Agricultura ecológica

De solar municipal a huerta urbana

6 Sep , 2011  

Poco a poco vamos comprobando que van surgiendo nuevos grupos de consumo ético y ecológico, los sistemas de fucionamiento pueden ser diversos, pero la finalidad es la misma, obtener un mundo mucho mejor, huyendo del mundo enfermo y decadente en el que nos hemos visto envueltos, todos esos grupos sienten la necesidad de “curar el mundo”, y si nos organizamos resulta mucho más sencillo, la unión hace la fuerza, ¿no?…

Dentro de los sistemas de funcionamiento de estos grupos, hay quienes hacen compras conjuntas a productores locales, o incluso existen grupos en los que entre sus filas cuentas con productores. Hay grupos que se organizan para sembrar sus propios alimentos… y estos últimos son los que nos atañen en el artículo de hoy… pensamos que es una muy buena idea, juntarse y sembrar nuestros propios alimentos, pero ¿qué sucede si no tenemos sitio donde hacerlo?…

Puede ser complicado, pero hay ayuntamientos que concienciados igual que sus vecinos ofrecen terrenos desaprovechados para huertas urbanas ecológicas, come es el caso, por ejemplo, de Güeñes, entre otros tantos municipios. Pero si estas propuestas no surgen del propio gobierno de nuestra ciudad podemos “echarle cara” y plantearle la cuestión, solicitando algún terreno con las características adecuadas para crear una huerta urbana, ya que son muchos los terrenos en desuso que suelen tener los ayuntamientos y que pueden reutilizarse para fines comunitarios mucho más apropiados.

Las huertas urbanas pueden organizarse o bien por parcelas gestionadas por familias, o bien de manera comunitaria, sirviéndose de un horario de trabajos y responsabilidades en la huerta urbana.

Dentro de la huertas urbanas, además, pueden llevarse a cabo muchas otras actividades, como por ejemplo, cursos de concienciación ecologista, agricultura ecológica, permacultura, para escuelas y vecinos, trueque, cursos de reciclaje, mercadillos, comidas comunitarias, etc…

En definitiva, organicémonos, y solicitemos esos terrenos abandonados para darles vida y gestionar nuestros propios alimentos, dando ejemplo de lo que puede llegar a hacerse con ganas y conciencia ecologista y como hemos dicho muchas otras veces, sembremos donde podamos y devolvámosle a la naturaleza su verde esplendor.

, , , , ,

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Usamos cookies para Google Analytics, Google Adsense, Programa de Afiliados de Amazon. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar