Comunidad,Consumo ecológico,consumo sostenible,Vida sostenible

queremosverde.com la red social de consumo verde y sostenible

16 mar , 2012  

Hoy estamos muy contentos en queremosverde.com de poder presentaros nuestra red social de consumo verde.

Desde que hace casi un par de años una tarde decidimos empezar con el proyecto, hemos ido madurando varias ideas para poder crear un espacio en el que el consumo ecológico fuera el centro.

Hoy por fin, podemos decir que nuestra idea ha tomado cuerpo, con forma de red social, que podéis visitar en queremosverde.com/rs

queremos-verde-red-social-consumo-verde

queremosverde.com es tu red de consumo verde

¿Por qué una red social?

En principio, nuestra idea principal fue crear un directorio en el que se pudiesen encontrar las empresas ecológicas. Pero nos faltaba algo.

¿Cómo iban a interactuar con los lectores?¿Cómo pueden intercambiar dos personas consejos sobre cómo cultivar un macetohuerto? ¿Cómo podrían dar a conocer los talleres que organizan?

Por eso, nos hemos decidido finalmente por crear una red social enfocada al consumo verde. Porque con una red social, ambas partes pueden conocerse, ponerse cara y construir una relación más allá del mero intercambio producto-dinero.

¿Una red social especializada en consumo verde?

Sí, una red en la que el centro de todo es el consumo verde y sostenible. Entendido no únicamente como comprar productos ecológicos, si no un lugar en el que compartir experiencias, hábitos y consejos para una vida sana y sostenible.

Así puedes estar seguro que los amigos que vas a encontrar en esta red social tienen los mismos intereses e inquietudes ecológicas que tú.

¿Quién puede registrarse?

Como el consumo verde lo forman por un lado los consumidores responsables y por otro las empresas e instituciones comprometidas con el consumo sostenible, ambos tienen cabida en la red social de queremosverde.com

En el caso de los consumidores, siempre que seas mayor de edad, lo que pedimos es que trates a los demás como te gustaría que te tratasen a ti.

Y si eres productor, eres el dueño de un negocio o colaboras con alguna institución, lo que te pedimos es que únicamente compartas los productos o servicios, eventos, etc… que sean ecológicos y sostenibles.

queremos-verde-red-social-perfil

¿Qué puedo hacer en la red social de queremosverde.com?

Entre lo que te ofrecemos en la red social de queremosverde.com vas a poder hablar con otros usuarios de la red, subir tus fotos, publicar eventos, crear grupos, crear tu blog, tus páginas…

Y si tienes un negocio puedes aprovechar todas estas herramientas por ejemplo para mostrar tus productos, dar a conocer las ferias en las que participes, lanzar promociones, crear el blog de tu negocio…

Esto, por el momento es cuánto ofrecemos, pero según lo que nos vayáis pidiendo, y creamos que puede ser útil para hacer crecer la red, iremos añadiendo más funcionalidades y servicios que iremos desarrollando.

Y esto… ¿cuánto cuesta?

El registro es totalmente gratuito, tanto para los usuarios como para los negocios.

Creemos que una forma de fomentar el consumo verde es facilitar al máximo el contacto entre consumidor-empresa por lo que ambos pueden crear gratuitamente una cuenta y utilizar los servicios que ofrecemos.

Dicho esto sólo nos queda animaros a que os registréis y nos vayáis contando qué os parece y cómo podemos mejorar para que el consumo verde cada día esté más extendido.

, , , , , , , , , , , ,

Consumo ecológico,consumo sostenible,Economía ecológica,Vida sostenible

El consumo ecológico para cambiar el mundoEl consumo ecológico para cambiar el mundo

23 ago , 2011  

Es innegable que vivimos en una sociedad consumista en la que unas pocas grandes corporaciones aglutinan todo el poder comercial y económico.

Guerras, crisis, especulación… tienen detrás a estas corporaciones, que mediante lobbys imponen la modificación y creación de leyes con las que seguir aumentando su poder y su control sobre los gobiernos y organismos internacionales que en teoría deberían velar por la seguridad, el desarrollo y la salud de la población mundial.

¿Se puede hacer algo contra ello?

Sí. Utilicemos su principal arma para plantarles cara, el consumo.

Un consumo ecológico, sostenible y responsable.

En economías como la alemana, el sector ecológico representa un porcentaje importante del mercado total, y en España, es cada vez mayor el aporte de este sector al PIB, que ha pasado desde el 1,8% en 2008 a un 2,4% en 2010. Hecho que tiene mucha más importancia si tenemos en cuenta la crisis en la que estamos inmersos y a la que especialmente a España le está resultando difícil capear.

Viendo esta evolución, el consumo ecológico, es una vía de futuro para salir de la crisis, mejor dicho, de presente, pues pocos sectores pueden alardear de haber crecido por encima de un 15% los dos últimos años.

Simplificando mucho, todos conocemos las consecuencias del aumento en el consumo, pues aumentarán las necesidades de trabajo, y esos nuevos trabajadores aumentarán el consumo.

¿Y cómo va a ayudarnos este tipo de consumo de consumo frente a los grandes?

En primer lugar, con la calidad de los productos, sometidos a una serie de controles que aseguran su calidad, lo que les permite obtener las certificaciones pertinentes que los acreditan como ecológicos.

Como consecuencia, nuestro problemas de salud van a reducirse drásticamente, al igual que la contaminación ambiental por dejar de usar productos contaminantes y sustancias nocivas.

Los beneficios para la biodiversidad también son innegables, pues los productos que se cultivan son autóctonos, las especies de siempre, al modo tradicional, rescatando así especies vegetales y animales de la extinción.

Otro efecto, como consecuencia del modo de producción, y que estas grandes corporaciones controlan, es la distribución. Una distribución de ciclo corto, en la que la distancia geográfica entre productor y consumidor se acorta debido a las características del producto, y minimizando también la huella de carbono respecto al transporte de largas distancias.

Otra consecuencia económica es el fortalecimiento del tejido económico local. Fortaleciendo las PYMES se fortalece la economía en general, debemos recordar que “Según el Directorio Central de Empresas (DIRCE), a 1 de enero del año 2010 había en España 3.283.495 PYME (empresas comprendidas entre 0 y 249 asalariados). Es decir, el 99,88 por ciento de las 3.287.374 empresas que conforman el censo, excluida la agricultura y la pesca.

De forma que si se potencian frente a las multinacionales, las economías estarán más protegidas frente a las crisis y también ganarán más poder frente a los legisladores.

Pero estaréis todos pensando en la mismo… ¿estamos dispuestos a pagar más por estos productos?

El sobreprecio de los productos ecológicos, es el mismo que tiene cualquier producto de calidad, pues las materias primas en el caso de los elaborados, y la mano de obra necesaria para generar esas materias primas es mayor que cuando se produce de forma industrial.

Pero este sobrecoste, puede reducirse hasta un punto en el que el precio de estos productos sea lógico y no desorbitado, como sucede en algunos casos. Con más puestos de venta, más consumo y un mayor desarrollo del sector, será posible.

Por ello, la concienciación con los valores medioambientales es el principal paso para sensibilizar a los consumidores con este tipo de productos para que modifiquen sus hábitos de compra y sustituyan los productos convencionales por productos ecológicos.

Por otro lado, la divulgación. Muchos consumidores creen que los productos ecológicos se reducen a alimentación y algo de ropa. Nada más alejado de la realidad, pues prácticamente para cada producto convencional, existe una alternativa ecológica, y es labor de todos los que estamos concienciados y consumimos estos productos, ejercer el papel de divulgadores.

Por último, los beneficios que nos aportan. No únicamente a nivel de salud o medioambiental, si no también económico. El sobrecoste se ve compensado con la reducción del consumo de medicinas, ahorro en la factura de la luz, menor coste en la reutilización de materiales…

Por todo esto, hacemos un llamamiento para fomentar el consumo ecológico, el consumo sostenible y el consumo responsable, para modificar nuestros hábitos de compra y con ellos, construir un mundo sostenible, en el que el futuro sea eco-lógico.

, , , , ,

Producción ecológica,Vida sostenible

Decrecimiento, la paradoja de crecer decreciendo.

29 mar , 2011  

Hablando de manera metafórica, si centramos nuestros esfuerzos en abonar un solo árbol obviando el resto de flora y seguimos alimentándolo de manera exponencial respecto a su crecimiento, el árbol terminará por consumir todo el alimento y acaparará toda la luz del sol, relegando a la penumbra y escasez de alimento a otras plantas de menor porte.

De esta manera, el decrecimiento busca valores mucho más equitativos, humanos y es declaradamente partidario de un consumo sostenible y lógico, frente a la vorágine consumista que nos rodea hoy en día, esto es, vivir mejor con menos.

No se trata sólo de una forma de consumo, consiste en una forma diferente de vida, en “humanizar” el mercado, en participar en nuestro día a día con hábitos tan sencillos como consumir productos ecológicos, locales y variados…

… plantearnos… ¿realmente necesito este producto?

Una de las vías de las que disponemos es evitar el plástico y los productos envasados, evitar en medida de lo posible el uso de combustibles fósiles, mandando así a los fabricantes un mensaje para que comiencen a comercializar sistemas de transporte verdaderamente respetuosos con el medio ambiente y sustituir petróleo por energías limpias.

En definitiva, debemos llevar a cabo un cambio de 180 grados en nuestra vida diaria y en nuestras relaciones socio-culturales.

El modelo actual resulta insostenible a todas luces a largo plazo, y claramente desequilibrado. La polarización de la riqueza tiene como alternativa el decrecimiento, con su propuesta de aplicación de sistemas mucho más equitativos, donde dicha riqueza esté mejor distribuida y de esta manera se consiga una prosperidad y sostenibilidad real en todo el globo con la ética como bandera.

Como dice Raoul M. Jennar, “dado que la inmensa mayoría los representados cada vez nos sentimos menos representados por quienes nos representan, el camino a seguir resulta cada vez más claro, todos y cada uno de nosotros debemos tomar la batuta y actuar, y así cambiar el actual sistema económico (y antiecológico) a fin de obtener una sociedad próspera verde y rica para todos y cada uno de nosotros y sobre todo para el planeta.”


 

,