Vida sostenible

El clima espera…

15 Abr , 2013  

Para muchos de nosotros el mero hecho de pensar en cambiar el clima, para intentar mejorarlo (como es lógico), se nos hace un mundo.

Viendo lo poquito que se implica la gente y las empresas, y lo poquito que podemos hacer cada uno, pero lo cierto es que grano a grano se hace el granero.

El cambio tiene que venir de todos

Todos juntos podemos hacer un gran cambio, partiendo de nuestra actitud y nuestra forma de actuar.

Tendríamos que empezar por cosas básicas, como por ejemplo la agricultura, podemos apostar seriamente por una agricultura ecológica.

Y muchos diréis, “Yo no soy agricultor, ¿cómo voy a cultivar de manera ecológica para contribuir al bienestar del clima?”.

Pues bien sencillo, no tienes por que cultivar nada, simplemente consumir solo producto ecológico.

Hagámoslo todos, y veremos como al resto no les quedará más remedio que subirse al carro de lo ecológico.

Con el cambio llegará la regeneración

Así, de un plumazo, nos quitaremos las “mil mierdas” que vertemos sobre los campos, y es más, poco a poco iremos regenerando el clima y la tierra, que en definitiva, el azul es más bonito que el gris.

Igualmente deberíamos pedir en nuestros ayuntamientos que en lugar de sembrar de plásticos verdes las rotondas y  y arrancar y volver a sembrar flores cada vez que “se gastan”, que fumigar, por que esas plagas se vuelven insostenibles…

Más les valdría buscar a jardineros válidos y con capacidad de análisis y raciocinio que les orientase sobre como sembrar variedades que se complementen y que vayan alternando sus flores todo el año y que además ellas solitas se gestionen el agua.

¿Acaso eso no interesa por que es más rentable cambiar las flores cada poquito para engordar mi cerdito de barro y comprarme un Mercedes para fardar?

En ese caso mucho me temo que no estamos hablando de nada, o mejor dicho, no están pensando en nada, salvo en su ombligocentrismo absolutista, con lo cual, tenemos un problema.

La cosa es sencilla, ¿Cómo vamos a hacer?.

El clima espera…

,

Agricultura ecológica,Consumo ecológico

¿Por qué no empezamos a escribir el cuento en verde?

16 Sep , 2011  

En los últimos artículos habéis podido comprobar que hemos hecho referencia al hecho de poder fortalecer y plantar cara a las crisis y factores externos que amenazan a las diferentes economías y países, y que, en último termino, terminamos afectados siempre los mismo, los que no disponemos de grandes fortunas para afrontar las continuas subidas del coste de la vida, y sobre todo, el poder ejercer los derechos más básicos de la alimentación y el tener un techo bajo el que dormir.

Este sistema está basado en un juego de suma cero, en el que uno gana a costa de lo que el otro pierde, y no sólo eso, si no que cada vez está más polarizado, creando cada día más distancia entre los que más tienen y los que cada vez que tienen menos. En contraposición a esta forma de entender el juego social y económico, tenemos un modelo de colaboración, en el que ambas partes colaboran para ganar y para salir beneficiadas, no para aprovecharse una de la otra, que ya sabemos quién es la que siempre sale perjudicada.

Por ello, hacemos hincapié en fomentar y difundir el consumo ecológico, de forma que utilizando sus propia cancha de juego y sus reglas, ocupar una parte del tablero, en la que obviamente no todo va a ser perfecto y un camino de rosas, pero sí una zona responsable y sostenible, preocupada por hacer perdurar este hábito de consumo y las conductas económicas sostenibles y ecológicas.

Los productores ecológicas y las empresas comprometidas con estos valores y que han descubierto este campo verde, en paralelismo al océano azul como se dice en la literatura económica y empresarial, poco a poco van ganando más peso en la economía, siendo de los pocos sectores que han crecido en plena crisis, y estando aún los porcentajes de consumo ecológico respecto al consumo total diez veces menos que por ejemplo Alemania y otros países europeos. A continuación, os dejamos con el documental “Cuéntame otro mundo”, en el que a través de varios ejemplos de empresas, agricultores y personas comprometidas comparten el día al vivir de esta forma eco-lógica.

Cuéntame otro mundo from AraInfo on Vimeo.

,

Agricultura ecológica

De solar municipal a huerta urbana

6 Sep , 2011  

Poco a poco vamos comprobando que van surgiendo nuevos grupos de consumo ético y ecológico, los sistemas de fucionamiento pueden ser diversos, pero la finalidad es la misma, obtener un mundo mucho mejor, huyendo del mundo enfermo y decadente en el que nos hemos visto envueltos, todos esos grupos sienten la necesidad de “curar el mundo”, y si nos organizamos resulta mucho más sencillo, la unión hace la fuerza, ¿no?…

Dentro de los sistemas de funcionamiento de estos grupos, hay quienes hacen compras conjuntas a productores locales, o incluso existen grupos en los que entre sus filas cuentas con productores. Hay grupos que se organizan para sembrar sus propios alimentos… y estos últimos son los que nos atañen en el artículo de hoy… pensamos que es una muy buena idea, juntarse y sembrar nuestros propios alimentos, pero ¿qué sucede si no tenemos sitio donde hacerlo?…

Puede ser complicado, pero hay ayuntamientos que concienciados igual que sus vecinos ofrecen terrenos desaprovechados para huertas urbanas ecológicas, come es el caso, por ejemplo, de Güeñes, entre otros tantos municipios. Pero si estas propuestas no surgen del propio gobierno de nuestra ciudad podemos “echarle cara” y plantearle la cuestión, solicitando algún terreno con las características adecuadas para crear una huerta urbana, ya que son muchos los terrenos en desuso que suelen tener los ayuntamientos y que pueden reutilizarse para fines comunitarios mucho más apropiados.

Las huertas urbanas pueden organizarse o bien por parcelas gestionadas por familias, o bien de manera comunitaria, sirviéndose de un horario de trabajos y responsabilidades en la huerta urbana.

Dentro de la huertas urbanas, además, pueden llevarse a cabo muchas otras actividades, como por ejemplo, cursos de concienciación ecologista, agricultura ecológica, permacultura, para escuelas y vecinos, trueque, cursos de reciclaje, mercadillos, comidas comunitarias, etc…

En definitiva, organicémonos, y solicitemos esos terrenos abandonados para darles vida y gestionar nuestros propios alimentos, dando ejemplo de lo que puede llegar a hacerse con ganas y conciencia ecologista y como hemos dicho muchas otras veces, sembremos donde podamos y devolvámosle a la naturaleza su verde esplendor.

, , , , ,

Consumo ecológico

¿Por qué soy productor y consumidor de productos ecológicos? II

27 Jul , 2011  

Hoy podéis leer la segunda parte del interesante artículo que nuestro amigo Álvaro, productor y consumidor de productos ecológicos ha escrito y que desde queremosverde.com, como a todos vosotros, tenéis nuestras líneas abiertas para publicar vuestros escritos, reflexiones, artículos…

 

PARTE 2ª

 

Algunos se preguntan si con la agricultura y la ganadería ecológica se podría alimentar a la población mundial. Yo creo sinceramente que sí, pero lo que tengo claro es que si seguimos con las mismas prácticas y dirección que estamos llevando hasta ahora no hay futuro posible ni planeta que lo resista.

Por motivos personales tuve que dejar en barbecho, durante varios meses mi huerto ecológico. Cuando por fin pude retornar mi actividad, el huerto se había convertido en una masa boscosa, con todo tipo de “malas hierbas” de más de 2,5 m. de altura. Estoy seguro de que para un agricultor convencional esa imagen sería como una pesadilla. Sin embargo, yo me sentí orgulloso de ver la capacidad regenerativa y la biodiversidad del huerto, con cientos de plantas, tales como los cardos, margaritas, castañuelas, malvas, correhula, hipérico, tomillo, mastranzo, fumaria, verdolaga, avena loca, avena común, trigo, etc…, que iban acompañadas a su vez de cientos de animales, como la mantis religiosa, mariquitas,  saltamontes, cochinillas, lagartijas, lagartos, culebras, erizos, conejos, ranas, y como no, las superabundante fauna de pájaros de la zona.

Llevo practicando meditación desde 1973 y siendo intermitentemente vegetariano desde entonces. Hago alusión al tema, pues estas prácticas me han llevado a valorar y ver un poco más allá de lo aparente. En occidente, damos importancia a aquello que podemos constatar, en el caso de la alimentación, sus componentes de proteínas, vitaminas y resto de principios inmediatos y no tenemos en cuenta lo que para mí es lo más importante por su capacidad de alimentar y por lo que lleva implícito que es que aquello de lo que nos alimentemos contenga el halo vital (pura vida). Puedo asegurar que las plantas que no se hayan desarrollado ecológicamente no tendrán esta cualidad, podrán tener un aparente buen aspecto, tanto de forma como de color, pero si pudiéramos ver su aura nos daríamos cuenta que son productos enfermos, carentes de vitalidad, como esas personas enfermas que engordan a causa de los medicamentos, tienen un aparente buen aspecto, pero todos vemos claramente que esa gordura no es sana ni natural. Eso es de lo que nos estamos alimentando, productos hinchados de forma artificial (enfermos). No podemos reemplazar la sabia acción de la naturaleza por nuestra conveniencia sin que ello tenga consecuencias. Hay estudios que constatan que los productos ecológicos tienen más principios (vitaminas, proteínas, etc.) que los que no lo son, pero no es de lo que estoy hablando, estoy hablando de alimentarnos de productos vitales y sanos, independientemente del aspecto que tengan.

 

 

Unidos en el despertar. Álvaro

, , , , , , , , ,

Consumo ecológico

¿Por qué soy productor y consumidor de productos ecológicos?

26 Jul , 2011  

Hoy contamos con la colaboración de Álvaro, un gran amigo de queremosverde.com y que ha escrito un artículo muy interesante en el que reflexiona sobre todo lo que entraña la producción ecológica y el consumo de este tipo de productos.

¿Por qué soy productor y consumidor de productos ecológicos?

PARTE 1

Hay quien piensa que la agricultura ecológica es una moda o una frivolidad y mientras tienen ese pensamiento, la industria, la agricultura y la ganadería convencional están arrojando toneladas de productos tóxicos de difícil o nula asimilación. Los acuíferos de los Alcores y casi todos los del país están envenenados por esta acción. Para producir unos tomates, calabacines o cualquier otro producto el agricultor convencional requiere destruir toda la biodiversidad que hay en su entorno, para ellos una simple brizna de hierba es un enemigo, por ello combinan distintos herbicidas y distintas labores agrícolas que dejan yermo todo el campo de cultivo. No sólo matan la hierba, también matan miles de animales y rompen la cadena alimenticia y regenerativa de la naturaleza. Al no regenerarse tienen que reforzar la tierra con abonos sintéticos que envenenan aún más los acuíferos y la tierra yerma. Rota la acción regenerativa y muerta la biodiversidad tienen que combatir las inevitables plagas con múltiples y cada vez más agresivos insecticidas. Más veneno, y suma y sigue… Si a todo esto sumamos los productos acelerantes, retardantes y los empleados para que el producto adquiera el aspecto ideal de color y brillo para que nos entren por los ojos, al final, ¿qué es lo que estamos comiendo?

¿Sabéis que el mar, en el que finalmente convergen todos los residuos empieza a dar señales de agotamiento y que la ganadería es uno de los máximos emisores de efecto invernadero y uno de los principales consumidores de productos farmacéuticos?

Insisto, ¿qué estamos comiendo y a qué precio? Si al precio que salió el producto se le suma el daño que se provocó al ecosistema, el precio de los daños que va a provocar en nuestro organismo, al de nuestros hijos o familiares, y el sufrimiento que todo ello, inevitablemente lleva consigo, ¿a cuánto nos va a salir el producto? Te aseguro que carísimo, infinitamente más que cualquier producto ecológico, que por cierto, si nos organizamos no tiene por qué costar más que los productos convencionales.

Muchos consumidores de productos ecológicos se acercan a este consumo por el sabor de sus productos pues le recuerda sabores ya casi olvidados de su infancia. Eso está muy bien, pero el consumo ecológico abarca mucho más. Es una cuestión de supervivencia del planeta y de nuestro organismo, tarde o temprano este envenenamiento tendrá consecuencias gravísimas.

Unidos en el despertar, Álvaro

, , , , , , ,

Consumo ecológico

Alimentación ecológica y salud, una pareja que siempre va de la mano

18 Jul , 2011  

Hace unos días podíamos ever en Tve2 un programa en el que nos contaban cómo la agricultura ecológica puede ayudarnos a tener una salud mucho mejor el día de mañana, evitando a través del consumo de los productos derivados de la agricultura y ganadería ecológica, la acumulación de sustancias nocivas para nuestra salud y que se durante años y años de consumo se van acumulando, provocando con el tiempo enfermedades y problemas de salud.

En el reportaje, podremos ver varias opiniones de expertos acerca de la influencia de las sustancias utilizadas en la industria de la “alimentación industrial“. Y también podremos ver cómo se cultiva una granja agrícola ecológica.

 

Naturalmente from SubbeticaEcologica on Vimeo.

, , , ,

Consumo ecológico

Agroporc 2010

27 Sep , 2010  

agroporc

queremosverde.com asistió a Agroporc 2010 en Carmona, para visitar la pequeña zona habilitada de consumo y agricultura ecológica.

Nos sorprendió bastante el gran despliegue de la feria, muchísimos asistentes y casi todos concentrados en la zona de venta de productos (quesos, embutidos, aceite, legumbres…).

Vimos también inmensas máquinas cosechadoras completamente informatizadas y sistemas industrializados para la “agricultura moderna” frente a la humildad de los agricultores ecológicos, con no demasiados medios pero con un gran espíritu dentro de su sala expositiva, donde se explicaba de una manera sencilla y amena los sistemas que usa este tipo de agricultura.

Sorprendido me dejó igualmente como una niña pequeña, observaba con total curiosidad, unos puñados de lombrices que trabajaban ávidamente haciendo compost.

Asistimos también a la reunión de productores / empresarios, y entre sus asistentes se encontraban el Grupo de Desarrollo Rural Campiña-Alcores, Del Huerto a mi Casa y Ecofelipe entre otros, que aunque con poca asistencia resultó muy interesante.

Se estuvo hablando principalmente del escaso apoyo que este tipo de productos recibe de parte del gobierno, y de como se exigen muchos más papeleos y trámites que la agricultura tradicional no tiene y que por tanto retrasa el trabajo en el campo, dado el tiempo invertido en dichos trámites, e incrementa el precio del producto final.

Creando un problema así para su distribución y venta hacia más público.

Igualmente, se discutía sobre el trabajo manual muchísimo mayor que en la agricultura “química” habitual, y que en la gran mayoría de los casos dificulta la competencia por falta de recursos para contar con más mano de obra.

De esta forma se hablo (a nivel andaluz) de intentar llegar a un asociacionismo que permitiese al agricultor simplificar los cultivos sin llegar al monocultivo, y cubrir entre los asociados las necesidades del consumidor, teniendo entre todos una amplia gama de productos, compensándose económicamente en periodos de baja producción a los propios agricultores y pudiendo ofrecer un precio competitivo.

De todas formas, y como conclusión de la reunión, creo que deberíamos consumir productos de temporada, ya que son los que tienen un corto recorrido de transporte y son sembrados sin forzar su crecimiento con sistemas artificiales.

Cuando superemos el “antojo” de comer naranjas en verano o melones en invierno entonces habremos superado la “necesidad” de traer todo eso desde la otra punta del globo apoyando de esta manera una agricultura racional, respetuosa, eco-lógica y económica.

, , ,