La protorrobótica

Ahora poder montar, programar y jugar con un robot o  enchufar cualquier cacharro y que funcione por arte de magia gracias a enchufe de la pared nos parece lo más normal.

Pero ¿qué pasaba cuando no se sabía cómo usar la electricidad, los ordenadores ni el resto de modernos cacharros derivados de la electricidad?

Pues bien sencillo, el humano de a pie no tenía otra que estrujarse los sesos hasta inventar algo que “hiciese el apaño” a sus pretensiones.

Debía así sacar la energía de otra parte y aprovecharla con ingeniosos mecanismos para automatizar diversos aparatos.

El ingenio, es en definitiva lo que nos ha hecho como somos.

Hoy día buscando entre los viejos archivos de Herón, Al Jazari o Da Vinci, podemos buscar seguramente buenas alternativas a mecanismos y energías modernas.

Y de alguna manera emular lo que podría ser una sociedad Steampunk ecológica y sostenible.

¿Quién se atreve a aplicar esos conocimientos a elementos actuales para sostenibilizar las cosas?

Queremos Verde

Queremos Verde

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.