Vida sostenible

La tierra no pertenece al hombre

15 May , 2013  

Retrato-del-Jefe-Seatlle-de-los-Suquamish-piel-roja

En 1854, el entonces presidente de los Estados Unidos, Franklin Pierce, envió una carta al jefe Seattle de los Suquamish, donde le oferta la compra de sus tierras.

En contestación, Seattle, envía la siguiente carta como respuesta mostrando el punto de vista ecologista de esta tribu en su forma de vida, a años luz de la que “el hombre blanco” tenía (y tiene)

El Gran Jefe Blanco de Washington ha ordenado hacernos saber que nos quiere comprar las tierras. El Gran Jefe Blanco nos ha enviado también palabras de amistad y de buena voluntad. Mucho apreciamos esta gentileza, porque sabemos que poca falta le hace nuestra amistad. Vamos a considerar su oferta pues sabemos que, de no hacerlo, el hombre blanco podrá venir con sus armas de fuego a tomar nuestras tierras. El Gran Jefe Blanco de Washington podrá confiar en la palabra del jefe Seattle con la misma certeza que espera el retorno de las estaciones. Como las estrellas inmutables son mis palabras.

Jefe Seattle de la tribu de los Suquamish, piel roja.

Jefe Seattle de la tribu de los Suquamish, piel roja.

¿Cómo se puede comprar o vender el cielo o el calor de la tierra? Esa es para nosotros una idea extraña.

Si nadie puede poseer la frescura del viento ni el fulgor del agua, ¿cómo es posible que usted se proponga comprarlos?

Cada pedazo de esta tierra es sagrado para mi pueblo. Cada rama brillante de un pino, cada puñado de arena de las playas, la penumbra de la densa selva, cada rayo de luz y el zumbar de los insectos son sagrados en la memoria y vida de mi pueblo. La savia que recorre el cuerpo de los árboles lleva consigo la historia del piel roja.

Los muertos del hombre blanco olvidan su tierra de origen cuando van a caminar entre las estrellas. Nuestros muertos jamás se olvidan de esta bella tierra, pues ella es la madre del hombre piel roja. Somos parte de la tierra y ella es parte de nosotros. Las flores perfumadas son nuestras hermanas; el ciervo, el caballo, el gran águila, son nuestros hermanos. Los picos rocosos, los surcos húmedos de las campiñas, el calor del cuerpo del potro y el hombre, todos pertenecen a la misma familia.

Por esto, cuando el Gran Jefe Blanco en Washington manda decir que desea comprar nuestra tierra, pide mucho de nosotros. El Gran Jefe Blanco dice que nos reservará un lugar donde podamos vivir satisfechos. Él será nuestro padre y nosotros seremos sus hijos. Por lo tanto, nosotros vamos a considerar su oferta de comprar nuestra tierra. Pero eso no será fácil. Esta tierra es sagrada para nosotros. Esta agua brillante que se escurre por los riachuelos y corre por los ríos no es apenas agua, sino la sangre de nuestros antepasados. Si les vendemos la tierra, ustedes deberán recordar que ella es sagrada, y deberán enseñar a sus niños que ella es sagrada y que cada reflejo sobre las aguas limpias de los lagos hablan de acontecimientos y recuerdos de la vida de mi pueblo. El murmullo de los ríos es la voz de mis antepasados.

Los ríos son nuestros hermanos, sacian nuestra sed. Los ríos cargan nuestras canoas y alimentan a nuestros niños. Si les vendemos nuestras tierras, ustedes deben recordar y enseñar a sus hijos que los ríos son nuestros hermanos, y los suyos también. Por lo tanto, ustedes deberán dar a los ríos la bondad que le dedicarían a cualquier hermano.

Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestras costumbres. Para él una porción de tierra tiene el mismo significado que cualquier otra, pues es un forastero que llega en la noche y extrae de la tierra aquello que necesita. La tierra no es su hermana sino su enemiga, y cuando ya la conquistó, prosigue su camino. Deja atrás las tumbas de sus antepasados y no se preocupa. Roba de la tierra aquello que sería de sus hijos y no le importa.

Retrato-de-Franklin-Pierce-(1804–1869)-por-Mathew-Brady

Retrato-de-Franklin-Pierce-(1804–1869)-por-Mathew-Brady

La sepultura de su padre y los derechos de sus hijos son olvidados. Trata a su madre, a la tierra, a su hermano y al cielo como cosas que puedan ser compradas, saqueadas, vendidas como carneros o adornos coloridos. Su apetito devorará la tierra, dejando atrás solamente un desierto.

Yo no entiendo, nuestras costumbres son diferentes de las suyas. Tal vez sea porque soy un salvaje y no comprendo.

No hay un lugar quieto en las ciudades del hombre blanco. Ningún lugar donde se pueda oír el florecer de las hojas en la primavera o el batir las alas de un insecto. Mas tal vez sea porque soy un hombre salvaje y no comprendo. El ruido parece solamente insultar los oídos.

¿Qué resta de la vida si un hombre no puede oír el llorar solitario de un ave o el croar nocturno de las ranas alrededor de un lago?. Yo soy un hombre piel roja y no comprendo. El indio prefiere el suave murmullo del viento encrespando la superficie del lago, y el propio viento, limpio por una lluvia diurna o perfumado por los pinos.

El aire es de mucho valor para el hombre piel roja, pues todas las cosas comparten el mismo aire -el animal, el árbol, el hombre- todos comparten el mismo soplo. Parece que el hombre blanco no siente el aire que respira. Como una persona agonizante, es insensible al mal olor. Pero si vendemos nuestra tierra al hombre blanco, él debe recordar que el aire es valioso para nosotros, que el aire comparte su espíritu con la vida que mantiene. El viento que dio a nuestros abuelos su primer respiro, también recibió su último suspiro. Si les vendemos nuestra tierra, ustedes deben mantenerla intacta y sagrada, como un lugar donde hasta el mismo hombre blanco pueda saborear el viento azucarado por las flores de los prados.

Por lo tanto, vamos a meditar sobre la oferta de comprar nuestra tierra. Si decidimos aceptar, impondré una condición: el hombre blanco debe tratar a los animales de esta tierra como a sus hermanos.

Soy un hombre salvaje y no comprendo ninguna otra forma de actuar. Vi un millar de búfalos pudriéndose en la planicie, abandonados por el hombre blanco que los abatió desde un tren al pasar. Yo soy un hombre salvaje y no comprendo cómo es que el caballo humeante de hierro puede ser más importante que el búfalo, que nosotros sacrificamos solamente para sobrevivir.

¿Qué es el hombre sin los animales? Si todos los animales se fuesen, el hombre moriría de una gran soledad de espíritu, pues lo que ocurra con los animales en breve ocurrirá a los hombres. Hay una unión en todo.

Ustedes deben enseñar a sus niños que el suelo bajo sus pies es la ceniza de sus abuelos. Para que respeten la tierra, digan a sus hijos que ella fue enriquecida con las vidas de nuestro pueblo. Enseñen a sus niños lo que enseñamos a los nuestros, que la tierra es nuestra madre. Todo lo que le ocurra a la tierra, le ocurrirá a los hijos de la tierra. Si los hombres escupen en el suelo, están escupiendo en sí mismos.

Esto es lo que sabemos: la tierra no pertenece al hombre; es el hombre el que pertenece a la tierra. Esto es lo que sabemos: todas la cosas están relacionadas como la sangre que une una familia. Hay una unión en todo.

Lo que ocurra con la tierra recaerá sobre los hijos de la tierra. El hombre no tejió el tejido de la vida; él es simplemente uno de sus hilos. Todo lo que hiciere al tejido, lo hará a sí mismo.

Incluso el hombre blanco, cuyo Dios camina y habla como él, de amigo a amigo, no puede estar exento del destino común. Es posible que seamos hermanos, a pesar de todo. Veremos. De una cosa estamos seguros que el hombre blanco llegará a descubrir algún día: nuestro Dios es el mismo Dios.

Ustedes podrán pensar que lo poseen, como desean poseer nuestra tierra; pero no es posible, Él es el Dios del hombre, y su compasión es igual para el hombre piel roja como para el hombre piel blanca.

La tierra es preciosa, y despreciarla es despreciar a su creador. Los blancos también pasarán; tal vez más rápido que todas las otras tribus. Contaminen sus camas y una noche serán sofocados por sus propios desechos.

Cuando nos despojen de esta tierra, ustedes brillarán intensamente iluminados por la fuerza del Dios que los trajo a estas tierras y por alguna razón especial les dio el dominio sobre la tierra y sobre el hombre piel roja.

Este destino es un misterio para nosotros, pues no comprendemos el que los búfalos sean exterminados, los caballos bravíos sean todos domados, los rincones secretos del bosque denso sean impregnados del olor de muchos hombres y la visión de las montañas obstruida por hilos de hablar.

¿Qué ha sucedido con el bosque espeso? Desapareció.

¿Qué ha sucedido con el águila? Desapareció.

La vida ha terminado. Ahora empieza la supervivencia.

, , , , ,

Bioconstrucción

Construcción con tierra cruda

5 Nov , 2010  

casa-construida-con-tierra

Mauricio Arnillas González (constructor con tierra cruda) nos ha escrito este interesante artículo sobre este sistema tradicional de bioconstrucción:

Los conocimientos ancestrales, “aquellos conocimientos milenarios”, que han sido transmitidos con  dedicación y cariño, de generación a generación, de abuelo a padre y de padre a hijo, han sido siempre una garantía de independencia y desarrollo de las comunidades humanas de todos los rincones del planeta, estos conocimientos, que muy bien podríamos definirlos como “tecnología sin tiempo”, tienen la particularidad de estar basados en el principio del beneficio común, porque nacen de la inquietud natural de las personas por mejorar su entorno próximo, pese a lo que nos “cuentan” los medios de “desinformación”, esa es la verdadera naturaleza del ser humano, MEJORAR el entorno donde han nacido.

El principal beneficio que tiene la utilización de la tierra para construir, es la propiedad intrínseca de agrupar personas para la autoconstrucción…

La construcción con tierra cruda es un claro ejemplo de esto, porque básicamente se trata de utilizar el material más abundante que tenemos, la tierra, para realizar todo tipo de edificaciones, rescatando del olvido técnicas milenarias de todas las épocas y civilizaciones del mundo… con un componente muy especial: lo viejo, lo ancestralmente viejo vuelve a ser actual, barriendo con lo nuevo de última generación que NO ha demostrado respeto ni por el hombre ni por la madre naturaleza.

Ya en algunas de las ciudades consideradas primarias como Damasco en Siria, Benarés en la India, Caral en Perú, Jericó en Palestina o muchas otras, se utilizaron avanzadas técnicas para la época, como la “Tapia o el Adobe”, que han cambiado muy poco a lo largo de sus casi 11,000 años de utilización, lo que nos da una clara idea de la perfección constructiva lograda con estas técnicas milenarias.

El principal beneficio que tiene la utilización de la tierra para construir, es la propiedad intrínseca de agrupar personas para la autoconstrucción, puesto que es la mejor manera de utilizarla, en otras palabras, crear vínculos estables de transmisión de conocimientos, que son uno de los pilares de toda civilización sana y progresista.

Al ser milenarias, la mayoría de las técnicas de construcción con tierra están lo suficientemente probadas, lo que nos da confianza al utilizarla, además son accesibles a todas las personas, porque en ellas no son necesarias grandes ni costosas tecnologías.

Proceso de construcción de una casa con tierra

Proceso de construcción de una casa con tierra

Qué nos ofrece la tierra como material de construcción

La comodidad de una habitación depende estrechamente del índice de humedad en el aire, las paredes de tierra  pueden absorber una cantidad de humedad más importante que la inmensa mayoría de materiales de construcción; absorbiendo el exceso de humedad y luego restituyéndolo cuando haga falta, la tierra permite mejorar la comodidad interior impidiendo los fenómenos de condensación y el desarrollo de mohos.

La tierra posee un bajo coeficiente de conductividad térmica y un elevado índice de almacenamiento térmico dependiendo de la masa, es decir que a mayor cantidad de tierra en la pared mayor capacidad de almacenamiento y cesión de temperatura lo que permite que los recintos permanezcan frescos cuando la temperatura exterior sea alta, y viceversa, cálidos cuando la temperatura exterior sea baja.

Es un material que puede utilizarse varias veces, en caso de derribo de la edificación podemos utilizar el mismo material para levantar uno nuevo.

Abundante disposición de material, por lo que los costos en caso de compra son bastante más bajos que otros materiales.

El material presenta buenas características como aislante ya sea térmico, acústico, electromagnético, radiante etc. frente a otros materiales de construcción de uso frecuente.

Toda el agua que se utiliza para la fabricación o construcción con tierra retorna PURA al medio ambiente atraves de la evaporación o la filtración directa, lo que es un indicativo de la limpieza del proceso de fabricación.

Altamente biodegradable, como ejemplo, podemos decir que muchos edificios de tierra que por alguna razón han sido derribados y abandonados terminan siendo poco más que un montículo de tierra en donde vuelve a crecer la hierba.

Fácil integración paisajista, al ser en la mayoría de los casos el mismo material del entorno próximo.

Utilizando las técnicas adecuadas, ha quedado demostrado que la tierra es altamente resistente a los movimientos sísmicos.

A lo largo de la historia hemos desarrollado diferentes formas y maneras de solucionar los problemas que se nos presentan, a eso le llamamos “tecnología”, en materia de vivienda, la tecnología ha estado pensada usualmente para beneficio común, precisamente por el constante mejoramiento en la utilización de materiales “de libre disponibilidad” como la tierra. Es así, que aparecen diferentes “técnicas” para la utilización de este material, dependiendo de las particularidades de cada zona y aprovechando su enorme adaptabilidad.

Casa construida con tierra

Casa construida con tierra

Técnicas de construcción con tierra

Hay que saber escoger la mejor técnica de construcción con tierra para las particularidades de nuestro terreno, solo así garantizaremos la durabilidad de la construcción.

1.- Tierra excavada o casas cueva

2.- Tierra de relleno (earthships, superadobe, etc.)

3.- Tierra de recubrimiento (techos verde)

4.- Tierra en bloques (Adobe, BTC, Extruido, Recortado etc.)

5.- Tierra apisonada o tapia (común, mejorada, real, calicostrada, etc.)

6.- Tierra moldeada

7.- Tierra apilada o COB

8.- Tierra con entramados (quincha,  bahareque, entramado pesado, etc.)

9.- Tierras paja (ligeras, medianas y densas)

La tierra como solución moral a problemas de vivienda

La tierra se perfila como una solución seria y viable para el problema MORAL de falta de vivienda, mediante programas de autoconstrucción, con un mínimo esfuerzo tecnológico y docente, en comparación con otros materiales y sistemas constructivos; además, nos da la llave para profundizar en la llamada “construcción inteligente”, aplicando sencillas pero geniales técnicas que nos posibilitan la utilización de recursos de manera sustentable, esto para un buen entendedor significa lo siguiente: Abundancia de viviendas debido a su bajísimo costo y mínimo perjuicio ambiental; Utilización de energías limpias de disponibilidad abierta y sentar las bases para una nueva civilización más culta y altruista.

Como se puede ver, la tierra es la llave maestra que lograra, según las acciones presentes y según las proyecciones futuras, un profundo y positivo cambio en las masas de todos los rincones del planeta.

Por último, quiero manifestar que el actual sistema constructivo (basado en el acaparamiento y la explotación), en una escala comparativa de tiempo respecto a la construcción con tierra, solo es un bache en una carretera de kilómetros de recorrido.

Mauricio Arnillas González (ecorigenes)

cMás fotos…

, , , ,