Vida sostenible

Aroma embriagador

13 Abr , 2012  

Estimados Amigos, una maldita gripe me mantuvo fuera de combate la semana pasada, pero aquí estoy de vuelta.

En estos días he tenido ocasión de leer artículos muy interesantes que ya les iré analizando semana a semana.

Uno de los artículos que más me ha llamado la atención se titula:

“COLONIA DE CALVIN KLEIN PARA ATRAER A JAGUARES”

El mérito es del zoológico del Bronx en Nueva York. Se intentaba atraer a los guepardos hasta las cámaras que los monitorizaban. Para ello, probaron hasta 23 olores diferentes. De todas estas fragancias, la que les reportó el éxito fue la creación de Calvin Klein Obsession”.

No en balde se anuncia como “esencia pura de masculinidad”.

Vamos, lo que normalmente llamaríamos olor a tigre.

La noticia ha llegado a los científicos de un bosque tropical protegido de Guatemala que, sin pérdida de tiempo, la han puesto en práctica para atraer jaguares. Estos animalitos se rozan, olfatean y escarban, con verdadero placer, la tierra rociada con la fragancia.

Tal es el éxito y tanta la información (?) que aseguran los científicos estar recopilando de este comportamiento, que se va a extender a otras áreas  geográficas como Venezuela, Nicaragua, Bolivia, Perú y Ecuador.

Resulta paradójico que un aroma creado para atraer al género femenino, atraiga también a los felinos salvajes.

¿Qué fragancia utilizarán para atraer a las hembras? ¿El “Very Irresistible” de Givenchy?

Para determinar que ejemplares son antisociales quizás “A mi Aire”  de Loewe.

 Para saber los que están en celo “Romance” de  Ralph Lauren, y si ya nos vamos a África, lo ideal sería “Safari”, también de Ralph Lauren.

A los gatos parisinos no les convencerá usted si no les rocía con un “Chanel Nr. 5” como mínimo.

Pero si hablamos del hermoso y escurridizo Lince Ibérico, no conseguirán ustedes nada de nada si no llevan consigo un frasquito de “For ever mine into the Legend” de Chevignon. ¡Qué menos!

Pero, lo más inquietante de la cuestión: ¿Cómo se sentirán los que hayan creado el aroma?

No me negaran que resulta desalentador estar investigando y probando semanas, meses, e incluso años, con diferentes combinaciones de aromas y esencias, crear y diseñar un frasco llamativo, un packaging seductor, que los marketinianos lancen campañas masivas a cual más extravagante, para que se usen ahora como atracción para felinos.

Señores, corremos el riesgo de convertir nuestros ecosistemas con sus aromas naturales en asfixiantes espacios rebosantes de olores empalagosos y mareantes. Las especies que habiten en ellos tendrán comportamientos a cual más desenfrenado y acabaran perdiendo uno de los sentidos básicos para su supervivencia: el olfato.

En cualquier caso, sí que les ruego que no utilicen aerosoles para rociar estas fragancias. Por lo menos, si no podemos evitar desquiciar a nuestra fauna,  que no se resienta la capa de ozono.

Justine de la Bretonne

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Consumo ecológico

Placeres perdidos

2 Dic , 2011  

Cuando uno tiene la ventaja de comparar aspectos de la vida en diferentes épocas de nuestro devenir histórico, no puede evitar preguntarse hasta que punto perdemos en el camino esos pequeños placeres que nos hacen la vida tan deliciosa y atractiva, en aras de un progreso totalmente rendido ya al consumismo masivo y descontrolado.

Uno de esos aspectos es el sabor y el olor de los alimentos. Analicemos, por ejemplo, las frutas:

Hasta no hace muchas décadas, las frutas que llegaban al consumidor de las ciudades habían madurado a su debido tiempo, se habían embriagado del calor solar y de los aires sanos de campo.

Cada época daba, muy inteligentemente, sus frutos: en invierno los que son ricos en vitamina C y jugosos para prevenir catarros, en verano fruta dulce y con mucho agua, para sofocar los calores estivales….

Cada estación cambiaba el aspecto y el surtido de las fruterías y se consumían con deleite los primeros productos de temporada….

¡Créanme! Era un auténtico y voluptuoso placer tomar, por ejemplo, una ciruela madura, con la piel teñida por el sol en infinitas tonalidades de ocres, amarillos y dorados que a duras penas podía contener una pulpa almibarada, con un olor a verano, a calor, a deleite puro, y reventarla en la boca, dejando escapar todo ese caleidoscopio de sabores, sensaciones y olores…, o por ejemplo, las carnosas, picaronas y tentadoras cerezas en su envoltura carmesí, los tersos ,…Y ¿Qué me dicen de los higos?  ¡Que aroma tan mediterráneo! ¡Tan nuestro!

Fuente: http://cerillayfogon.files.wordpress.com/2010/05/fruit-cherries-cherry.jpg

No es casualidad que muchos placeres puramente carnales se asocien a determinadas frutas….

Quien haya disfrutado de esas sensaciones no las olvida. Dos de los sentidos que más impactan en nuestra memoria son el olfato y el gusto. Por eso actualmente mucha gente paga precios astronómicos por fruta de calidad.

Se paga por volver a experimentar esas placenteras sensaciones que nos devuelven a nuestra feliz y despreocupada infancia, donde todo era más racional y más a la medida del ser humano.

Pues bien… ¡Todo esto se acabó!  Da igual la fruta que uno coma actualmente, porque toda sabe igual.  ¡No me extraña!  Se las deja madurar en cámaras. La cuestión es que si la gente quiere cerezas en pleno mes de enero ¡Pues se les dan cerezas!, que por lo visto las traen de climas más cálidos donde se han recogido aún verdes para que aguanten el largo viaje hasta nuestros mercados, viaje durante el cual irán madurando por puro tedio, a su libre albedrío y no quiera ustedes saber al calor de que fuente.

Déjelas en una fuente con toda tranquilidad, porque ni los gusanos las quieren. Sólo el “bípedo racional” es capaz de ingerir estropajo con la ilusión de comer fruta jugosa.

Ahora bien, ¿Que usted, todo un sibarita, quiere cerezas en enero pero con el sabor que tienen al ser recogidas en su punto de maduración? ¡Pues eso se paga! Porque esas cerezas viajan en “Bussiness Express”

Y la cosa no queda ahí… hay que darle al consumidor “sopas con ondas”… lo que se nos ocurra y cuanto más antinatural, ¡mejor! Nos hemos convertido en pequeños pseudo dioses que cambian las cualidades de los productos naturales a nuestro antojo. ¿Cómo explicar, si no el incremento en alergias y demás anomalías que padecemos?

Estimados amigos, no estoy en contra del progreso ¡Dios me libre!, pero reflexionemos si realmente nos compensa, en algunos casos como el del presente artículo, perder esos placeres por un consumismo tan opresivo y desmesurado.

Justine de la Bretonne

, , , , , , , , , , , ,

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Usamos cookies para Google Analytics, Google Adsense, Programa de Afiliados de Amazon. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar