Vida sostenible

¿Y antes de haber jabón, qué…?

18 May , 2012  

¿Y antes de haber jabón, qué…?

Cómo much@s de vosotr@s habréis visto, al menos en documentales, sabréis que no siempre existió el jabón y que desde luego este no existe en todos los lugares hoy en día. Sinembargo, mejor que peor, todo hijo de vecino tiene su forma de lavarse, con jabón, con arena, simplemente con agua o incluso quién peor lo tiene sólo con humo, pero existe una planta que naturalmente no existe en todo el planeta, pero al menos si en nuestra tierra, que es la Saponaria, una planta que por si sola es jabón, tiene la capacidad de saponizar y en consecuencia de lavar.

Hoy que todo son elaboradísimos jabones y champús repletitos de parabenes y otras mierdas (no se me ocurre mejor palabra para definir dichos tóxicos…), la Saponaria surge como alternativa a toda esa industria, como alternativa decididamente ecologista y sostenible.

La cuestión es, ¿Cómo usamos la saponaria?, la podemos usar tal cual, frotándola con agua, eso producirá espuma, pero podemos también elaborar recetas para obtener diversos tipos de jabón, corporal, champú, etc, todos hechos de plantas y cada uno con sus propiedades particulares.

Os facilitamos una de las tantas recetas que podemos encontrar por internet y os animamos a buscar nuevas recetas:

  • 50 gr. de raíz de Saponaria
  • 1 cucharada de hojas de Salvia
  • 1 cucharada de hojas de Romero
  • 1 litro de agua

Ponemos el agua al fuego, y una vez rompa a hervir la vertemos sobre la mezcla de hierbas. Dejamos reposar una hora, colamos y guardamos listo para usar.

, , , , , , , , , ,

Consumo ecológico

queremosverde.com la red social de consumo verde y sostenible

16 Mar , 2012  

Actualizado abril de 2015

Por diversas circunstancias hemos cancelado temporalmente el proyecto de la red social.

Seguimos trabajando en ello para ofreceros algo mejor, esperamos que muy pronto.

Muchas gracias por vuestro apoyo y sentimos las molestias que os hayamos podido causar.

El equipo de Queremos Verde.


 

 

Hoy estamos muy contentos en queremosverde.com de poder presentaros nuestra red social de consumo verde.

Desde que hace casi un par de años una tarde decidimos empezar con el proyecto, hemos ido madurando varias ideas para poder crear un espacio en el que el consumo ecológico fuera el centro.

Hoy por fin, podemos decir que nuestra idea ha tomado cuerpo, con forma de red social, que podéis visitar en queremosverde.com/rs

queremos-verde-red-social-consumo-verde

queremosverde.com es tu red de consumo verde

¿Por qué una red social?

En principio, nuestra idea principal fue crear un directorio en el que se pudiesen encontrar las empresas ecológicas. Pero nos faltaba algo.

¿Cómo iban a interactuar con los lectores?¿Cómo pueden intercambiar dos personas consejos sobre cómo cultivar un macetohuerto? ¿Cómo podrían dar a conocer los talleres que organizan?

Por eso, nos hemos decidido finalmente por crear una red social enfocada al consumo verde. Porque con una red social, ambas partes pueden conocerse, ponerse cara y construir una relación más allá del mero intercambio producto-dinero.

¿Una red social especializada en consumo verde?

Sí, una red en la que el centro de todo es el consumo verde y sostenible. Entendido no únicamente como comprar productos ecológicos, si no un lugar en el que compartir experiencias, hábitos y consejos para una vida sana y sostenible.

Así puedes estar seguro que los amigos que vas a encontrar en esta red social tienen los mismos intereses e inquietudes ecológicas que tú.

¿Quién puede registrarse?

Como el consumo verde lo forman por un lado los consumidores responsables y por otro las empresas e instituciones comprometidas con el consumo sostenible, ambos tienen cabida en la red social de queremosverde.com

En el caso de los consumidores, siempre que seas mayor de edad, lo que pedimos es que trates a los demás como te gustaría que te tratasen a ti.

Y si eres productor, eres el dueño de un negocio o colaboras con alguna institución, lo que te pedimos es que únicamente compartas los productos o servicios, eventos, etc… que sean ecológicos y sostenibles.

queremos-verde-red-social-perfil

¿Qué puedo hacer en la red social de queremosverde.com?

Entre lo que te ofrecemos en la red social de queremosverde.com vas a poder hablar con otros usuarios de la red, subir tus fotos, publicar eventos, crear grupos, crear tu blog, tus páginas…

Y si tienes un negocio puedes aprovechar todas estas herramientas por ejemplo para mostrar tus productos, dar a conocer las ferias en las que participes, lanzar promociones, crear el blog de tu negocio…

Esto, por el momento es cuánto ofrecemos, pero según lo que nos vayáis pidiendo, y creamos que puede ser útil para hacer crecer la red, iremos añadiendo más funcionalidades y servicios que iremos desarrollando.

Y esto… ¿cuánto cuesta?

El registro es totalmente gratuito, tanto para los usuarios como para los negocios.

Creemos que una forma de fomentar el consumo verde es facilitar al máximo el contacto entre consumidor-empresa por lo que ambos pueden crear gratuitamente una cuenta y utilizar los servicios que ofrecemos.

Dicho esto sólo nos queda animaros a que os registréis y nos vayáis contando qué os parece y cómo podemos mejorar para que el consumo verde cada día esté más extendido.

, , , , , , , , , , , ,

Vida sostenible

¡¡Ya somos 7.000 millones de bípedos… ¿racionales?!!

4 Nov , 2011  

Lo siento, pero no me puedo resistir a comentar la noticia de la semana: ya somos 7.000 millones de habitantes en nuestro planeta y se  calcula que para 2050 seremos unos 9.000 millones.

Pues bien, cuando lleguemos a esa cifra, se necesitarán, según estudios recientes, tres planetas Tierra para alimentarnos a todos.

¿Por ser demasiados humanos para un solo planeta? –  ¡¡No Señor!!

Simple y llanamente, porque seguimos especulando con los excedentes de primera necesidad como hace milenios. No olvidemos que las civilizaciones nacieron cuando el Hombre se asentó y empezó a producir alimentos para almacenar en previsión de periodos de escasez pero, sobre todo, para especular con los excedentes y ostentar poder sobre los semejantes.

Se buscaban nuevas técnicas de cultivo, nuevos métodos de riego, más esclavos para trabajar por un chusco de pan, unas aceitunas y un trago de agua,…

La cuestión era producir más y más y más… pero, como el Planeta se empeñaba en seguir su curso de estaciones y producir de forma racional, decidimos, como “reyes de la creación” que nos creíamos ser, que teníamos que modificar la producción a nuestro antojo. La excusa siempre de lo más filantrópica.  “Cuanto más se recolecta a más personas se podrá alimentar”   – ¡¡Y un cuerno!! –  Lo digo porque básicamente seguimos igual… o peor: si antes la producción era racional, ahora el desmadre es profundo y desorbitado.  ¡¡ Si hasta creamos productos alterados genéticamente para que aguanten cualquier plaga!!  ¡¡¡¡Y NOS LOS COMEMOS!!!

Pero vamos a más – no nos vamos a quedar en el primer nivel de la pirámide de Maslow – cubiertas las necesidades fisiológicas con un superávit superlativo (no sé si es correcta la expresión, pero da una idea), producimos en masa todo lo que se nos ocurre y le damos una vida corta, para que se pueda producir más. Somos la generación de usar y tirar porque, señores, admitámoslo: somos unos malditos “consumers”, así en inglés que queda más “cool”. Y, como lo más “cool”  es ser ecológico, pues consumimos a troche y moche, pero ¡eso sí! reciclando escrupulosamente nuestros desperdicios.

Es la tendencia global. Bueno, global del primer mundo, porque mientras en los países llamados civilizados somos “consumers” el resto de países está habitado por los pobres desgraciados que no han tenido la suerte de nacer “donde se debe” y les pasamos por las narices, a través de cualquier medio al que puedan acceder (revistas, televisión, etc…) las ventajas de nuestro modo de vida. Solamente un dato significativo: en el mundo hay 1.000 millones de personas con sobrepeso por alimentación y otros 1.000 millones de personas con desnutrición crónica.  ¡¡Que racional es todo!!

Mientras nosotros tenemos robots para casi cualquier trabajo, ellos trabajan de sol a sol, en condiciones propias de los esclavos de la Mesopotamia de hace 5.000 años, para ganarse la comida del día-

Está claro que esto no es sostenible, lo miremos por donde lo miremos. Somos la peor lacra del planeta: hace milenios cultivábamos trigo, cebada,… ahora cultivamos coliflores con sabor a mango (pongo por caso); hasta hace pocos siglos nos movíamos, andando, a caballo o en carreta, ahora nos metemos en el coche hasta para ir a por el pan a la esquina y viajamos en artefactos que vuelan superando la barrera del sonido.

Todas estas desigualdades son caldo de cultivo para una Revolución en toda regla. La cuestión es que si hasta hace poco nos defendíamos cuerpo a cuerpo (garrotes, espadas, arcabuces,…) ahora somos capaces de apretar un botón y hacer desaparecer toda  un área geográfica, sin necesidad de salir de nuestras fronteras.

Tal vez sea esto lo que necesita el Planeta: que a alguien se le vaya la mano y en una de estas, apriete un botón y nos vayamos todos al carajo. Una ventosidad planetaria que regenere por completo la vida en este rinconcito del Universo que empezó siendo azul y, si nadie lo remedia, acabará en un tono indefinido de cloaca.

Una solución drástica es, a veces, el mejor remedio……

A pesar de todo, sigo confiando en la racionalidad del ser humano – por muy escondida que esté – y sé que seremos capaces de remediar toda esta locura y sinrazón. Por el bien de todos nosotros.

Justine de le Bretonne

, , , ,

Vida sostenible

Lo virtual es más sostenible

25 May , 2011  

El otro día estaba leyendo un libro en el que se contaba la historia de una de las enciclopedias más famosas, cuando las enciclopedias impresas eran la fuente a la que los que recurríamos, es el caso de la Enciclopedia Británica.

Esta enciclopedia, símbolo del conocimiento y que daba un aura de erudición al hogar donde la tenían, desapareció del mercado por el empuje de Encarta, que sustituyó toda la aparatosidad y ostentación de los tomos impresos y encuadernados con materiales de primera calidad por un simple plástico redondo de 12 cm. de diámetro metido en una caja de cartón, y como unos pocos años más tarde, un enciclopedia generada por los propios internautas como la Wikipedia, acababa con la misma Encarta.

Con este ejemplo vemos como Internet ha cambiado no sólo la forma en que nos comunicamos, sino también la forma en que almacenamos el conocimiento, lo gestionamos y lo construimos.

Y esto que sucede con el conocimiento, que más que al conocimiento mismo se refiere al vehículo de transmisión y la forma de aprovecharlo en virtud de ese vehículo, nos lleva a reflexionar sobre la cantidad de recursos que podemos ahorrar y la contribución que Internet ha hecho para conseguir un mundo sostenible.

Volviendo al caso de la sustitución del papel por una pantalla donde podemos millones de páginas con contenidos audiovisuales, con lo que ello supone, desde la preservación de bosques al no necesitar tanto papel o el ahorro de combustibles fósiles al no ser necesario ya el reparto del producto.

Aunque también, el ordenador requiere de materias primas, un transporte, almacenaje… y electricidad que generan su huella ecológica, pero si tenemos en cuenta que cada vez más los fabricantes buscan la eficiencia energética, los materiales son cada vez más amigables con el medio ambiente y además se busca cada vez más el reciclaje de los viejos aparatos que han quedado obsoletos, y que la cantidad de energía eléctrica proveniente de energías renovables es cada vez mayor, parece que el contenido virtual es más sostenible que el tradicional.

No vamos a entrar a valorar el coste económico que supone disponer de un ordenador y una conexión a Internet, pues nuestro interés en este artículo se centra en la reflexión de cómo lo virtual, acarrea también beneficios medio ambientales unidos a la inmediatez, disponibilidad de formatos…

Así pues, desde queremosverde.com tenemos la esperanza de que algún día, todo lo que gira en torno a Internet y la hace posible sea sostenible y eco-lógico, llegando a desaparecer la huella de carbono que genera su actividad.

, , , , , ,

Consumo ecológico

Con los pies en el suelo… ecológico

5 Abr , 2011  

De madera, de metal, cerámica… son muchos los materiales que a lo largo de la historia se han utilizado para los suelos, utilizando uno solo, combinándolos o trabajándolos hasta convertirlos en obras de arte para ser pisoteadas.

Por norma general, los suelos suelen durar años y años, llegando en muchos casos a no ser cambiados en todo el tiempo que el edificio permanece en pie.

La madera, es uno de los principales materiales utilizados para el suelo, por sus propiedades aislantes, estéticas y precio. A la hora de elegir un suelo de madera, debemos cerciorarnos de que ésta posee el sello FSC.

Uno de los suelos más resistentes de madera que podemos utilizar, si vamos a tener un trasiego constante, nos interesa un suelo de bambú,  material del que ya hablamos en otro de nuestros artículo.

También tenemos la opción del linóleo, fabricado a partir de materias primas vegetales, extremadamente duradero y resiste el fuego.

Fuente imagen: http://www.decoesfera.com/dormitorio/suelo-de-linoleum-ecologico-bello-y-resistente

Otro material que también compone un suelo ecológico es el corcho, como el pavimento BIOSUROcolor, que se sirve en losetas y ofrece un alto grado de protección frente al fuego, y en el lado contrario, la humedad en exceso no produce ningún tipo de variación.

Pero no sólo existen suelos de madera para hogares. También, por ejemplo, en el jardín, alrededor de la piscina, se utiliza el barro para las badosas, como en el caso de las baldosas que se utilizan en las piscinas que son fabricadas con barro ecológico, y además son antideslizantes, con lo que aportan un plus en seguridad.

Fuente imagen: http://interiorismo.com.es/wp-content/uploads/suelos-laminados-ecologicos.jpg

, , , , , , , , ,

Agricultura ecológica

El Jardín de mi Ventana. Las Plantas.

9 Mar , 2011  

El Jardín de mi Ventana: 1. Empezamos. 2. La estructura

En nuestro jardín hemos dispuesto 5 hidrojardineras, cuyo funcionamiento es muy simple, acumula agua de lluvia e impide que se evapore con rapidez por la cobertura de paja, que a su vez sirve de abono de lenta descomposición.

Ahora bien, ¿cuáles son la plantas más apropiadas para nuestro “jardín”?

Todo depende de la zona, pero nuestra intención es buscar plantas que cumplan diferentes funciones dentro de las limitaciones de espacio que tenemos. Buscamos plantas que repelan a los mosquitos, pero a su vez atraigan polinizadores e insectos que puedan caer al lago y que sirvan como alimento a los peces, en definitiva, acercarse a un ecosistema sostenible.

También es interesante que algunas plantas sean aromáticas, comestibles o ambas cosas a la vez. Igualmente pueden usarse plantas habituales en permacultura, que eviten plagas y ofrezcan beneficios a la tierra y en definitiva al conjunto. Pero eso sí, debemos intentar asociar plantas dentro de la misma maceta que puedan aportarse beneficios directos de manera mutua.

Nosotros hemos empezado por multiplicar algunas de las que teníamos en otras macetas y otras que nos han ofrecido conocidos y amigos, pero poco a poco irá creciendo e iremos sembrando plantas nuevas, pero de momento hemos empezado con estas:

Albahaca (Ocimum basilicum) – extraordinariamente fragante y deliciosa en ensalada y una excelente solución para muchas plagas.

Tomate grosella (Lycopersicon pimpinellifolium) – diminuto tomate casi silvestre y de sabor exquisito, pequeñito como un guisante.

Capuchina (Tropaeolum majus) – perfecta para evitar los parásitos y además completamente comestible, de carne picante con un sabor similar al rábano y unas preciosas y llamativas flores.

Incienso (Plectranthus) – aromático sobre todo al roce, bueno contra los mosquitos.

Physalis (Physalis peruviana) – frutal pequeñito, aunque delicado al frío tiene frutos muy decorativos y ricos.

Geranio oloroso (pelargonium graveolens (asperum)) – de olor dulce e intenso, una maravilla como huele cuando las gotas de lluvia lo golpean. También se puede tomar en infusion.

Limoncillo (Cymbopogon citratus) – muy usado en la cocina asiatica, es un gran aliado contra los mosquitos y tiene un sabor y un olor a limón increíblemente intensos.

Jacinto (Hyacinthus) – todo el mundo sabe como huele. ¡Reina de los perfumistas!, atrae como ninguna otra de nuestras plantas a los bichitos buenos.

Narciso (Narcissus) – bonita flor, atrayente para los insectos beneficiosos y de un llamativo color amarillo con el que ahuyentará a algunos bichos indeseables

Ajo (Allium sativum) – todo el mundo lo conoce, sólo nos puede aportar beneficios, y para ensalada no tenemos más que usar sus hojas, ¡deliciosas!.

Geranio oloroso / El Jardín en la ventana / Jacinto, Albahaca, Capuchina e Incienso

Nuestra pretensión en un futuro es ampliar este sistema al resto de las ventanas de la vivienda, de manera que podamos sembrar nuestros propios productos ecológicos, varias lechugas, acelgas, espinacas, etc…

, , , , , , , ,

Agricultura ecológica

El Jardín de mi Ventana (Introducción)

2 Mar , 2011  

Desde queremosverde.com, alentamos vivamente a todo el mundo a cultivar cada rincón de las ciudades, cada hueco aprovechable de las viviendas y gestionarlo de la misma manera que lo haría la naturaleza, que apliquemos las pautas permaculturales en cada rincón, casas, oficinas, parques, glorietas, comunidades de vecinos…

Nosotros creemos firmemente que el cambio debe surgir de cada un@ de nosotr@s y extenderse poco a poco a nuestros círculo y que crezca de manera exponencial. Nosotros damos fe, y nos sentimos orgullosos de saber que gente cercana a nosotros ha comenzado a cultivar rincones que tenía abandonados en casa, gente que ha comenzado a buscar productos ecológicos e incluso gente que ha comenzado a fabricar su propio pan sin más elementos que harina, agua y sal.

También desde queremosverde.com, deseamos que gente que no nos quede tan cercana se anime a comenzar con este proyecto de vida sostenible, virando poco a poco y día a día hacia un mundo mucho más sostenible.

Por esta razón, desde queremosverde.com iremos, en la medida de lo posible, realizando y documentando proyectos personales que representen este cambio, y aportando ideas y resolviendo las dudas que puedan surgir a nuestros lectores. Queremos que nuestros proyectos sean reales y realizables por cualquier persona, grupo, gobierno, corporación, etc.

Ya hablamos en su momento de la fabricación de nuestro vermicompostador del que en breve volveréis a tener noticias, ya que está dando un resultado excelente y está aumentando nuestra población de lombrices y la cantidad de compost que dentro de poco podremos usar para nuestro nuevo proyecto, un mini jardín con plantas y peces en nuestra ventana, y que cada uno de nosotros podrá adaptar a sus gustos o sus habilidades con el bricolaje.

Tendremos en comunión, el acuario, con sus plantas y peces, y las plantas que ofrecerán sombra, alimento y humedad, creando un ecosistema bastante más autosuficiente de lo que podríamos haber imaginado. Además parte de las macetas podemos destinarlas a alimentos, ya sean hierbas aromáticas, pequeños tomates o algún frutal pequeñito, pero siempre teniendo en cuentas las asociaciones favorables entre lo que sembremos.

A partir de aquí empieza nuestro jardín de permacultura en el alféizar de la ventana.

Simulación en 3D del proyecto de Jardín en la Ventana

, , , ,

Vida sostenible

¡Empezamos!

18 Jul , 2010  

queremos-verde-empezamos

Empezamos con queremosverde.com. Y como todos los grandes viajes lo hacemos con un primer paso, esperando crecer y ramificarnos para crear un grupo de personas decididas a llevar una vida buena, respetuosa con el medio ambiente, y apostando por una vida ética y consecuente.

Somos el punto de encuentro para aquellos interesados en productos ecológicos y una forma de vida más sana y saludable.

queremos-verde-empezamos

En Queremos Verde podrás encontrar desde un queso ecológico hasta material de bioconstrucción, o información sobre productores y empresas que los producen.

Y también es una comunidad donde compartir la información y conocimientos sobre productos ecológicos, y una forma de vida sana y ética.

, , , , ,