Vida sostenible

Voy al campo, abandonaré la ciudad…

15 Sep , 2011  

Siempre nos han hablado en los libros de historia, películas, documentales o incluso de boca de vecinos de pequeños pueblos de la migración del campo a las ciudades con el fin de mejorar de vida dada la dificultad creciente de llevar una vida rural.

Y poco a poco hemos asistido al abandono sistemático y paulatino de pueblos, aldeas y similares, sobresaturándose la ciudad de gente con un mismo fin, ganar dinero y tener una “vida mejor“, pero para alcanzar ese sueño de “éxito” hemos perdido por el camino gran parte de nuestra verdadera calidad de vida, y hablo de calidad de vida en muchos aspectos. Aspectos como la tranquilidad, la alimentación, la salud e incluso me atrevería a decir que también calidad y calidez humana, de relación con nuestros semejantes.

Está claro que se trataba de un cambio de vida muy chocante, a veces difícil de soportar incluso por los más rudos hombres de campo. Creo que todos recordaremos las películas donde Paco Martínez Soria se iba a la capital…

Hoy en día el patrón poco a poco está cambiando, dando la vuelta a la tortilla y son mucho urbanitas quienes cambian los zapatos por alpargatas, y la oficina por la huerta, pero igualmente la situación es similar a la del nombrado Paco Martínez Soria pero al revés, donde el protagonista comienza desenvolviéndose torpemente su nueva vida rural.

Pero lejos de comparaciones jocosas, lo cierto es que esta vuelta a la tierra está viéndose forzada por la vida insostenible de las ciudades, donde todo es cada vez más caro y de más difícil acceso, incluso necesidades básicas intrínsecas al ser humano como son la comida, en cantidad suficiente y de calidad, el derecho de usar e intercambiar libremente las semillas como uno de los mayores bienes de la humanidad, ganar tranquilidad y en consecuencia salud física y mental, mejorar la relación con la gente y el medio, en definitiva vivir.

Son muchos quienes han comenzado su andadura y quienes están buscando la manera de comenzar el camino, da igual lo largo que sea sólo hay que empezar con un primer paso. Y así llegar a cubrir nuestras pretensiones y nuestras necesidades lógicas, o mejor aún nuestras necesidades eco-lógicas.

, , , , ,

Consumo ecológico

¿Consumimos productos de temporada?

1 Oct , 2010  

Hoy día si se nos antojan naranjas las podemos conseguir en cualquier época.

Igualmente con fresas, melocotones o cualquier otro producto, todo lo que se nos antoje lo conseguimos como niños caprichosos, pero todo tiene su trampa, ahora tenemos una necesidad consumista creada con la que difícilmente podemos controlar el impulso de comprar lo que nos apetezca y cuando nos apetezca, haciendo caso omiso a la naturaleza, quién nos ofrece los productos que deberíamos consumir en cada temporada.

Idílicamente podríamos pensar que esto es fácil de cambiar, pero ¿dónde está la clave de todo esto?, ¿cómo comenzamos a comportarnos así?

La verdad es que creo que esta situación se asemeja en parte al dilema del huevo y la gallina, es decir, ¿es el mercado quién nos ofrece el producto y nosotros lo compramos, o somos nosotros quiénes solicitamos el producto? Sea como fuere, la única solución que se me ocurre, tarea ciclópea por otra parte, es que la gente se de cuenta del problema y tome una determinación de cambio respecto a sus hábitos y por consecuencia el mercado no tuviese mas remedio que servirnos productos de temporada.

Hoy día, para suplir ese “antojo infantil” que tan extendido está en la sociedad actual, los responsables de los comercios y mercaderías, traen esos productos de zonas muy lejanas, atravesando medio mundo, recogiéndose el producto antes de su óptima maduración y transportándolo en contenedores durante semanas, con todo el impacto medioambiental y la consabida sobrecarga económica que eso conlleva. ¿No sería más lógico adaptarnos a consumir productos de temporada y preferiblemente de productores locales? De esta manera tendríamos a nuestra disposición jugosas frutas y ricas verduras, todas maduradas en la planta, que compraríamos a un mejor precio porque el transporte no sería tan caro y claro está, así ganaríamos los dos, tanto el productor local como nosotros podríamos obtener mejores precios.

En fin, es viernes y tocará seguramente llenar la despensa, por mi parte yo tengo claro como lo haré…

, , ,

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Usamos cookies para Google Analytics, Google Adsense, Programa de Afiliados de Amazon. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar