Consumo ecológico

Economía circular

31 May , 2017  

queremos-verde-economia-circular

La economía circular es otra de las alternativas que junto a otros tipos de economías de las que hemos hablado ya anteriormente como la economía del bien común, el decrecimiento… buscan crear una economía sostenible respetuosa con el medio ambiente y sostenible en el tiempo.

La idea básica de la economía circular consiste en no introducir nuevos productos o recursos en el proceso de producción y reutilizar, reciclar y reducir los recursos existentes.

De esta manera no se utilizan nuevos recursos y los residuos se convierten en recursos, creando un círculo. De aquí el nombre de economía circular.

Aplicado a los negocios, según Linder y Williander, un modelo de negocio circular es “un modelo de negocio en el que la lógica conceptual para la creación de valor se basa en la utilización del valor económico retenido en los productos después del uso en la producción de nuevas ofertas”.

En un mundo en el que cada año acabamos antes con los recursos disponibles, por ejemplo en 2016 este día fue el 8 de agosto, mientras que en 2015 fue el 13 de agosto, es necesario encontrar formas de producir lo mismo con menos. O producir menos, algo complicado con la población mundial creciendo y demandando más productos.


¡Suscríbete a nuestro canal de Youtube!


Las 3 erres como base de la economía circular

Para poder producir, es necesaria energía.

En la economía circular, la energía proviene de fuentes renovables respetuosas con el medio ambiente. Por suerte, cada este tipo de energías están cada vez más desarrolladas y son más eficientes, aunque queda un largo camino por recorrer hasta conseguir que la totalidad de la energía provenga de ellas.

Hasta entonces podemos colaborar con pequeños gestos en nuestros desplazamientos como ir andando o en bicicleta, compartir coche, usar el transporte público. Si estamos en casa podemos usar bombillas de bajo consumo, temporizadores, electrodomésticos eficientes…

Otro input necesario para la producción son las materias primas para producir los nuevos productos.
En este caso reutilizando los materiales procedentes de otros productos ya utilizados mediante su reciclaje.
En ocasiones este proceso genera residuos contaminantes, lo que crea otro problema. Por suerte, cada día investigadores de todo el mundo trabajan para que el proceso de reciclado tenga un impacto neutro sobre la naturaleza.

queremos-verde-economia-circular-infografia

Por último, hay piezas y componentes que pueden ser reutilizados tal cual, sin necesidad de ser reciclados. En este caso ahorran la energía de producirlos, reciclarlos…

Si miramos ahora sobre las líneas anteriores, podremos ver como las 3 erres de la ecología, Reciclar, Reutilizar y Reducir están presentes y son parte de la estructura de la economía circular.

Invertir en investigación, desarrollo e innovación para ser más eficientes

El desarrollo tecnológico tiene un peso bastante importante para la economía circular. Una mejora de la tecnología incrementa la eficiencia de todas las partes y elementos del proceso.

La eficiencia es una de las claves de la economía circular.

Cuando mayores sean los resultados y menores los recursos necesarios menor será el impacto de nuestra actividad consumista sobre el planeta.
Por ello es necesario invertir en investigación, desarrollo e innovación hasta encontrar la mejor solución.

Las áreas de investigación afectan a todos los elementos que influyen en la economía.

Desde la fuentes de energía necesarias para la producción, los materiales necesarios para producir los bienes, diseñar procesos eficientes de fabricación, una distribución eficiente (utilizando vehículos eléctricos por ejemplo)…

La investigación a su vez influye a su vez a diferentes etapas o elementos del proceso de producción.

Imaginemos por ejemplo un nuevo panel solar que es más eficiente (afecta al consumo de energía), que se puede fabricar reciclando un material común (reduce los residuos y los costes que conlleva conseguir materiales especiales), y además para hacerlo necesita una superficie menor y es más ligero (mejora la eficiencia de la logística al poder transportarse más cantidad en el mismo espacio, y por otro lado reduce la interferencia en el medioambiente).

Es hora de imitar el sistema natural circular y abandonar el sistema humano lineal

Si prestamos atención a la naturaleza, el ciclo de sus “productos” es circular. Siendo muy simplistas, una planta nace, sirve de alimento a una oruga, la oruga a su vez sirve de alimento a un pájaro y el pájaro al morir devuelve los nutrientes a la tierra de la que vuelve a crecer una planta.

En el modelo lineal humano no se devuelven los residuos de nuevo. Se excava en la tierra y se extraen nuevos. Reduciendo cada vez las reservas finitas de recursos.

Quizás ha llegado la hora de prestar atención a la naturaleza e imitar sus ciclos.

No es algo nuevo.

Existen multitud de tecnologías y productos que se han inspirado en la naturaleza para ser más eficientes, la llamada biomimética, como es el ejemplo de los trenes bala inspirados por el martín pescador, los trajes para nadadores que imitan la piel del tiburón o edificios que utilizan el sistema de los termiteros para regular su temperatura…

, , ,