Patatas al cartón

¿Que tienen que ver los cartones y las patatas…?, pues afortunadamente nada que ver con nueva gastronomía ni nada similar, pues no me imagino un plato de “confit de patata con espuma de cartón corrugado”. Bromas a parte, esa combinación cartón-patata es una magnífica manera de comenzar un huerto familiar en cualquier lugar.

Me explico para quienes no conozcan ni se expliquen que tiene que ver el cartón con el cultivo de la patata, según la permacultura, una de las labores que debemos hacer es regenerar la cobertura del suelo para recuperar el propio suelo, ya que el suelo, de manera natural, como vemos en cualquier zona boscosa, está cubierto por una capa más o menos gruesa de restos vegetales en diferentes estratos.

Estos restos, provenientes de las hojas principalmente de árboles caducos, aportan al suelo humedad y evitan en gran medida la evaporación, creando así una atmósfera especial para todo tipo de “bichitos” beneficiosos como son por ejemplo las lombrices, que devoran los restos vegetales en descomposición y respetan todo aquello que tenga o pueda tener vida (plantas, semillas…)

De esta mezcla surgen una serie de lixiviados y materias transformadas en el mejor de los alimentos para nuestras plantas sin contar con que además el suelo se ve continuamente aireado por los insectos que ávidamente buscan su sustento.

¿Dónde está la gracia entonces?

Lo que haremos con los cartones (siembre cartón marrón, jamás blanqueado o con muchas tintas) es cubrir el suelo, sin arar la tierra y sin desherbar, y esos cartones cubrirlos con restos de poda, hojas de árboles, serrín, hierba cortada, paja, restos vegetales crudos de la cocina, etc, el cartón reforzará ese comienzo de compost y nos protegerá las patatas que crecerán entre el cartón y el suelo, a su vez, el cartón se compostará y desaparecerá, aportando compost al suelo y ayudando a compostar también las plantas que queden debajo de él.

¿Pero cómo las sembramos?

Parecido a como se ha hecho siempre, cortamos un trozo de patatas que contenga un brote por pequeño que sea, hacemos un corte en uve en el cartón, y levantando esa pestaña de cartón introducimos la patata, apoyando la parte cortada en el suelo y el brote hacia arriba, volvemos a cerrar la pestaña, cubrimos con los restos vegetales, echamos un poco de agua para asentarlo todo y nos olvidamos hasta que tengamos que recoger las patatas, que saldrán sin necesidad de remover la tierra.

Además las patatas regeneran muchas de las sustancias que la tierra vieja y desnuda haya podido perder con el tiempo por un uso inadecuado de la misma, en definitiva, comeremos patatas, reciclaremos cartón, regeneraremos el suelo, ahorraremos agua y nos ahorraremos el dolor de espalda que supone el uso de la azada.

Be Sociable, Share!

También te puede interesar

Esta entrada fue publicada en Agricultura ecológica, Autosuficiencia, Huerto casero, Permacultura y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Patatas al cartón

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: IKEA y el Nendo Dango | La red social de consumo verde y sostenible

  3. Pingback: Árboles de Navidad reciclados | La red social de consumo verde y sostenible

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>