Mi bebé cerca del corazón

Algo que siempre es interesante de ver es la soltura con la que madres de determinadas regiones llevas a sus bebés acomodados con un largo pedazo de tela anudado a sus cuerpos. Los bebes muestran un gesto de gran comodidad y agrado, y se sienten seguros adormecidos por el calor corporal y el rítmico latir de corazón de la madre (o el padre), y lo más interesante es ver como cada día este método de transporte está más extendido entre los nuevos padres, dada su versatilidad en nuestro ajetreado día a día.

Desde luego que tenemos que liberarnos también de otros tantos prejuicios y costumbres (a veces no tan necesarias) respecto a la cantidad de “cachivaches” que llevamos junto con el bebé, ya que alguno podrían perfectamente ser prescindibles, por poner un ejemplo si usásemos pañales menos agresivos o gasas podríamos prescindir de tantas y tantas cremas que pueden llegar a generar alergias y problemas de piel.

Pero lo que hoy nos anima a escribir sobre esta técnica portabebes es su sencillez, y comodidad tanto para el bebé como para los padres, siendo una forma muy funcional de llevar a nuestro bebé agusto y calentito y manteniendo su alimento completamente a mano, o mejor dicho, a boca.

La cuestión es saber que tipos hay 

Saber elegir la tela:

Saber como ponerla:

Y sobretodo disfrutar de ese contacto con nuestro bebé, que sin duda afianzará más el lazo entre ambos.

admin

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.