Consumo ecológico

El 29 de octubre celebramos el Día Mundial del Decrecimiento

28 Oct , 2016  

El 29 de octubre celebramos el Dia Mundial del Decrecimiento

Hoy queremos poner nuestro granito de arena para dar a conocer el Día Mundial del Decrecimiento, que se celebra cada 29 de octubre.

Aunque no es la primera vez que hablamos de decrecimiento como alternativa económica.

Como curiosidad, coincide con el Martes Negro de 1929, también un 29 de octubre.

Esperemos que con este Día Mundial del Decrecimiento no se olviden las causas ni la consecuencias que la crisis provocada por el crack del 29 tuvo.

Aunque con la actual crisis puede que tampoco estemos muy lejos.

Libros en Amazon sobre decrecimiento

Libros en Amazon sobre decrecimiento

El decrecimiento como “remedio natural” contra las crisis.

Con este movimiento se produciría un cambio en el sistema en el que el fin ya no sería obtener el máximo beneficio económico.

Con esta alternativa económica el ser humano pasaría a ser el centro del sistema económico.

Se utilizaría la economía como una herramienta para facilitar y mejorar la vida del hombre. En vez de utilizar la economía como una herramienta de control social.

Del mismo modo el contenido de esa economía sería un contenido real. La especulación quedaría fuera, al igual que activos vacíos de valor o burbujas… como la inmobiliaria

¿Qué mejor inversión de futuro que preservar la naturaleza y el equilibrio medioambiental?

Otra vertiente importante del decrecimiento y que puede plantearse como una inversión de futuro es la reducción de la huella de carbono.

Una economía sostenible tiene en cuenta los recursos que necesita, de forma que la producción no estaría sobredimensionada.

Al mismo tiempo, al buscar el equilibrio entre la naturaleza y el hombre, el uso de energías renovables y el uso racional de la energía hace que la huella de carbono en la producción se reduzca.

Con esto no solo se produce un ahorro de recursos, si no una inversión en el futuro del planeta y el del ser humano.

Con esto solo nos queda desearos un…

¡Feliz Día Mundial del Decrecimiento!

, , , ,

Consumo ecológico

El consumo ecológico para cambiar el mundo

23 Ago , 2011  

Es innegable que vivimos en una sociedad consumista en la que unas pocas grandes corporaciones aglutinan todo el poder comercial y económico.

Guerras, crisis, especulación… tienen detrás a estas corporaciones, que mediante lobbys imponen la modificación y creación de leyes con las que seguir aumentando su poder y su control sobre los gobiernos y organismos internacionales que en teoría deberían velar por la seguridad, el desarrollo y la salud de la población mundial.

¿Se puede hacer algo contra ello?

Sí. Utilicemos su principal arma para plantarles cara, el consumo.

Un consumo ecológico, sostenible y responsable.

En economías como la alemana, el sector ecológico representa un porcentaje importante del mercado total, y en España, es cada vez mayor el aporte de este sector al PIB, que ha pasado desde el 1,8% en 2008 a un 2,4% en 2010. Hecho que tiene mucha más importancia si tenemos en cuenta la crisis en la que estamos inmersos y a la que especialmente a España le está resultando difícil capear.

Viendo esta evolución, el consumo ecológico, es una vía de futuro para salir de la crisis, mejor dicho, de presente, pues pocos sectores pueden alardear de haber crecido por encima de un 15% los dos últimos años.

Simplificando mucho, todos conocemos las consecuencias del aumento en el consumo, pues aumentarán las necesidades de trabajo, y esos nuevos trabajadores aumentarán el consumo.

¿Y cómo va a ayudarnos este tipo de consumo de consumo frente a los grandes?

En primer lugar, con la calidad de los productos, sometidos a una serie de controles que aseguran su calidad, lo que les permite obtener las certificaciones pertinentes que los acreditan como ecológicos.

Como consecuencia, nuestro problemas de salud van a reducirse drásticamente, al igual que la contaminación ambiental por dejar de usar productos contaminantes y sustancias nocivas.

Los beneficios para la biodiversidad también son innegables, pues los productos que se cultivan son autóctonos, las especies de siempre, al modo tradicional, rescatando así especies vegetales y animales de la extinción.

Otro efecto, como consecuencia del modo de producción, y que estas grandes corporaciones controlan, es la distribución. Una distribución de ciclo corto, en la que la distancia geográfica entre productor y consumidor se acorta debido a las características del producto, y minimizando también la huella de carbono respecto al transporte de largas distancias.

Otra consecuencia económica es el fortalecimiento del tejido económico local. Fortaleciendo las PYMES se fortalece la economía en general, debemos recordar que “Según el Directorio Central de Empresas (DIRCE), a 1 de enero del año 2010 había en España 3.283.495 PYME (empresas comprendidas entre 0 y 249 asalariados). Es decir, el 99,88 por ciento de las 3.287.374 empresas que conforman el censo, excluida la agricultura y la pesca.

De forma que si se potencian frente a las multinacionales, las economías estarán más protegidas frente a las crisis y también ganarán más poder frente a los legisladores.

Pero estaréis todos pensando en la mismo… ¿estamos dispuestos a pagar más por estos productos?

El sobreprecio de los productos ecológicos, es el mismo que tiene cualquier producto de calidad, pues las materias primas en el caso de los elaborados, y la mano de obra necesaria para generar esas materias primas es mayor que cuando se produce de forma industrial.

Pero este sobrecoste, puede reducirse hasta un punto en el que el precio de estos productos sea lógico y no desorbitado, como sucede en algunos casos. Con más puestos de venta, más consumo y un mayor desarrollo del sector, será posible.

Por ello, la concienciación con los valores medioambientales es el principal paso para sensibilizar a los consumidores con este tipo de productos para que modifiquen sus hábitos de compra y sustituyan los productos convencionales por productos ecológicos.

Por otro lado, la divulgación. Muchos consumidores creen que los productos ecológicos se reducen a alimentación y algo de ropa. Nada más alejado de la realidad, pues prácticamente para cada producto convencional, existe una alternativa ecológica, y es labor de todos los que estamos concienciados y consumimos estos productos, ejercer el papel de divulgadores.

Por último, los beneficios que nos aportan. No únicamente a nivel de salud o medioambiental, si no también económico. El sobrecoste se ve compensado con la reducción del consumo de medicinas, ahorro en la factura de la luz, menor coste en la reutilización de materiales…

Por todo esto, hacemos un llamamiento para fomentar el consumo ecológico, el consumo sostenible y el consumo responsable, para modificar nuestros hábitos de compra y con ellos, construir un mundo sostenible, en el que el futuro sea eco-lógico.

, , , , ,

Vida sostenible

¡Qué calor!

20 Jun , 2011  

Estamos a una semana escasa del verano y las temperaturas ya están tan altas como si estuviéramos a mediados de julio. Al contrario que sucede con el frío, el calor es más difícil de combatir.

Debido a esto, hay pequeños detalles que si los cuidamos vamos a conseguir reducir el calor, con los riesgos que acarrea, y además lo haremos de manera que no gastaremos energía, ahorrando la consecuente huella de carbono, y en algunas zonas lo típicos apagones por la sobredemanda creada por los equipos de aire acondicionado.

Una de las actuaciones más sencillas depende exclusivamente de nosotros, y además tiene otros beneficios como evitar alergias o irritaciones. Es tan fácil como elegir prendas confeccionadas con materiales ecológicos como el algodón o el lino, de forma que al estar en la oficina, no necesitamos tener el aire acondicionado tan bajo, disminuyendo así la huella de carbono.

Otro pequeño gesto que va a colaborar a que ahorremos tanto energía como molestias es el mantenimiento de los equipos de aire acondicionado, tanto en oficinas, casas, locales… como en nuestros coches, con lo que si detectamos una fuga a tiempo evitaremos también que el gas se expulse a la atmósfera.

Otro efecto que tiene el calor sobre nuestro cuerpo es la deshidratación, por lo que aumentan nuestras ganas y necesidad de beber, y sobre todo de que lo que bebamos esté fresco. Y aquí es donde podemos optimizar el espacio de nuestras neveras, colocando las bebidas en la parte más baja y en la mayor cantidad posible. Y cuando vayamos a cogerlas, tener abierta la puerta el mínimo tiempo posible para evitar la pérdida de frío y por consiguiente el trabajo extra del aparato para volver a la temperatura que tenía anteriormente.

Aunque para refrescarnos, podemos recurrir a la tradición y al llamado mayor logro de tecnología ibérica, de manera popular, el botijo, que mantiene el agua fresca sin necesidad de gastar energía, y que como ventaja añadida ayuda a mejorar la habilidad y la coordinación si no queremos darnos un remojón.

Fuente imagen: http://blogs.21rs.es/lamet/2010/07/21/a-un-botijo/

 

, , , , , ,

Vida sostenible

Ayudando a reducir la huella de carbono

28 Abr , 2011  

Con el aumento de las horas de sol se cambia la hora para conseguir un ahorro energético, y por consiguiente, conseguir reducir la huella de carbono pero también hay una forma de conseguir reducir la huella de carbono con nuestra forma diaria de vivir y también a través del consumo de bienes y el uso de servicios.

A través del consumo, como os animamos cada día, lo ideal sería consumir productos ecológicos y sostenibles, pues para cada necesidad que nos pueda surgir tenemos una alternativa.

Por ejemplo, si estamos pensando en cambiar de coche, podemos optar por uno híbrido, donde la oferta que nos ofrecen las marcas cada día es mayor, pudiendo optar casi a uno de ellos en cualquier segmento y gama.

Y en el caso de que tengamos un vehículo convencional, podemos utilizar biocombustibles, como ya os contamos en este artículo donde podéis encontrar puntos de repostaje.

Sucede igual con las motos eléctricas, si lo que queremos es ir al trabajo de una forma rápida y poco contaminante, y la distancia es mayor de la que podemos cubrir de forma cómoda con una bicicleta, tenemos la opción de elegir una moto eléctrica, que por cierto, en este blog podéis aprender mucho sobre este tipo de motos.

Y por supuesto, las bicicletas, de las que ya hemos hablado otros artículos, que además de evitar que contaminemos, tienen efectos beneficiosos para nuestra salud, y con las temperaturas que tenemos en estos días hacen que ir a trabajar se haga más agradable.

También en el día a día, podemos hacer gestos para ayudar a reducir la huella de carbono, desde la típica recomendación de cerrar el grifo de la ducha mientras nos enjabonamos, con un gel ecológico, o mientras nos lavamos los dientes, hasta otras que puede que no hayamos tenido en cuenta que pueden ser más útiles también para nuestros bolsillos, como el uso de pilas recargables, no dejar encendidas las luces más de lo necesario, aprovechar las hojas de papel por ambas caras, reutilizar envases para otros usos… en fin, tanto como nuestra imaginación y creatividad nos permita para contribuir a reducir la huella de carbono.

, , , , , ,