Alcaldía de Chapala.

Y ¿Con que propósito se querrá devastar un cerro con áreas de vida silvestre? Se preguntaran ustedes extrañados. Pues para que se extrañen aún más, ahí va la noticia:

 “SE DEVASTA UN CERRO EN CHAPALA PARA CONSTRUIR UN COMPLEJO DE CASINOS”

¡Con dos cojones!

Si me pongo irónica – porque ya se cansa una de cabrearse por estos temas – podría transmitirles muchas reflexiones al respecto, a ver si así, con la ironía, nos damos cuenta del despropósito:

En primer lugar, el impacto visual no sería tan grave: sustituimos el verde selva por el verde golfo de los tapetes de las mesas de apuestas.

Y podríamos seguir con el verde: pintamos todas las fachadas de este color, eso sí, en diferentes tonos. No olvidemos que en la variedad está el gusto.

Incluso las luces podrían ser de color verde

¡QUEREMOS VERDE! ¡SI SEÑOR!

Para que no pase como en Las Vegas, que crearon la ciudad en medio de un desierto, con lo que el gasto de trasvase de agua es tremendo, se ha pensado muy bien al crearlo en una zona húmeda.

Claro que el consumo de agua de unas instalaciones de este tipo podrían poner en peligro las reservas de agua de la zona. No hay problema ¡Nos quitamos la sed a tequilazo limpio!

Que no les parezca a ustedes tan extraño, las ventajas son muchas: nuestras estancias en las instalaciones transcurrirían en etílica placidez, potenciaríamos una industria autóctona y conservaríamos nuestros cuerpos en alcohol, inmunes a los deterioros.

¡No me digan que no es una idea genial!

Por otro lado, se potenciaría la economía de la zona a cotas jamás imaginadas por los campesinos locales.

Los agricultores pasarían a ser “croupiers”; los ganaderos se convertirían en chóferes, porteros o “seguratas” de los locales; y las lindas señoritas de la zona en camareras,  mesoneras como dicen allá, coristas o cigarreras.

Claro que se perdería la esencia mejicana – ¡tan linda! – y el honor de las señoritas pero, ¡Señores! ¡El progreso es el progreso!

Se acabó el trabajar de sol a sol para recolectar frutas y verduras.

Se acabó el trajín de acarrear ganado de un lado para otro, tragando polvo y con el pompis escocido de andar todo el día a caballo.

Se acabó el cocinar ricas tortillas de maíz y platillos picantes, o tejer, confeccionar o tallar artesanía autóctona.

La plena dedicación de la zona estará basada en “desplumar” a los turistas en las mesas de juego, atiborrarles de tequila y venderles “souvenirs” de auténtica artesanía local “made in China” y a precios comparables a los productos de las tiendas de la “Milla de Oro” madrileña.

Al fin y al cabo, para eso están los turistas.

Propongo a la Alcaldía que vaya estudiando, además, un programa de clases de capacitación para las diferentes modalidades que precisará la zona, a saber:

  •  Hacer combinados
  • Barajar con rapidez las barajas de cartas.
  • Agilización de servicio de barra.
  • Catalogación y segmentación de clientes por volumen de propinas.
  • Elevación de pierna sincronizada (queda muy feo que cada corista la levante por su cuenta).
  • Preparación de menú cuartelero con servicio de raciones ridículas en platos superlativos y a precios exorbitantes.
  • Detección de tahúres a simple vistazo.

Las riquezas que genere la actividad en los trabajadores locales les permitirá, por fin, de disfrutar de su lindo País, cuando se cansen de aguantar pelmas.

Para los mejicanos y viajeros de buen gusto quedarán sitios tan lindos como Puerto Vallarta, Acapulco, el Caribe Mejicano,….El resto, que se meta en los casinos.

Ahora en serio, con todo mi respeto, admiración y, desde lo más profundo de mi corazón:

Señores  ¡¡¡VIVA MEXICO!!!  pero el de verdad, el “chévere” y, por supuesto, sus amables gentes.

Justine de La Bretonne

Agricultura ecológica,Ahorro energético,Alimentación ecológica,Autosuficiencia,Decrecimiento,Ecobricolaje,Ecodiseño,Ecología,Huerta urbana,Huerto casero,Manualidades,Reciclaje,Vida sostenible

Semilleros, reciclaje y compostaje, todo en uno.

14 may , 2012  

Para quien tenga su pequeña huerta vamos a contar un pequeño método para la fabricación de semilleros que es muy interesante, simple barato y que evita la molestia que supone los transplantes para las raices. Vamos a fabricar nuestros propios semilleros con papel de periódico, o como diría Bill Mollison, vamos a “Convertir las malas noticias en buenas noticias”:

Necesitamos:

  • Papel de periódico
  • 1 tubo de cartón de esos de papel higíenico o similar
  • Algo para aplanar el papel (mango de un martillo, mazo de un mortero…)
  • Cinta de carrocero (opcional)
  • Compost, mantillos, turba…

Separamos una de las hojas dobles del periódico, la cortamos por el pliegue y cada una de estas partes la doblamos a la mitad.

Esto lo enrollamos alrededor del tubo, alineado este al borde plegado del papel.

Colocamos el sobrante hacia arriba, y lo remetemos dentro del tubo.

Giramos el tubo y con la ayuda del mazo (o similar) aplanamos el papel que hemos introducido en el tubo aplanándolo contra la mesa.

Ahora, opcionalmente podemos sujetar con un pequeño trozo de cinta de carrocero la parte superior del semillero para que no se abra tanto, aunque no es necesario, ayudará a que tenga algo más de estabilidad.

Sacamos el tubo del semillero y ¡listo!

Ya tenemos semillero, ahora cuando la planta tenga un tamaño apropiado para transplantarla, la transplantaremos con semillero incluido, así la raiz sufrira menos y el periódico se compostará y servirá de alimento a la planta.

Para regarlos sólo debemos colocarlos en una bandeja y echar algo de agua en la bandeja para que se riegue por capilaridad.

Ecología,General,Vida sostenible

Mareando Delfines

11 may , 2012  

Estimados amigos, esta semana me he llevado un enorme disgusto y mi indignación alcanza cotas enciclopédicas.

Les cuento:

Resulta que una ONG Peruana ha confirmado que el 100% de los delfines aparecidos muertos en sus costas murieron por un síndrome de descompresión e impacto acústico, producido por las ondas sonoras generadas por embarcaciones petroleras.

Al analizar estos cadáveres se han encontrado con oídos rotos, hemorragias y burbujas de gas en sus órganos vitales.

¡Pobres seres! Acabar de esta manera y totalmente indefensos ante nuestra desfachatez y prepotencia.

El delfín es, junto con el homínido, el ser más inteligente de la naturaleza. O al menos es lo que decimos los seres humanos. Habría que preguntarles a los delfines su opinión.

Muchas culturas pretéritas (Griegos, Celtas, Romanos,..) lo veneraban como a un dios. El delfín siempre nos ha acompañado en nuestras epopeyas a través de los mares. Divisar delfines en medio de la inmensidad de los océanos era, y es, muy reconfortante para el ser humano. Son animales que transmiten seguridad, amabilidad y tranquilidad.

A mí, particularmente, me parecen unos seres increíbles por su inteligencia, su dinamismo, su alegría. Creo que acabaron por error en un planeta, dominado por el ser humano, y que definitivamente no les merece. O a lo mejor es el planeta el que no se merece al ser humano.

Son numerosas las historias sobre delfines que han ayudado a sobrevivir a náufragos o a protegerles de depredadores como el tiburón. No sé si lo harán por instinto pero, de lo que no cabe duda es que siempre lo hacen forma desinteresada. Y ¿No es acaso claro síntoma de inteligencia superior la ayuda desinteresada?

¿Y como se lo agradecemos nosotros?

Pues contaminando acústicamente su entorno en aras de un progreso que, francamente, me parece cada día más abocado a la total aniquilación de la vida en la tierra.

Somos conscientes de que para muchos animales marinos la acústica es vital para su supervivencia pero, desafortunadamente nos trae al pairo (hablando de mares, aprovechemos para usar símiles marineros).

Los delfines se desplazan por los mares del planeta siguiendo rutas grabadas durante milenios en sus menorías atávicas. Nosotros también llevamos milenios desplazándonos por rutas marinas pero, sólo unos pocos decenios atronando con nuestros petroleros el entorno marino y desorientando animales acuáticos a diestro y siniestro, lo que les lleva, irremisiblemente, a la muerte.

Si ya no nos mueve el respeto al resto de seres vivos (estarán conmigo que esto ya es una realidad), podríamos preservar estas especies para aprender de sus hábitos en provecho nuestro. Alguna razón habrá para seguir una ruta en vez de otra, o para migrar en una época o en otra.

Pero, claro, eso sería un insulto a nuestra soberbia de “reyes de la creación”. Todo lo que no sean cálculos matemáticos, análisis y estadísticas no nos vale. Seguimos en nuestra infinita ignorancia, sin comprender que el mayor y mejor libro de aprendizaje es la naturaleza.

Lo más triste es que, para sobrevivir,  los únicos sitios que les van a quedar a los delfines serán los delfinarios, donde les enseñamos a pegar saltos y hacer piruetas para nuestro solaz y divertimento.

No puedo evitar preguntarme ¿Qué pensaran los delfines de nosotros? ¿Qué opinión de nosotros se les acabará grabando en la memoria?

Lo más probable es que acaben pensando (si no lo hacen ya) que somos un atajo de gilipollas integrales que estamos jodiéndolo todo por jugar a ser los “number one” del planeta.

Justine de La Bretonne

Ecología

El planeta de las medusas

4 may , 2012  

Estimados amigos, me van a permitir que el artículo de esta semana se lo dedique a mi amigo Javier Riaza, para desearle suerte si decide emprender la idea revolucionaria que me contó.

Vamos a ello….

¡Sí señores! Corremos ese peligro gracias al calentamiento global: convertirnos en el planeta de las medusas.

Muchos de nosotros llevamos ya algunos años notando el incremento de estos asquerosos animales (lo siento, pero me dan mucho repelús) en las playas de los litorales mediterráneos. Está claro que el calentamiento global afecta a la gran mayoría de seres vivos pero, existen ciertas especies que se benefician de estos trastornos climáticos. Me imagino a las medusas mirándonos desde la orilla, así en plan chulo: “Por mucho que os lo propongáis, a nosotras no nos vas a exterminar”.

A los simples mortales nos ha bastado pasar algunos días en la costa para percatarnos de este crecimiento desmesurado de la población “medusera”.

Están invadiendo los litorales de una forma alarmante, diría yo.

medusas

Fuente imagen: http://kerchak.com/medio-ambiente/proliferacion-de-medusas/

No obstante, si estas alteraciones no están contrastadas por sesudos científicos (ya saben, los que se aburren), la cosa no tienen visos de tomarse en serio. Da igual que se saquen medusas a palazos del agua; si no hay estadísticas contrastadas, no hay que alarmarse.

Y ahí tenemos a una treintena de climatólogos, biólogos, oceanógrafos, aficionados a estos asquerosos animales (lo siento, soy así de clara), y hasta economistas de diferentes partes de nuestro planeta, analizando el comportamiento de las medusas.

¡Manda huevos, que no tengan otra cosa más interesante en la que perder el tiempo!

Según estos señores la cosa no es para tanto. Estas alertas no se fundamentan en evidencias físicas ni en estudios científicos.

Y digo yo, ¿Qué mayor evidencia física que no poder meter un pie en el agua de la orilla, porque está plagada de figuras gelatinosas que cada año son, a ojos vista, más numerosas?

¿Acaso no son pruebas físicas y dolorosísimas las, cada vez más comunes, picaduras de estos seres?

Que les pregunten a los pescadores los inconvenientes, físicos y tangibles, que les causan las medusas que taponan sus redes.

Estos animales son capaces, incluso, de dañar infraestructuras de centrales eléctricas, con los consiguientes perjuicios para los sectores pesquero y turístico.

¡Pues va a ser que no! ¡Que estamos equivocados!

Y esto lo basan los seres aburridos (científicos) en una nueva base de datos, alimentada desde 1970, que consta de 500.000 puntos de datos sobre las poblaciones de medusas.

Todo esto para analizar donde crece y donde decrece la población de medusas. ¡Que cuajo tienen!

Medusa-acquario_di_Genova

Fuente imagen: http://www.planetasapiens.com/?tag=animales

Y, mientras tanto, las medusas a lo suyo, que es invadir cualquier litoral, molestando a los lugareños, a los turistas y a todo bicho viviente que se atreva a meterse en el agua.

Si hemos acabado con sus depredadores, pues ellas a medrar sin problema.

Se las ve navegando incluso más huecas. Así como pagadas de sí mismas. Henchidas de chulería y desdén.

Pero, amigos míos, no todo es de color de rosa para estos seres. ¡Ja!

Resulta, por increíble y asqueroso que parezca, que para la población china este animal es un auténtico manjar. ¡Hasta existen criaderos!

¡Dios mío! ¡Qué asco! No me quiero imaginar cómo lo prepararan…. ¿A la plancha con alioli? ¿Rebozadas a la romana?

Señores, les dejo con mis reflexiones de esta semana, porque realmente se me está poniendo mal cuerpo.

Creo que lo solucionaré pidiendo que me para preparen un suculento, tierno y muy ecológico chuletón de Ávila a la parrilla, regado con ese néctar de dioses que se produce en la Ribera del Duero.

Con mis respetos, desde luego, a los vegetarianos.

Justine de la Bretonne

, , , , , ,

Agricultura ecológica,Ecodiseño,Ecología,Permacultura

IKEA y el Nendo Dango

30 abr , 2012  

queremos-verde-ikea-bosque-3

Cada día es más normal encontrar grandes empresas presentes en varios continentes que van abriendo los ojos a la necesidad de un cambio en su forma de hacer las cosas.

Un cambio que les acerque a conseguir un mundo más sostenible, lo que se llama en el mundo de la empresa la RSE, Responsabilidad Social Empresarial, o la RSC, Responsabilidad Social Corporativa, para los más puristas.

Una de estas empresas, es IKEA. Una empresa que nos guste o no ha conseguido que haya alguno de sus productos y muebles en prácticamente todos los hogares de los países donde está presente.

Como es normal en una empresa de estás dimensiones, las cosas van despacio, pero poco a poco van tomando conciencia de que pueden hacer mucho más por el medio ambiente. Por el momento, para sus productos, utilizan el 21% de madera procedente de bosques gestionados de forma responsable.

Y otra iniciativa que están llevando a cabo es la campaña “Crea tu bosque IKEA Family” con la que pretenden crear un bosque cerca de cada una de sus tiendas, habiendo creado por el momento uno en Málaga y otro en Zaragoza. Para esta iniciativa, colabora con la Fundación Más Árboles, responsables del proyecto El viaje de las ardillas.

Para llevar a cabo esta labor de creación de un bosque, han elegido la técnica de Nendo Dango, creada por Masanobu Fukuoka, del que ya hemos hablado en algún ocasión en este blog.

Este método, consiste en crear unas bolas de arcilla en las que se introducen las semillas de las plantas que queremos cultivar, materia orgánica que les sirva como abono y un repelente natural para protegerlas de animales, pájaros e insectos.

Y para que podamos también colaborar, IKEA nos ha enviado un kit  de Nendo Dango con el que podemos hacer nuestras propias bolas de arcilla para colaborar en la reforestación.

A continuación, os dejamos las fotos del kit y os animamos a todos los que os interese, a hacer vuestras propias bolas y utilizarlas en vuestros huertos, terrazas…

queremos-verde-ikea-bosque-1queremos-verde-ikea-bosque-2queremos-verde-ikea-bosque-3

 

 

 

 

, , , , , , , , , , , ,

Ecología,Ecoturismo,Vida sostenible

Eco safaris

27 abr , 2012  

Esta semana me gustaría trasmitirles mis impresiones sobre una práctica nueva y, en teoría, respetuosa con el  resto de seres vivos de nuestro planeta: el Eco Safari.

No cabe duda que hemos evolucionado desde que encerrábamos a los animales salvajes en jaulas donde apenas podían moverse, rodeados de barrotes de metal y suelos de cemento; elementos que para nada forman parte del entorno natural de ningún ser vivo.

¡Pero los humanos somos así! Con tal de satisfacer nuestra curiosidad, nos importa un bledo meter a un ser vivo habituado a recorrer grandes extensiones de bosques,  como es el caso del oso pardo, en un espacio de 4 x 4 metros, sin un ápice de vegetación y expuesto a las miradas de todo el mundo. Sin intimidad ni para comerse las pulgas tranquilamente.

Lo más indignante del caso es que por un lado nos fascinaba ver animales con enormes colmillos, garras como cuchillas y pelajes a cual más exótico (la naturaleza es inmensa en creatividad y diversidad); y por otro lado nos extrañaba el comportamiento alienado de lo que llamábamos “fieras”.

Prueben ustedes a pasarse la vida recorriendo un cuartucho de las dimensiones de estas jaulas, expuestos a todas las miradas y recibiendo mofas, cascaras de cacahuete o mondas de mandarina. ¡Es para acabar agilipollado del todo!

Todo eso ya cambió, afortunadamente. Ahora se lleva lo ecológico, el respeto por la naturaleza y la preservación de la flora y fauna autóctonas.

Para ello, hemos cambiado las antiguas visitas al zoo por visitas guiadas a selvas, sabanas, desiertos, etc.… para ver a los animales en su entorno natural. Les observamos desde una distancia prudencial y ellos a su bola, cazando, procreando, tumbándose al sol,…

Seguimos siendo los mayores cotillas de este planeta pero, eso sí, manteniendo a salvo nuestra conciencia.

El problema viene ahora porque según recientes estudios de expertos biólogos (ya saben, los que por aburrimiento se dedican a cuestionar y echar por tierra cualquier iniciativa divertida), resulta que esta práctica es tremendamente desagradable para los animales salvajes y, en especial, para los primates. Curiosamente nuestros más cercanos parientes.

Parece ser que muchos gorilas sufren de stress al ver invadido su territorio. De hecho, muchos no aceptan la comida que los humanos les tiran. La verdad es que no me extraña. Me imagino a una mama gorila advirtiendo a su pequeño:

“No cojas ni comas nada que te den esos animalitos tan raros que llevan encima trapos de colorines. Ellos comen cosas muy raras y podrías acabar pochito”

Y el pequeño primate que, como todos los animales salvajes, es muy educadito, hace caso a su mamá y si  algún humano le tira algo huye despavorido

Los biólogos aburridos han descubierto que los animales se sienten muy incómodos con nuestra presencia. Son observados en cada actividad que realizan y eso, si no eres por naturaleza exhibicionista, se lleva muy mal.

La vida salvaje está muy bien orquestada, pero es muy cansado hacer cada día la misma función cada vez que aparece un jeep de excursionistas.

Tomemos el caso de las gacelas Thompson:

Como todos los animales, son muy disciplinadas y saben que tienen que pastar en grupo, así como con un aire despreocupado, para echar a correr a toda velocidad y en todas las direcciones cuando aparece un felino con clara intención de convertir a alguna de ellas en su cena.

Ellas corren y corren hasta llegar a cualquier arboleda y, golpeando con la pezuña, gritar “Por mí y por todas mis compañeras”.

Pero eso en la selva no vale.

Tampoco vale que el León (o el guepardo o el leopardo) ese día se sientan cansados y sin ganas de correr.

¡Te fastidias y te haces los 100 metros sabana a 115 km hora! ¡Vago, más que vago!

¿Cómo, si no,  podrían los de Nacional Geografic hacer esos reportajes tan bonitos?

Así pasa con todos los animales, se mueven por la sabana en una coreografía ordenada y vistosa: las cebras entremezcladas en los rebaños de ñus y cruzando juntos el río cuando deben, es decir, cuando los cocodrilos están listos para engancharles; los grandes felinos tumbados a la sombra de cualquier árbol; las jirafas paseando majestuosas a contraluz del sol,… ¡Y mucho ojito con salirse del camino! Sería una lástima estropear el encuadre de una fotografía.

Pero claro, estar siempre a punto estresa mucho a los animales salvajes, aunque a nosotros nos haga felices. ¡Pobres ilusos! ¡Maldita plaga planetaria!

¿Con qué derecho nos atrevemos a invadir cualquier espacio virgen y natural?

Da igual la pátina de ecología con que barnicemos nuestra curiosidad. De una forma o de otra, no paramos de dar por culo al resto de especies.

Justine de la Bretonne

, , , , , , , , , ,

Agricultura ecológica,Ecología,salud,Vida sostenible

Plantas, ¡gracias!

25 abr , 2012  

De tod@s es sabido que las plantas purifican el aire, y que además tienen infinidad de funciones para infinidad de problemas, pero no siempre es necesario convertir las plantas en algún producto elaborado para que hagan su función, en muchos casos simplemente con cuidarlas y tenerlas cerca ya pueden aportarnos infinidad de beneficios.

La albahaca, además de ser una fantástica aliada en la cocina y perfumar nuestro jardín también mantendrá a raya a montones de insectos, sobre todo a los insidiosos mosquitos, esos mismos mosquitos también podemos auyentarlos con las perfumada lavanda, acérrima enemiga de las polillas.

El bambú, el aloe, la gebera o Dieffenbachia entre otras, son excelentes depuradoras de gases nocivos provenientes de pinturas, pegamento o caucho entre otros materiales, muy comunes en casí cualquier hogar, Aquí podéis ver un listado más específico de algunas planta depuradoras del aire que sin duda esperamos que pongais en práctica, ya que las plantas no sólo adornan, huelen bien o nos sirven de alimente, si no que también por poco más que un poco de cariño.

Agricultura ecológica,Comunidad,Consumo ecológico,consumo sostenible,Decrecimiento,Ecología,Vida sostenible

Madre tierra

23 abr , 2012  

Ayer fue el día de la tierra, y casi podríamos decir con toda seguridad que es una de las celebraciones más importantes del mundo. Como cantan Los Jaivas “Para que vivir tan separados, Si la tierra nos quiere juntar” y nosotros sin embargo empeñados siempre en matarnos y odiarnos por un pedazo de tierra que deberíamos compartir, un pedazo de tierra que se nos ofreció como el mayor gesto de generosidad, y egoistamente la abarcamos, insultamos, y hacemos enfermar. El mayor de los sinsentidos…

Bien es cierto que para respetar cualquier cosa, debemos empezar por conocerlo, con la tierra no iba a ser menos, hace ya mucho tiempo que las personas en su mayoría han perdido el contacto con la tierra, y a esta no la ven más que como algo sucio o peor aún, como mero soporte para su tan querido asfalto.

La tierra y sus millones de habitantes microscópicos es de una riqueza y una memoria pasmosa, en la tierra está todo, todo nace y vuelve a la tierra para volver a nacer en un ciclo cerrado y perfectamente sincronizado, si matamos la tierra nos matamos a nosotros mismos.

Os dejamos con un enriquecedor documental que explica la necesidad de una tierra sana y de la capacidad de la naturaleza para regenerarse.

Tierra! from Horatiux on Vimeo.

Ecología

Extinción por huevos

20 abr , 2012  

Esta semana ha llegado a mis manos un interesantísimo artículo de la BBC que empieza de esta manera:

“Lo que selló definitivamente el destino de los dinosaurios fue que ponían huevos”

¡Ni asteroide ni leches!  ¡Por huevos!

Ahora en serio, según estudios realizados por científicos que, al parecer no tienen otro hobby en el que perder el tiempo, el asteroide que se estrelló en nuestro planeta sólo fue el detonante de una extinción en cadena, lo que resultó determinante fue el carácter ovíparo de estos animales. En otras palabras, su estrategia reproductiva.

En comparación a  su gran tamaño, los dinosaurios ponían huevos muy pequeños. Esto es debido a que el embrión necesita que pase oxígeno a través de la cascara, por tanto esta no debe de ser muy gruesa, lo que limita su tamaño. Cuanto mayor es el huevo, más gruesa es su cascara, pero hasta cierto límite que permita ese paso de oxígeno.

queremos-verde-nido-dinosaurio

Un nido de huevos está a merced de cualquier depredador.

Por otro lado, las crías de dinosaurio dependen desde su inicio del alimento disponible en su entorno, con lo cual deben competir con especies de diferentes tamaños por el alimento. Mientras ellos ocupaban siempre el mismo nicho ecológico, se pasaban cada etapa de su vida compitiendo con diferentes especies de mamíferos.

Los dinosaurios fueron evolucionando hasta convertirse en los mayores animales sobre la Tierra, pero esta falta de especies de rango mediano determinó su total extinción. Tras el impacto del asteroide, todos los animales con peso superior a 25 kilos perecieron. Sobrevivieron las especies de menor tamaño; especies con las que se continuó la cadena evolutiva.

queremos-verde-meteoro

Fuente imagen: http://trikinhuelas.com/archivos/2006/06/02/la-colision-de-un-meteorito/

Ser el grandullón del barrio tiene sus ventajas, pero cuando llegan desastres de este tipo, eres el primero que los recibes…..

Es justamente lo contrario que ocurrió con los mamíferos:

Llevan a sus embriones siempre consigo.

Una vez que nacen sus crías, las alimentan a partir de su propio cuerpo.

Su reducido tamaño les permitió refugiarse y sobrevivir a los impactos y tremendos cambios climáticos ocurridos tras el choque del asteroide.

La diversidad de tamaños en estas especies conlleva la ocupación de diferentes nichos ecológicos. Por todo ello, muchas especies sobrevivieron al drástico aumento de las temperaturas ocultándose en cuevas o en medios acuáticos, mientras que la mayoría de los dinosaurios quedó incinerada de forma instantánea y, los que sobrevivieron a duras penas aguantaron unos pocos meses con ese calor asfixiante.

Otra característica determinante fue su alimentación:

Los dinosaurios eran mayormente vegetarianos, por lo que la abrasión de la gran cobertura vegetal les dejó sin alimento y, al desaparecer ellos también, dejaron sin alimento a los pocos saurios carnívoros.

Lo siento por los vegetarianos pero, es un hecho.

Los mamíferos podían alimentarse de insectos, plantas acuáticas; por lo que su abanico de nutrientes era más amplio y se adaptaba a las circunstancias.

Este artículo me ha hecho reflexionar en lo invencible que resulta la vida cuando quiere a toda costa salir adelante. Da igual la forma que sea. Los ecosistemas y las faunas se adaptan a las nuevas realidades.

Somos un milagro de la evolución, que ha sobrevivido al imperio de los grandes saurios, al impacto de asteoroides, a cambios climáticos de nivel planetario pero……¿seremos capaces de sobrevivir a nuestra ignorancia, prepotencia e insensatez?

Hagamos un intento para conseguirlo…aunque sea por huevos

Justine de la Bretonne

, , , , , , , , , ,