Vida sostenible

Me largo al campo ¡Ahí os quedáis!

23 Nov , 2011  

…O lo que es lo mismo, ¡autosuficiencia y punto!

¿Quién no ha pensado alguna vez en hacerle un “corte de manga” al jefe y marcharse a vivir al campo?

Pero son tantos los miedos debidos al desconocimiento que nos vemos imposibilitados a hacer un cambio tan drástico en el modelo de vida. Muchas veces, es cierto, que terminamos por aborrecer y despotricar contra todo lo que huela a sociedad, y no es que nos hayamos vuelto punkis de repente. Simplemente nuestro subconsciente nos avisa de la insostenible y la ilógica de la forma de vida y exigencias actuales, donde nuestro tiempo no es nuestro, se nos exigen multitud de tareas que para nada suelen repercutir en nosotros, y para colmo hagamos lo que hagamos estamos siempre en constante dependencia de una maquinaria politico-social que ni el mejor de los relojes suizos.

Debemos confiar (y por ello estamos “vendidos”) en cada uno de los engranajes que mantienen el mecanismo social al que pertenecemos, siendo cada uno de nosotros especialistas perfectamente sustituibles pero inútiles fuera del engranaje… Eso sí, que quede claro, que sin nosotros tampoco funcionaría.

Y hay algo con lo que contamos: nuestra capacidad de aprendizaje, medicina como ninguna para la cura de inseguridades y miedos. Cuanto más simplifiquemos las cosas, menos nos costará llevarlas a cabo, y antes y mejor aprenderemos a resolver lo que necesitemos…

Necesitar… ese es otro término… como decirlo… ¡traicionero!, ¿qué necesitamos realmente?

Continuamente nos sobrealimentan las neuronas infinidad de anuncios, incitándonos a comprar, consumir y tener cosas que nos aportarán un placer instantáneo y poco duradero, que deberemos realimentar continuamente… me suena a drogadicción no declarada (en mi opinión).

El hombre (inluiré aquí también a la mujer, ustedes me perdonen) fue hombre incluso sin taparrabos, con una herramienta que suplía cualquier otra carencia o debilidad que tuviera la especie, el cerebro.

No me imagino a ningún Hombre de Cro-Magnon vistiendo un taparrabos con las iniciales D&G. Simplemente aprendían y cubrían sus necesidades básicas sin mayores preocupaciones que vivir y ser feliz, y eso fue algo que acompañó al hombre durante siglos…

En resumen, ¿qué necesitamos?, poca cosa, la verdad y mucho de lo que tenemos podemos resolverlo nosotros simplemente recuperando memoria y sirviéndonos de nuestra inquietud innata.

No se trata de la noche a la mañana mandar todo a freír espárragos y volvernos ermitaños y huraños, pero si de simplificar nuestras necesidades y recuperar antiguas costumbres que nos hagan más ricos por necesitar menos que los demás. Como siempre proclamó John Seymour, mucho de lo que compramos lo podemos fabricar nosotros mismos y mucho de lo que nos deshacemos podemos reaprovecharlo o reciclarlo mucho mejor de lo que creemos, Sembremos e intercambiemos nuestros alimentos, hagamos nuestras conservas, aprendamos a reparar todo aquello que se rompa, ya sea un coche o un calcetín, etc… ¿y el dinero?, no siempre es necesario, siempre podemos trocar y simplemente usar nuestro tiempo para ser más felices, por que como dijo Oscar Wilde: -“Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo.”-

, ,


39 Responses

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: …O lo que es lo mismo, ¡autosuficiencia y punto! ¿Quién no ha pensado alguna vez en hacerle un “corte de manga” al jefe y marcharse a vivir al campo? Pero son tantos los miedos debidos al desconocimiento que nos vemo……

  2. […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos Me largo al campo ¡Ahí os quedáis! queremosverde.com/2011/11/me-largo-al-campo-%C2%A1ahi-os-…  por kreatikko hace […]

  3. nofler dice:

    exactamente, te animo a que escribas más sobre este tema, yo soy una de esas personas que se escapó de la moda , de la ciudad, de la pijería para vivir en una aldea en una casita de piedra que se calienta con leña y el agua es de una fuente natural maravillosa, donde mis amigos y vecinos, son zorros, ardillas, lobos, jabalís , salamandras, pájaros y soy feliz , plenamente feliz, de momento no he roto todos los hilos estoy atrapada a “la ciudad” por mi trabajo, pero el resto de tiempo vivo en libertad y lejos del consumo compulsivo , consumo significa : gastar y destruir, yo gracias a Dios he salido de ese maldito mundo que nos autodestruye, uno de mis blogs es “Consumo equilibrado y ecológico” y otro “madre tierra”, donde denuncio el maltrato a la madre tierra y a nosostros mismos.

    Enhorabuena!!!

    • admin dice:

      Muchas gracias por tu comentario y por compartir la felicidad de tu cambio de modo de vida. Posiblemente “Largarse al campo”, con matices, sea la solución, y digo con matices dadas las malas interpretaciones que la gente hace al respecto, tu sabrás de primera mano que se puede vivir en comunidad, con poco y en lugar de agotar recursos, generarlos, y seguir las pautas que marca la naturaleza, véase la permacultura que funciona perfectamente (hablo de hechos), regenerando continuamente la tierra y surtiéndonos de inagotables fuentes de alimento infinitamente más variadas que las que la industria alimentaria pueda ofrecernos. En fin, tu como “aldeana” (¡me encanta esa palabra!), puedes contar de primera mano que el cambio es posible, que no es cosa de cuatro locos y que no es necesario vivir en cuevas. ¡Dejemos los taparrabos para el verano!

      Por cierto, ¡sigue así con tu blog, que toda información es poca!

  4. SusanaVRuiz dice:

    Felicidades por el escrito. La verdad es que leer cosas de este tipo reconforta mucho y sobre todo en momentos de crisis como los actuales. Cierto es que vivimos en un mundo con necesidades creadas por el consumismo. Poco a poco deberíamos alejarnos de esa tónica para aprender a disfrutar y valorar de la sencillez de la vida. Y de la naturaleza.

  5. Constantino Álvarez Márquez dice:

    Pues no quiero faltarle al respeto a nadie, pero tengo la impresión que no tenéis mucha idea de lo que habláis. Así que el hombre de cromagnon “vivía feliz” … hasta los cuarenta años, después de haber visto morir a la mitad de sus hijos y comido de piojos. El “desarrollo” podrá parecer malo, pero nos pone comida en la mesa, nos abriga o nos cura sin necesidad de hacer los esfuerzos que nuestros “felices” antepasados tenían que hacer, pudiendo dedicar ese tiempo para otras actividades. El que quiera vivir como un amish o como un cromagnon que lo haga, pero por favor no nos vendáis la moto de que así se vive mejor… a mí dejarme con mi Ipad, mi medicina moderna, mi coche para moverme donde quiera, mi calefacción en invierno y mi aire acondicionado en verano. En fin estas cosas que nos distinguen de los animalitos del campo.
    Un saludo

    • admin dice:

      Hola Constantino: No faltas al respeto, es tu opinión y como tal es totalmente válida, desde tu punto de vista. Yo por mi parte puedo asegurarte que conozco muy de cerca el tema del que hablo, y no me refiero a libros y estudios, si no de experiencias y vivencias. Por otra parte, se está llevando a malas interpretaciones parte del texto, probablemente sea un error por mi parte, no soy literato, si es así me disculpo, no obstante la idea, como bien han interpretado otros lectores y siendo la que se pretendía exponer de forma “exagerada y jocosa” la vida que antes tuvo el ser humano, y no os quito razón en tanto que la vida del hombre ha sido cruda por mil razones, pero lo que aquí se pretende es concienciar de otras alternativas totalmente aplicables, e insisto, “no me refiero a vivir en cuevas con taparrabos”, pero sí a controlar nuestro impacto sobre el medio ambiente, todos queremos vivir con esas comodidades que dices, eso es el progreso, no te quito razón, pero hay que buscar alternativas (que existen) y que nos pueden ofrecer todo eso y además, al contrario que casi todas esas comodidades con las que hoy contamos, tienen un menor impacto medioambiental. Me explico, ¡qué hace falta para fabricar un i-pad?, ¿qué sucede mientras y después?, podría ir desgranando muchos temas, como el impacto real de los transgénicos (falsa panacea) y los monocultivos masivos acaban por esterilizar las tierras, las innumerables guerras por el Coltán, mineral imprecindible en cada uno de nuestros teléfonos móviles, etc, como se reutilizaron los químicos sobrantes de las guerras mundiales para su uso como herbicidas y similares sin ser necesario su uso, y por supuesto como los países más pobres mal venden o envenenan sus tierras forzados por el primer mundo para que aquí podamos vivir a cuerpo de rey… la lista es larga, y desde luego que debemos trabajar con mucho esfuerzo para conseguir esa vida auto suficiente, todo requiere trabajo, y la recompensa es evidentemente diferente, pero desde luego si lo que queremos es trabajar en una oficina con un horario de 8 a 3 con un buen sueldo y mucho tiempo libre para ocio y similares, no te lo voy a reprochar, cada uno es libre, pero a mi, mi conciencia no me lo permite.

      De todas formas, muchas gracias por tu opinión, y te animamos a leer el resto de entradas del blog.

      Un saludo

  6. nofler dice:

    gracias admin , cuando era pequeña, mi madre que es un poco parecida a Constantino, decía de forma despectiva no hables mal, refiriendose a la gente de pueblo como inferiores, en mi colegios de niñas pijas, llamaban aldeanas a las que procedían de pueblo, mientras yo una niña rubia, guapa y de ciudad pensaba…¿y si todos están equivocados despreciando ese mundo escondido?

    Así que me fuí a comprobar como es ese mundo y alucino es mucho mejor de lo que nunca imaginé. El y mi marido me han ensaño a vivir de verdad, a apreciar la vida y otra manera de enterder la existencia y la naturaleza, el respeto hacía todo, comprando menos y NO TIRANDO TANTA BASURA.
    Constantino, debo decirte que el desarrollo no pone comida en el plato, la pone el esfuerzo nuestro de cada día, además añado que el progreso está muy bien, pero dentro de unos parámetros lógicos y respetuosos. Lo que tenemos actualmente es PROGRESO DESCONTROLADO. Una forma de vivir absurda que acaba con los recursos naturales del planeta, comprar y comprar.

    Te digo que chica mona de ciudad, por ello participé en el tipo de vida moderna, peluquería y comprar modelitos o cosas monas para casa. Ahora que soy una mujer madura, me doy cuenta de mi gran error, participar en un mundo consumista que se auto-destruye.
    Siento ocupar tanto espacio.

    Saludos a todos!!!

  7. Auxi dice:

    No es fallo del escritor que el lector se ciña a las metáforas usadas y no recoja el mensaje. Por favor, vamos a dejar de pensar que haya gente que se quiera meter en una cueva semidesnuda y se deje morir si el frío cala sus huesos. Se trata de reclamar un desarrollo justo, que no se base en explotar (Utilizar en provecho propio, por lo general de un modo abusivo, las cualidades o sentimientos de una persona, de un suceso o de una circunstancia cualquiera) los recursos naturales y, sobre todo, en empobrecer cada día más a los pobres para enriquecer cada día a los más ricos. Este modelo se está autodevorando (protestas a nivel mundial contra el sistema) y muchas veces la única oportunidad de no contribuir con ello es marchándose al campo, salirse de aquí.

  8. Ylex dice:

    No se trata de renegar del desarrollo, sino de escapar de la atmósfera consumista, hedonista y vacía, llena de necesidades artificiales que la industria no para de generar para que nosotros la mantengamos.
    Se trata de vivir el mayor tiempo posible para nuestro propio desarrollo personal, y no para cubrir por pura inercia social las expectativas que otros se han formado sobre nosotros. Se trata de tomar las riendas de la propia vida en lo que sea posible, de desconectar y tomar perspectiva, de pararse a pensar, de mirar nuestra existencia desde fuera y con calma, no de involucionar, sino de crecer.

  9. Constantino Álvarez Márquez dice:

    Agradezco el tono que me dirigís, a pesar de que me consideréis un “hereje”. Yo también creo que no me he explicado bien, ya que no quería caer en el estereotipo del ecologista bobalicón y fuera de la realidad (que también existen). Pero tampoco quiero que me calcen a mi el estereotipo de “fascista” medioambiental , por lo que me gustaría explicarme. Creo que hay dos tipos de ecologismo, o mejor, de posturas ante el medio ambiente: unos que creen que hay que cuidar al máximo el medio natural y que la tecnología debe ponerse al servicio de su preservación, haciendo posible compaginar desarrollo y conservación. Pero hay otro convencido de que el ser humano es un virus para el planeta, que el desarrollo es incompatible con el medio ambiente y que la naturaleza está por encima del ser humano. Para mí, esto se trata de un error. El medio ambiente, la naturaleza, está al servicio del ser humano y no al revés. Debemos cuidarla porque nos va la supervivencia en ello, no porque no tengamos derecho a servirnos de ella y a usarla, como a veces parece que piensan los ecolos. El hombre lucha contra la naturaleza desde que apareció sobre la faz del planeta, porque la naturaleza es lucha, una lucha cruel de las especies por prevalecer y no un jardín armonioso y estupendo. Si por expandir nuestra especie y nuestra conciencia debemos quemar combustibles fósiles o extraer coltán, que le vamos a hacer salvo intentar hacerlo lo menos dañino posible para el medio ambiente, pero repito: lo atendible es el deseo del hombre de moverse, calentarse, comunicarse o vencer las enfermedades, nunca los supuestos derechos de la naturaleza que ni existen, ni pueden existir.
    Un saludo verde, pero con matices.

    • admin dice:

      Así creo que comenzamos a entendernos, ¡me alegro!, y aunque no compartamos la misma opinión en todos los aspectos me alegro por tu commentario y tu diálogo y por el debate que esto está formando, muy interesante, y como no tu opinión es perfectamente válida.

      un saludo

  10. mar benito dice:

    Hola a todos,
    Yo creo que las personas que escriben en queremosverde, y lo digo porque soy intima amiga de Justine de la Bretonne, lo que realmente quieren poner de manifiesto es la necesidad de que nos concienciemos sobre lo que le estamos haciendo a nuestro planeta. Que esto no es un saco sin fondo.
    Cada uno tiene su forma de hacerlo; unos con sorna, otros tiernos, otros en tono de critica muy ácido pero, somos adultos serios e inteligentes todos. Estoy segura de que ninguno de nosotros ha tenido la intención de faltar el respeto a nadie. Pero no me negueis que esta polemica es muy, pero que muy interesante.
    Un fuerte abrazo a todos

  11. Constantino dice:

    Lo que si es cierto es que da gusto hablar con personas como los parroquianos de esta casa, que tienen tan claro que el debate civilizado es la unica fuente de conocimiento ( perdon por la ausencia de tildes, que no se como diablos se ponen). Lo que quiero decir es que pensamiento verde debe partir siempre desde el humanismo y tender al humanismo, nunca lo contrario. La naturaleza es un medio, nunca un fin, para que hombres y mujeres podamos usarla en nuestro beneficio durante el tiempo que dure el planeta. Es claro que si nos la cargamos se nos fastidio el invento, con lo cual podemos invertir mi afirmacion anterior: no se puede tener un pensamiento humanista de espaldas a la naturaleza. Pero de ahi a mitificar a la Madre Tierra,Gaia, la naturaleza o alguna magufada similar creo que hay un trecho. El mismo que media entre lo sublime y lo ridiculo.
    Saludos

  12. nofler dice:

    desde tiempos remotos , los pueblos indígenas adoraban a su pachamama, la madre tierra, ahora los pocos agricultores que quedan, que han aprendido de verdad a amar a la madre tierra, son los que la respetan , los demás sólo la explotan, experimentan y por consiguiente la destrozan. Esto no es un cuento de hadas o una mitificación de nada, es una realidad que cuenta una persona que vive en el monte, en plena naturaleza con agricultores que todavía conservan aquello que está en vías de extinción, el respeto hacía la tierra que les alimenta y les dá lo que necesitan.
    El hombre ha sido inconsciente generación tras generación y se ha permitido el lujo de cargarse todo lo que toca, pocos somos los humanos que entienden y respetan a la naturaleza, a pesar de que algunas personas crean que tenemos derecho a tocar y romper todo.
    Insisto, en una cosa, persigo el respeto hacía la madre tierra, nada más.
    Saludos!!!

  13. Constantino dice:

    Pues a esto es lo que me refiero: a sustituir la razon por el mito. Los pueblos “indigenas” (que solo significa que son naturales de un pais, es decir lo somos todos) adoraban en tiempos remotos a la madre tierra … y ofrecian sacrificios humanos, achacaban a los espiritus las enfermedades y robaban el ganado y las mujeres de las tribus vecinas. La “madre tierra” solo es el monton de polvo cosmico que nos ha tocado en suerte durante algunos millones de años, apenas unos segundos en la historia del universo. Hay que mantenerla limpia y en estado de servirse de ella, de la misma manera que tienes que mantener tu casa para poder vivir confortablemente en ella.
    Decir que el hombre ” ha sido insconsiciente generacion tras generacion”, porque no entendemos la naturaleza, en el siglo que la comprension y el estudio de las leyes de la naturaleza nos ha llevado a desentrañar sus secretos, a explorar el espacio y las profundidades marinas, a asomarnos al universo subatomico … me parece un poco exagerado y tendencioso. No comparto en absoluto esa idea,algo bobalicona, de que todo lo natural es mejor que lo artificial. Y que quieren que les diga, la colina Atica seria muy bonita, pero con el Partenon queda mucho mas chula.
    Un saludo

  14. nofler dice:

    las posturas, han quedado muy claras, Un saludo!!!

  15. nofler dice:

    os dejo aquí tambien, mi manera de entender la vida “desaprendo día a día velozmente” os invito a la lectura, seguro que estais de acuerdo, saludos!!!

  16. Joaquín dice:

    Estoy en total desacuerdo con Constantino. Tiene una visión antropocéntrica de la vida y del univeros. Para él el hombre es el centro de todas las cosas. Todo lo que existe está ahí para satisfacer las necesidades y los caprichos del dios hombre, ese ser ínfimo que cree que todo lo puede. Por el contrario, yo prefiero pensar que todo está interrelacionado y que nadie es más que nadie, el más pequeño de los insectos merece tanto respeto como el más grande de los mamíferos. Solo cuando llegemos a ese estado en que el respeto a la naturaleza será ley acatada por todos podremos garantizar la supervivencia de las futuras generaciones. Mientras tanto, el hombre seguirá siendo un lobo para el hombre y un vampiro para las demás especies.

  17. Joaquín dice:

    Os invito a visitar mi página. Yo soy uno de esos ecologistas “fanáticos” de que habla Constantino, de esos que piensan, y a los hechos me remito, que el hombre es un virus que se dedica hoy más que nunca a destruir el planeta en que vive.

    http://alalzada.blogspot.com/

  18. Constantino dice:

    Bien, pues seguir pensando así y no os extrañéis de que el común de los mortales os considere una secta de flipados desconectados de la realidad. Si el hombre es un virus para el planeta solo hay una conclusión lógica: el hombre debe desaparecer, que es lo que se hace con un virus. Parece que olvidáis que el hombre es un ser tan natural como un tigre, una abeja o un topo y de la misma forma que ellos usan los medios que la naturaleza les ha dado para matar gacelas, construir colmenas o abrir túneles, nosotros utilizamos nuestros recursos para alimentarnos, refugiarnos o protegernos. Ellos usan garras y dientes y nosotros nuestra inteligencia, aunque a veces parezca mal repartida, pero hacemos exactamente lo mismo que ellos: aprovechar las oportunidades que la propia naturaleza nos brinda para sobrevivir. ¿Qué pretenden exactamente los que mantienen estas tesis tan tremendistas? ¿Que mañana cierren todas las fábricas, se aparquen todos los coches y se abandonen los pozos de petróleo? ¿Siete mil millones de personas viviendo en chozas “en completa armonía con la naturaleza”?
    Lo dicho, salvo que los que me reprochan tomar al hombre como punto de partida de un discurso ético coherente vivan como “Unabomber” (que no es el caso, porque al menos tienen conexión a internet), también ellos usan coches, aviones, medicina moderna y en general esos avances de los que tanto abominan. No creo tanto que sea hipocresía como simple ignorancia.

  19. Joaquín dice:

    Te equivocas. Si el hombre es un virus no es que deba desaparecer, es que debe dejar de ser un virus. ¿Tan complicado es respetar de una vez por todas la tierra?

    Una vez más te equivocas: no usamos los recursos naturales para alimentarnos, refugiarnos y protegernos, sino para matar a mil millones de personas de hambre, crear guerras sin cesar y difundir todo tipo de enfermedades, aparte de mantener las injusticias. No creo que esa sea usar una manera ‘inteligente’ deusar los recursos naturales.

    No aprovechamos las oportunidades que nos da la naturaleza, sino que las destruimos hasta el punto de que no es seguro que las práximas generaciones puedan disfrutar de ellas.

    Nuestras tesis son tremendistas porque la situación que atraviesa el mundo es tremenda: nos lo estamos cargando a fuego lento, así de simple. A los hechos me remito.

    Y prefiero vivir en choza respetando la naturaleza; por lo menos garantizoaría mi porvenir y el de mis hijos. El ecologista propone que se prescinda, en efecto del petróleo, y que además se desarrollen:
    -la agricultura biológica;
    -las energías alternativas;
    -los coches que no contaminan.

    Esas tres peticiones son perfectamente posibles; no eliminarían trabajo, al contrario, crearían millones de empleos, y tampoco deteriorarían la calidad de vida, bien al contrario: ganaríamos en salud y los ruidos y gases táxicos desaparecerían de las ciudades. ¿Te parece poco?

    Yo uso internet para comunicar mis ideas, exactamente lo mismo que tú haces. No es justo que me reproches o te burles del uso que hago de internet solo porque me declaro ecologista. Eso se llama medir con diferente rasero. Y hablando de ignorancia, infórmate bien antes de juzgar tan a la ligera a las personas que no opinan como tú. Aunque coincidas con la mayoría, eso no quiere decir que la mayoría tenga razón; también la mayoría del pueblo alemán votó a Hitler y ya conoces las consecuencias. Un saludo.

  20. Joaquín dice:

    Responde: ¿Respetamos la tierra, sí o no? No es que debamos, es que NO la respetamos. Ese es el problema. Y a partir de ahí nos puedes tildar de fanáticos, de ignorantes, de tremendistas… Lo único cierto es que NO respetamos la tierra por mucho que nos vaya la vida en ello. Pero como siempre es más fácil cargarse al mensajero antes que reconocer las culpas, sobre todo cuando no se quiere cambiar. Pues bien, sigamos siendo un virus para este planeta, allá nosotros. Lo siento por las demás especies, que no tienen la culpa de nuestra supina estupidez y soberbia. Si me dices que las energías alternativas no son lo suficientemente rentables significa que das prioridad a la rentabilidad económica antes que a la supervivencia de las especies, incluida la nuestra. Si tú mismo reconoces que es una cuestión de vida o muerte, ¿no te parece que la economía debe quedar relegada a un segundo plano para dar prioridad a lo que realmente importa, es decir, la protección y conservación de nuestro planeta? Por favor, no te contradigas. No vale decir blanco y negro a la vez. Si lo que importa es sobrevivir, entonces dejemos de lado la rentabilidad de los negocios. Además, si se desarrollan las energías alternativas pueden ser tan rentables como la que más. Lo que pasa es que no quieren porque existe un monopolio de la industria fósil, eso es todo. Unos cuantos dirigen el mundo según sus designios económicos. Eso es lo que tiene que cambiar ahora, hoy, no mañana. Y no me prejuzgues, tú no puedes saber si vivo en un adosado con la calefacción puesta. Puede ser que este ordenador que ahora uso sea de la biblioteca o del lugar donde trabajo. Y aunque fuese el ordenador de mi casa, eso solo demuestra que se puede ser ecologista y estar bien anclado en el siglo XXI. Precisamente, la mirada realista es la del ecologista, porque ve que no podemos seguir así y que esto tiene que cambiar de algún modo. Cambiar nuestras habitudes basadas en el derroche y el saqueo de los recursos naturales. No creo que sea tanto pedir. Como todos somos hijos de l a tierra, todos tenemos derechos a respirar un arie limpio, bañarnos en un río limpio y comer sano, sin productos tóxicos en los alimentos. Este sistema nos niega cada vez más el derecho a vivir en un mundo habitable. Como verás, esto no tiene nada que ver con la teología sino con el sentido común. Un saludo.

  21. Constantino dice:

    De lo poco bueno que tiene acumular trienios es que te das cuenta de que muchas de las cosas que otros descubren hoy, en realidad son distintas versiones de cosas que llevan pasando siempre. A mi me han acojonado con el peligro nuclear, la lluvia ácida, la desaparición de la capa de ozono y ahora con el calentamiento global. Sólo tendremos que esperar que se ponga de moda otro apocalipsis, mientras tanto hay mas bosques en Europa que hace cien años, el ozono va y viene a su bola y parece que el palo de hockey y sus palmeros están quedando un poco en evidencia. El caso es que la tierra cada vez alimenta mas gente gracias a avances en biogenética, mecánica o edafología y ya que hablamos de coches, estamos intentando y logrando que cada vez sean menos contaminantes. Pasos, no saltos al vacío. La mención a la economía no es debida a que yo sea un monstruo capitalista, sino a un mínimo de realismo, porque no puede hacerse ningún plan racional sin tener en cuenta los costes, por muy romántico que pueda sonar lo contrario y por mucho que se recurra al manido cliché de la economía como ciencia lúgubre. Y yo no he dicho que sea cuestión de vida o muerte, pues eso forma parte del tremendismo que yo denuncio. Cuestión de vida o muerte de verdad es comer todos los días, curarte las enfermedades o calentarte en invierno y me niego a entrar en el juego tan caro a los ecologistas de que aceptemos un mal cierto e inmediato para evitar un mal supuesto y futuro. Por último quiero aclarar que la mención al adosado era una simple imagen irónica para ilustrar mi argumento. Que no me mande nadie los padrinos.
    Un saludo

  22. Joaquín dice:

    ¿Quieres datos?

    No hay problema:
    -Mil millones de personas pasan hoy hambre (y eso que según tú cada vez comemos mejor en el mundo gracias a los avances técnicos).
    -120 millones de personas mueren en las carreteras del mundo cada año.
    -¿Por cuánto se han multiplicado los casos de cáncer desde 1950? ¿Por tres? Investiga sobre ello.
    -¿Hay más bosques en Europa? No, lo que hay es más superficie arbolada que sirve de cultivo. Una superficie de árboles de la misma especie que se utiliza para dar madera no es un bosque porque carece de biodiversidad.
    -Se calcula que el 30 por ciento de los recursos que había en 1900 hoy ya no existen. ¿Eso es para ti progreso? Sí, el progreso de la destrucción.
    -¿Cuántas especies animales y vegetales están en peligro de desaparecer a causa de la acción del hombre, que destruye su hábitat? Investiga sobre esto también.
    -¿Hay más selva del Amazonas ahora que hace una década? Mucho me temo que no.
    -¿Sabías que en medio del océano pacífico ya existe una superficie comparable a Europa en la que flota un mar de plástico y desechos humanos? Investiga sobre el término ‘sopa de plástico’ y lo sabrás mejor.
    -¿Te piensas que el mundo es infinito o qué? ¿De qué servirá la economía cuando del mundo solo quede una carcasa? Eso es lo que no queréis ver. Lo malo es que sois mayoría y por eso pienso que no tenemos solución, vamos al desastre seguro.

    Otro apunte: no has dicho que es una cuestión de vida o muerte, cierto, pero has dicho ‘que debemos respetar el planeta para sobrevivir’, lo que viene a ser lo mismo. Si tú denuncias el tremendismo yo denuncio la ceguera y la política del avestruz, ese no querer ver el asunto aunque lo tengas delante. Si acaso nosotros exageramos no pasa nada, a nadie perjudica nuestro alarmismo. Pero como vosotros no reaccionéis a tiempo, esos que no quieren darse por aludidos, lo pagará la humanidad entera, lo pagarán tus hijos y mis hijos, y no habrá posibilidad de rectificar. Por eso es mejor ser exagerado que negligente, como sería tu caso.

    Los ecologistas no proponen un mal cierto e inmediato, proponen que el mundo respete a la naturaleza, que no la destruya. Insisto: ¿es eso mucho pedir? ¿Por qué hemos de aceptar el criterio de que prima el beneficio económico por encima de la salud del planeta? No, esto no se sostiene y te aseguro que tarde o temprano el mundo se vendrá abajo, es solo cuestión de tiempo. Hasta los científicos lo dicen. Pero los políticos y la gente en general solo escuchan cuando les conviene.

    Y por último, la ironía usada para atacar a una persona (yo) mejor te la metes donde te quepa, dicho esto también con ironía. Un saludo.

  23. admin dice:

    Hemos estado siguiendo el debate desde la “sombra” viendo que hasta ahora los ánimos estaban controlados, pero Joaquín, esa última frase con la que acabas el artículo no nos parece la más adecuada.

    No somos partidarios de la censura, por eso no vamos a borrar el comentario, pero tampoco de crear un mal ambiente. Sí es cierto que el tono ha ido subiendo por parte de todos, pero no creemos que haga falta llegar a este tipo de expresiones.

    Nos parece muy bien que cada uno defienda su punto de vista, pero ante todo, os pedimos respeto en las intervenciones que hagáis dentro de queremosverde.com

    Ecosaludos.

  24. Joaquín dice:

    Que conste que mi respuesta es respuesta a su comentario irónico. Si él ha utilizado la ironía, ¿por qué no la puedo utilizar yo? No veo que lo haya insultado, si bien es cierto que la frase es subida, al igual que anterior comentario, que era claramente despectivo hacia mi persona. Supongo que en este sitio se mide a todo el mundo con el mismo rasero. Supongo…

  25. Joaquin dice:

    Con independencia de mi agria polémica con Constantino, quisiera comentar un fragmento suyo particularmente interesante. Dice Constantino:

    “De lo poco bueno que tiene acumular trienios es que te das cuenta de que muchas de las cosas que otros descubren hoy, en realidad son distintas versiones de cosas que llevan pasando siempre. A mi me han acojonado con el peligro nuclear, la lluvia ácida, la desaparición de la capa de ozono y ahora con el calentamiento global. Sólo tendremos que esperar que se ponga de moda otro apocalipsis”

    Le he entendido perfectamente; quiere decirnos que los anuncios de catástrofes son tan viejos como el mundo y que la mayoría obedecen a modas pasajeras. Tiene que ver con esas corrientes milenistas: cada vez que cambiamos de milenio se aproxima el fin del mundo. Sin embargo, los argumentos que da Constantino cojean bastante. Me explico:

    Dice: “a mí me han acojonado con el peligro nuclear”, como si este peligro ya hubiera desaparecido. Olvida que hubo un Chernobil y que doscientas mil personas (los llamados enterradores) fueron sacrificadas para salvar a Europa de la nube de gas radiactiva, que hubiera vuelto el continente inhabitable para las personas. Hoy la mayoría de esos ‘sacrificados’ ya han muerto o padecen un cáncer que los tiene en situación terminal, sin contar que más del cuarenta por ciento de sus hijos han nacido con malformaciones. Supongo que a esto lo llamarán “daños colaterales”. También olvida el señor Constantino lo que acaba de pasar en Japón, donde la humanidad se ha salvado del desastre por muy poco. También olvida, por último, que una guerra nuclear aún es posible. De hecho, se habla bastante de ello porque al parecer Irán trabaja para hacerse con el armamento nuclear. O sea, que no puede hablarme del peligro nuclear como si fuera cosa del pasado, cuando es un peligro bien real.
    -Dice a continuación: “me han acojonado con la desaparición de la capa de ozono”, pero calla que el peligro fue bien real y que las autoridades reaccionaron puesto que prohibieron el uso de los productos que destruyen la capa de ozono, los famosos CFC. Más bien este episodio demuestra que el hombre tiene capacidad real de cargarse el planeta y que si no da marcha atrás se lo carga, en efecto.
    -Del mismo modo que se intervino con el episodio de la capa de ozono, ¿por qué no se prohíben los gases que producen el efecto invernadero? La respuesta es obvia: el petróleo es un negocio en el que ganan petroleras, estados, industria del armamento y multinacionales, es decir, los de siempre, pero pierde la población, el resto de la población. Están dispuestos a sacrificar la estabilidad del planeta para asegurarse ellos su beneficio. En nuestras manos, en las manos de todos los ciudadanos, está el impedirlo.

  26. Constantino dice:

    Bueno, pues hasta aquí hemos llegado. Estoy dispuesto a luchar contra la ignorancia, pero me es imposible hacerlo contra la falta de educación. Esas cosas son de los papás de cada uno y me temo que ya es demasiado tarde: la falta de empeño o competencia en estas materias acaba pasando factura.
    Tengo que agradecer al administrador su rápida reacción ante el exabrupto y decirle que mantiene un blog muy interesante, él no tiene culpa de que la gente pierda los papeles. Es una lástima porque el debate era interesante y aún se podían decir muchas cosas, pero esto tiene internet: el anonimato es una patente de corso para los que bajo su amparo compensan su falta de valentía y sus carencias educativas.
    Un saludo a las personas normales y otro no menos afectuoso a los troles.

  27. Joaquín dice:

    Espero que tú mismo te apliques el cuento, lo digo por lo de la falta de respeto. Respeta y serás respetado. Un proverbio viene a propósito en esta historia: “no hay más ignorante que el que no reconoce su propia ignorancia y tilda a los demás de ignorantes”.

    Y que conste que te retiras porque no tienes nada más que decir, porque he rebatido tus argumentos uno por uno. El buen lector puede comprobarlo si sigue el hilo de este debate. Un saludo.

  28. Joaquín dice:

    Y le pido al administrador que sea consecuente y censure eso que ha dicho de ‘troles’, es un insulto en toda regla.

  29. nofler dice:

    excelente debate , mi conclusión es que Joaquín ha dicho verdades como puños, defendiendo todo lo que hay que defender y lo que debiamos de estar haciendo todos, no sólo él. Pero ya que lo ha hecho tengo que añadir dos cosas una buena y una mala, Joaquín es para mí el pensador actual más inteligente y sabio que conozco y conozco a unos cuantos, todo en él es sabiduria, acompañada de lógica y sentido común, dicho esto dicho todo. La segunda cosa es que es posible que el administrador de este blog haya dado un toque de antención en un momento dado por la mítica frase de “que se lo me…” y hasta aquí creo que tiene razón la autora de este blog, ya que estas palabras caen pesadas en algunas personas aunque insisto aquí estaba devolviendo la ironía con la que le hablaron.
    No es una falta de respeto, una falta de respeto es la actitud y los pensamientos de Constantino, él si que desmuestra falta de respeto hacía todos nosostros y incluido el planeta tierra.

    Todo lo que ha dicho Joaquín, es un cúmulo de verdades, que debiamos todos comulgar con ellas y defenderlas.

    Un saludo, nofler

  30. Joaquín dice:

    Muchas gracias, por tu apoyo, Nofler, me has sacado los colores. Pido de paso disculpas por mi salida de tono, errare humanum est, y procuraré medir mis palabras la próxima vez, sobre todo para que mis enemigos dialécticos no encuentren excusas para atacarme y al final quede intacto mi interés exclusivo por defender este planeta tierra que habitamos.

  31. nofler dice:

    felices fiestas a todos!!! os deseo un año maravilloso lleno de salu, amor y felicidad, lejos de superficialidad.

    Joaquín eres un cielo, no puedes tener enemigos

    besotes para todos!!!

  32. […] conocemos el trueque, del que ya hemos hablado en otras ocasiones, incluso por la escuela conocemos que en muy diversas […]

  33. Joaquin dice:

    Han pasado tres años desde aquella discusión con Constantino y, vista en la distancia, me doy cuenta del error táctico que cometí con la frase desafortunada, que motivó la llamada al orden del moderador. Una pena, porque el debate era interesante. Creo que mis argumentos, los que planteé entonces, tienen hoy más actualidad que nunca. El planeta corre cada vez más peligro y el ser humano no deja de actuar en él como un virus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Aprovéchate de Amazon Prime y recibe tus productos ecológicos en casa